Porlamar
18 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






“El baloncesto es una bendición”
Pedro Conde vivió la época de oro de la Liga Especial de Baloncesto, compartiendo con las más destacadas estrellas de esta disciplina en el país, y a su vez, con su vistoso juego de piloto, se convirtió en una de ellas.
Ernesto Dumont | @dumontnews

Foto: Ernesto Dumont | @dumontnews

Pedro Conde es el vivo ejemplo del deportista que conjugó el alto nivel competitivo con la formación académica. / Foto: Ernesto Dumont | @dumontnews

7 Sep, 2018 | Con 26 años de residencia en la Isla, este basquetbolista se retiró de la actividad para convertirse en un margariteño más.

Este destacado basquetero vio la luz de la vida en el año 1962 en Caracas, donde desarrolló su infancia en la parroquia Santa Rosalía, en el sector El Cementerio en la barriada Los Alpes.

Pedro Conde, entre las limitaciones que significa vivir en un barrio, disfrutó de su infancia entre jugar en la calle con sus hermanos y vecinos, y la supervisión, siempre, de su mamá y su papá.

“Consuelo Navas Tovar” fue la escuela donde estudió primaria, continuando su formación en educación media en el Liceo “Martín Tovar Ponte”, continuando en el Liceo “Caracas” el ciclo diversificado, finalizando en el Instituto Universitario Pedagógico de Caracas su licenciatura en Educación, mención Educación Especial.

Su hermano Víctor Conde fue el primer entrenador de Pedro en el baloncesto. En el YMCA Los Castaños se formó deportivamente; en esa organización practicó tenis de mesa, beisbol, baloncesto, natación y ajedrez.

“En el YMCA me desarrollé como nadador y beisbolista de alto nivel, en el beisbol estuve a punto de ser firmado por los Tiburones de La Guaira, pero ‘enfiebrado’ por este deporte, me decidí por el baloncesto”, señaló Conde.

En su juventud tuvo la oportunidad de representar al estado Miranda en varios campeonatos nacionales, permitiéndole esto conocer varias ciudades del país y esto hizo “enamorar” a Pedro Conde de esta disciplina. A su vez formó parte del club YMCA Los Castaños, al igual que defender los colores de su sector Los Alpes.

En el año ’82, al ser contratado en la Liga Especial de Baloncesto por el conjunto Beverly Hills, que dirigía Pedro “Camagüey” Espinoza, Conde se enfrentó a la disyuntiva de culminar sus estudios de bachillerato o jugar baloncesto, decidiéndose por finalizar sus estudios.

DENTRO Y FUERA DE LA CANCHA

Después de culminar su educación media, pudo compaginar sus estudios en educación superior y el baloncesto especial, esta vez con el Caracas donde jugó por 10 años con las escuadras Canguros, Ontej, Halcones, Telefonistas, Ahorristas, Estudiantes. En esta divisa estuvo bajo las directrices de varios entrenadores; David Hubak, quien provenía de la Universidad de Las Vegas, fue el entrenador que marcó huellas en su estilo de juego como piloto. En ese tiempo logró desplazar del puesto de conductor del conjunto capitalino al destacado Douglas Barinas.

Martín Escobar, Gustavo Maza, Ramón “Tulo” Rivero, Luis “Kunda” Tovar, Howard Gerdel, Pedro Scott, “Chubby” Cox, Joe Dawson, Bill Collins, Scott Wilson, Ron Davis, fueron las estrellas que defendieron los colores caraquistas junto con Conde en los ochenta.

“Para mi uno de los mejores importados que trajo el Caracas en esa época fue Mark Petteway, ya que fue una sensación en el auge de la Liga Especial, ya que prácticamente era un jugador NBA”, agregando Conde que “Petteway era un jugador que se iba a los barrios de Caracas a jugar 3x3 en las canchas de San Agustín del Sur, y eso hizo que este jugador calara en la fanaticada”.

Indicó que en su etapa con el Caracas, los juegos más disputados en ese entonces eran con Guaiqueríes de Margarita, seguido de los choques contra Anzoátegui y Panteras de Lara donde jugaban Sam Shepperd y Giovanni Fraíno.

En cuanto a la intensidad con la que vivían el choque sobre el tabloncillo. Conde relató que era una rivalidad “sana” lo que había en la cancha, al extremo que los jugadores se “repartían codazos”, se ofendían y hasta se dejaban de hablar con el contrario debido a esta intensidad. En cambio en la actualidad rememoran con otra actitud lo sucedido en la cancha y con una amistad fraterna.

Al fundarse la Liga Profesional en Venezuela, formó filas con Cocodrilos de Caracas por dos años, pasó a Guaiqueríes por cuatro años hasta su retiro, luego se integró a la parte directiva de los “verdes”.

Carlos Gil y Jesús Cordovés fueron los primeros dirigentes a su arribo a Guaiqueríes de Margarita. Al igual que con Don Hogan, a quien consideró “exigente”.

Armando Becker, Rubén Rada, Richard Medina, Alex Quiroz, Byron Larkin y Demon Webster sudaron junto con Conde la camiseta guaiquerí.

“Considero que las fanaticadas del Caracas y Guaiqueríes en mi época de jugador eran muy apasionadas, pero la de Guaiqueríes era la mayor, por la cantidad de títulos conquistados bajo la dinastía de los Lairet y Luis Sosa”, enunció Conde.

BALONCESTO COMO MEDIO DE SUPERACIÓN

Al ser consultado acerca de baloncesto como elemento de superación personal, Pedro Conde dijo: “Si volviera a nacer escogería ser basquetbolista; con el baloncesto conocí lugares, logré mi crecimiento profesional, pude levantar a mi familia, este deporte me dio mis mejores experiencias, así como también muchas alegrías y desilusiones”, añadiendo “que el deporte me enseñó a ser más disciplinado y a prepararme mejor como deportista y como educador”.

Destacó el trabajo de las escuelas de baloncesto Corazón Vinotinto, Fundación MBC, Halcones de Villa Rosa, Navieros de Margarita, Guerreros de Santa Ana, Odepefu y Escuela de Baloncesto Punta de Piedras en el desarrollo de esta disciplina en la Isla.

ADMIRACIÓN

Michael Jordan y Manu Ginobili son los basqueteros que más admira en el ámbito internacional, y a su profesor Argenis Arias y Armando Becker en nuestro país.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES