Porlamar
21 de julio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Cinco rasgos comunes entre las personas inteligentes
La inteligencia no se limita exclusivamente a la capacidad de memorizar o al nivel de conocimiento que pueda tener una persona sobre algún tema..
Redacción/Nota de prensa

Foto: CORTESÍA

El escepticismo en ocasiones es visto como desconfianza y no tiene por qué ser así. / Foto: CORTESÍA

29 Jun, 2015 | El origen etimológico del concepto de inteligencia hace referencia a saber elegir; suele decirse que un individuo es inteligente cuando es capaz de discernir cuál es la mejor vía, entre un abanico de posibilidades, para resolver una tribulación.

Sin embargo, la capacidad artística, emocional, la racional o la colectiva son nociones también asociadas a la inteligencia y en ocasiones es difícil determinar cuáles otros campos permiten el desarrollo de la inteligencia. Lo cierto es que en una publicación de El Confidencial se recopilan cinco rasgos que comparten las personas consideradas “extremadamente inteligentes”. Según reseña El Confidencial.

1. Saben adaptarse a las nuevas situaciones

Pura naturaleza e instinto de supervivencia. La evolución de las especies nos muestra que solo sobreviven aquellos seres que saben adaptarse a los cambios que hay en el medio. Una persona inteligente es aquella que cuando llega un giro en las circunstancias que le rodean es capaz de verlo y realizar los cambios que correspondan en su vida. Esto abarca campos tan dispares, tal y como señala Donna F. Hammert, como la capacidad de relacionarse con nuevas personas cuando cambiamos de aires; la suficiencia como para detectar un problema, profundizar en él y buscar una solución; la facilidad para encontrar un nicho de felicidad pese a las dificultades; o la predisposición a ver, entender y aceptar otros puntos de vista.

2. Son escépticas

El escepticismo en ocasiones es visto como desconfianza y no tiene por qué ser así. Usuarios como Keyzurbur Alas tienen claro que una persona inteligente es aquella que siente aversión a aceptar las ideas sin digerirlas y, además, convertirlas directamente en evidencias sin cuestionarse. En cambio, la mentalidad de una persona inteligente es aquella que tiene curiosidad, quiere conocer nuevas cosas, pero sin darlas por hecho y tiene la suficiente independencia como para saber que lo que hoy puede ser válido, quizá mañana ya lo sea. Al final, tener siempre todo claro y en todo momento no es más que un signo de ausencia de cuestionamiento y desinterés por conocer otras realidades. Nunca es todo ni blanco ni negro, existe una amplia gama de grises.
Por muchas capacidades y aptitudes que se tengan, es imposible prosperar si no se cuenta con el resto

3. Curiosidad

En este punto coinciden muchos foreros que participan en el hilo. Está claro que los nuevos descubrimientos no suelen aparecer solos, sino que forman parte de un trabajo reflexivo o de investigación. La curiosidad sirve como camino para llegar a nuevas ideas, pero esta no debe detenerse cuando aparecen, sino que debe seguir avanzando para alcanzar otras nuevas, diferentes o mejores. Sin embargo, la curiosidad sin un trasfondo no sirve de nada. Esta virtud debe ir acompañada de otras, ya que de poco o nada servirá si detrás no hay un sentido, una cuantificación o unos objetivos. Algunas capacidades que deben acompañar a la curiosidad son la claridad de pensamiento, la capacidad de expresión, la autocrítica o la voluntad de cambiar para mejor. Porque por muchos hallazgos que se encuentren, si estos no se aprovechan para construir algo, no tendrá ninguna utilidad.

4. Asertividad

Saber ponerse en el lugar de los demás es igual de importante que las capacidades respecto a uno mismo. Como todo el mundo sabe, el ser humano es un ser social, que necesita relacionarse con el resto. Por muchas capacidades y aptitudes que se tengan, es imposible prosperar si no se cuenta con el resto de personas. Saber cómo piensan, echar una mano cuando otros necesitan ser ayudados, mostrar humanidad con el resto de personas y saber cuándo y cómo deben sacarse determinados temas de conversación es una capacidad o virtud de gran valor, no solo respecto al resto, sino también respecto a uno mismo.

5. Psicóticos

La gota de humor, aparentemente, la pone el usuario Brandon Mitchel, pues indica que los asesinos en serie suelen ser personas de un nivel intelectual muy por encima de la media. No le falta razón ni a él ni a nadie que opine esto, ya que es una creencia ampliamente desarrollada. Seguramente a todos nos venga a la cabeza el personaje ficcionado de Hannibal Lecter. No es el único caso, ya que tal y como explica la neuróloga Nancy Andreasen las personas creativas y de alto intelecto suelen tener más facilidad para sufrir problemas mentales como bipolaridad o trastornos depresivos. Seguramente, todos en alguna ocasión hayamos conocido o coincidido con una persona cuya inteligencia se encuentra muy por encima de la media, pero también su desequilibrio. Más allá de las chanzas que pueda haber respecto a estos perfiles de persona, esta idea nos muestra que, en efecto, no existe un único tipo de inteligencia y que podemos encontrar personas de un intelecto más limitado, pero con una gran facilidad para relacionarse con otros humanos y también casos de un nivel intelectual muy superior, pero sin capacidades sociales… O ambos rasgos juntos, para bien, o para mal.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES