Porlamar
21 de enero de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 24°C






¡La ruta del hambre!
Requerimos con urgencia cambiar la ruta dictatorial y hambreadora impuesta por el obsoleto “bolivarianismo”, mancillador del nombre del Libertador, por la ruta de la Democracia y de la Venezuela libre.
Celis E. Rodríguez Serrano / celisrose@hotmail.com

21 Abr, 2017 | Cuando oigo al presidente Maduro hablar de la “ruta de la sardina”, me pregunto si él o sus más allegados “colaboradores” habrán transitado, o transitan, esa denigrante ruta. Seguramente es la sardina la reina de las mesas miraflorinas, imagino a la primera combatiente apartando las espinas. Considero a Diosdado por sus dolores articulares, por el alto contenido de ácido úrico de las sardinas (¿o será por eso que es tan ácido? ¿Cómo sería el plato de sardinas pedido por nuestra inefable canciller(a) Delcy
Eloína, en el restaurante gringo donde la “pillaron” recientemente?

Aclaro lo de denigrante, por si ocasioné algún respingo socialista: Ciertamente la sardina no es mala, pero usted sabe que la consumíamos ocasional y esporádicamente, no obligados. Esa fulana “ruta” la seguían los pescadores, que las buscaban para sacar la “carná” que necesitaban pa’ pescar, o utilizarlas “a la viva” en la pesca de carites. Nunca veíamos a la gente con baldes caminando, esperando “colas” en las carreteras y mendigando en las orillas de las playas un poquito de sardinas pa’ comer. Esa es la ruta del hambre y de la miseria donde nos sumieron los seudorevolucionarios, mientras ellos siguen la ruta del dólar, de la langosta, del güisqui fino, de las camionetas lujosas y hasta de aviones privados.

Los venezolanos, menos los neoespartanos, jamás necesitamos ninguna ruta pa’ comer pesca’o. Pero si quieren hablar de “rutas”, teníamos muchísimas, la del carite, corocoro, pargo, cazón, tajalí, de la catalana, la lamparosa, la carachana en todas sus presentaciones, etc., etc. A todas esas rutas llegábamos las veces que nos daba la gana; bastaba con cobrar la semana o la quincena para comprarlos, por muy caros que fueran. Estas “rutas” fueron truncadas por el socialismo hambreador; sin mencionar la ruta del arroz, espagueti, azúcar, pollo, de la harina y de la carne, sustituida por la ruta corrupta de los clap, manejada por los jerarcas del régimen.

Requerimos con urgencia cambiar la ruta dictatorial y hambreadora impuesta por el obsoleto “bolivarianismo”, mancillador del nombre del Libertador, por la ruta de la Democracia y de la Venezuela libre.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES