Porlamar
21 de julio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Dos Presidentes
Al momento de escribir esta nota nos enteramos que el usurpador, respondiendo a sus raíces obreras y de agitador de barrio ha mandado a nuestro principal socio comercial, a la nación más poderosa del mundo, al carajo, expulsando de mala manera a los honorables funcionarios de la embajada gringa, mientras el legítimo protege a tan honorables ciudadanos.
Pedro Salima

26 Ene, 2019 | Un amigo sostiene que Macondo no es una invención de Gabriel García Márquez y que todo ese mundo maravilloso de “Cien años de soledad” tampoco es inventiva. Según este viejo amigo todo es parte de la realidad de nuestros países. No fue necesario que nuestro extraordinario Gabo nos escribiera la historia de un joven e inexperto Presidente de la República que siendo derrocado retorna poder en brazos de una multitud en menos de 47 horas. Ahora, en ese mismo país, tenemos dos Presidentes.

Uno de ellos un obrero, agitador de barrio, ganador de una elección, con algo más de 6 millones de votos, no reconocido por el país más poderoso del mundo y nuestro principal socio comercial, acompañado en esta decisión de desconocimiento por los países de la Unión Europea y las naciones más fuertes de América Latina (una pelusa!), hoy conocido como el usurpador. Y el otro, un jovencito de buena familia, bien trajeado, graduado en una Universidad Privada, con Post Grado en los Estados Unidos, auto proclamado, sin prestar juramento ante las instituciones del Estado, al mero estilo de aquel Carmona Estanga, reconocido por lo que llaman la Comunidad Internacional como el legítimo, a pesar de la ausencia de votos. Quizás, decimos nosotros, porque resulta más económico, sencillo, directo organizar una marcha en una zona de buenas familias, lejos de ranchos, malvivientes y policías matraqueros que meterse en el embrollo de una elección.

Si bien el usurpador tiene el apoyo de los poderes públicos, del ejército, de la milicia bolivariana y de 6 millones de electores, además de haber sido juramentado ante representantes de la ONU, del Vaticano y del resto de organismos internacionales, excepto la OEA y la Unión Europea, es mal visto y rechazado por los ciudadanos y ciudadanas que viven en las urbanizaciones más costosas, lujosas y bien acomodadas. El legítimo, por su parte, cuenta con el visto bueno de Donald Trump, magnate y jefe de magnates (una pelusa!). Lo demás es pueblo, malandros y malvivientes que afean las sociedades modernas.

Al momento de escribir esta nota nos enteramos que el usurpador, respondiendo a sus raíces obreras y de agitador de barrio ha mandado a nuestro principal socio comercial, a la nación más poderosa del mundo, al carajo, expulsando de mala manera a los honorables funcionarios de la embajada gringa, mientras el legítimo protege a tan honorables ciudadanos. Dice al mundo “a Mister Trump ni con el pétalo de una rosa”. Vaya, con el carajito tan perrito que no muerde la mano del amo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES