Porlamar
21 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Familiares de pacientes del HLO deben llevar medicinas, insumos y hasta el agua (+Fotos y video)
El nosocomio porlamarense está en una terrible situación que aqueja a los pacientes, familiares y al propio personal de este recinto hospitalario. Este hospital cuenta con muy pocos insumos, medicamentos y servicio de laboratorio.
Mario Guillén Montero | @imathiox

Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

Situación precaria en el Hospital Luis Ortega. / Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

30 Ago, 2019 |En una época en la que los seguros médicos no cubren nada y en la cual la red hospitalaria es prácticamente inexistente, los neoespartanos no tienen otra opción que recurrir al Hospital Central Luis Ortega en Porlamar para buscar atención de salud. Pero el recinto hospitalario más importante de la entidad insular se encuentra en una situación caótica.

El equipo reporteril de Sol de Margarita logró entrar a las instalaciones para constatar las graves denuncias, luego de conversar con pacientes y personal médico.
Las fallas en el recinto sanitario están a la vista, la mayoría de los espacios están sin aire acondicionado y los pasillos a oscuras.

Franklin Cortez, presidente de la Sociedad de Médicos Especialistas del Hospital Luis Ortega, manifestó que la asociación que lidera decretó el estado de emergencia del HLO desde el 2017. Desde ese momento recomendaron que solo se hicieran operaciones de emergencia para alargar el inventario de insumos y medicamentos, ya que los hospitales tipo 1 están sin hacer su trabajo en la región y toda la población recurre al nosocomio porlamarense.

Explicó que las autoridades que dirigen el HLO hicieron caso omiso a este llamado, por lo que ahora dan una atención paupérrima a los pacientes quienes tienen que comprar los insumos, medicamentos, pagar exámenes en laboratorios privados y hasta llevar el agua para consumo y aseo.

Además, comentó que las fallas en el suministro del vital líquido han ocasionado que los baños fétidos estén clausurados. Sin olvidar que los aires acondicionados están dañados. Aunque no maneja estadística de cuántas personas se han infectado dentro del hospital, recordó que un quirófano deben estar por debajo de los 20 grados y en las salas de operaciones del HLO están por encima de dicha temperatura.

El presidente de la Asociación de Especialistas del HLO agregó que son varios los consultorios en los que se están desbordando las aguas negras.

Cortez dijo que todo el mundo sabe que muchas personas han adquirido bacterias en este recinto hospitalario, de las cuales varias han fallecido.

Para Omarlys Suárez, de Porlamar, quien tiene a su padre recluido por una obstrucción en el tracto urinario, la situación del HLO es muy precaria. “No hay nada de insumos, ni siquiera un tapa boca. En la emergencia de adultos hay muchas moscas. Sin contar el maltrato constante de los milicianos. Necesitamos hacerle una placa y un ecograma a mi papá y no hay como hacerla. Hay que sacarlo a una clínica. Como costeamos todo eso. Es horrible”.

EQUIPOS Y PERSONAL

Cortez indicó que en el Hospital Luis Ortega no hay equipos ni materiales para realizar curas y no hay médicos suficientes para atender espacios como la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica. Explicó que están asignados médicos que no son intensivistas y el panorama es peor en la de adultos la cual está cerrada. Los pacientes que requieren reclusión en la UCI son atendidos en una zona de la emergencia por médicos recién graduados.

Asimismo, comentó que solo hay dos neonatólogos por lo que esta unidad es cubierta por pediatras y residentes.

Cortez lamentó que los pacientes deban correr con tantos gastos, porque en muchos casos terminan endeudados y ante la crisis que vive el hospital esos familiares ni siquiera tienen chance de ser ayudados.

A su juicio la situación del HLO es crítica y quienes se llevan la peor parte son los neoespartanos quienes deben enfrentarse a ese panorama en un momento de vulnerabilidad.

Adelaida Rodríguez, de Los Bagres, tiene recluido a su hermano por un problema cardíaco. Afirmó que carga con botellones de agua hasta el HLO, porque no hay agua. “Los médicos y enfermeras nos han atendido muy bien, pero nos hablan claro, que si no traemos las medicinas e insumos no pueden hacer nada. Casi todos los baños están sucios y he escuchado casos de pacientes contaminados. Además, la infraestructura está en el piso”.

El secretario de Información y Difusión de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría en Nueva Esparta, Germán Rojas Loyola reseñó que la gravedad de los servicios públicos afecta también al HLO.

Estas condiciones con la falta de agua por períodos de tiempo y la necesidad de aplicación de procedimientos quirúrgicos de emergencia o electivos; cesáreas, curas para pacientes postoperados o con lesiones por quemaduras o infecciones, o un simple baño para un paciente en estado crítico; sumado a la falta o suministro intermitente de medicamentos y a la estancia en un ambiente sin aire acondicionado; son factores de riesgo para una evolución tórpida (de difícil curación) y para la proliferación bacteriana intrahospitalaria. Esto se ve reflejado en el aumento de complicaciones reportadas por pacientes y sus familiares, y calladas por quienes dirigen el centro asistencial.

Amarily Rodríguez, es de Laguna de Raya y tiene a una bebé recluida, dijo que los médicos han hecho lo que pueden para atenderla, pero el hospital no tiene agua, huele mal y hay basura por las esquinas. “A nosotros si nos han dado los medicamentos, no lo vamos a negar, pero por ejemplo tenemos que ir a un laboratorio privado a hacerle los exámenes porque no hay reactivos”.

El secretario de Información y Difusión de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría en Nueva Esparta dijo que en julio denunciaron ante la Defensoría del Pueblo y Ministerio Público la problemática del silencio epidemiológico y la disminución de la calidad en la atención del HLO para los recién nacidos enfermos.

“Todavía no tenemos una respuesta. Es necesario que las autoridades responsables del gobierno y la salud de nuestro estado se sienten en una mesa y tomen acciones conjuntas, dejen de lado las diferencias políticas y el protagonismo estéril y piensen en los ciudadanos que padecen a cada minuto, o mueren sin dolientes y sin justicia”.
Hasnar Rodríguez, de Guatamare, comentó que la situación del hospital es bastante grave.

“Todas las medicinas las hemos tenido que comprar, acá no hay nada. Como es posible que un centro de salud esté sucio, hay basura amontonada en los pasillos, los baños están asquerosos y por eso casi todos están cerrados. Esa cochinada hace que todo esté cundido de moscas, es peor que El Piache del mosquero que hay. Esto parece la casa del terror porque por donde uno camina es oscuridad, todas las lámparas están sin bombillos o dañadas. Vamos pa’ atrás”.

FALLAS
La presidenta del Colegio de Bioanalistas y trabajadora del HLO, Carmen Figueroa reseñó que las fallas en los laboratorios del nosocomio porlamarense son graves y dijo que es una situación que se repite a nivel de los centros de salud públicos por las falta de reactivos los cuales vienen en su mayoría en el exterior.

“El laboratorio del segundo piso está cerrado totalmente no se atienden pacientes ni hospitalizados, ni de consulta. El laboratorio de bacteriología también está cerrado. Entonces todo el personal está agrupado en el laboratorio de la emergencia en el cual solo se hacen exámenes de sedimentos urinarios y hemogramas, lo que representa una parte de la hematología completa”.

Figueroa añadió que los equipos de los laboratorios están dañados o están desmantelados ya que las empresas que prestaban el alquiler se los llevaron. Asimismo, dijo que lo poco que quedó no funciona por que no hay reactivos.

“Todos los reactivos para bioanálisis son traídos del extranjero y son muy costosos”.
Para la bioanalista la única forma de dar un diagnóstico del HLO es cerrándolo y haciendo una evaluación general, porque puede ser más grave de lo que ella ha visto.
“Hay que ser realistas el Hospital no tiene nada de medicamentos, ni insumos. Ningún servicio funciona bien. Los médicos y profesionales de la salud hacen su mejor esfuerzo por ayudar a los pacientes y sus familiares”.

Maritza Córdoba, habitante de Porlamar, reprochó que hasta el agua hay que llevarla hasta el hospital. “Eso esta vuelto una cochinada, hay modes en las pocetas. Todo el hospital está a oscuras. No tienen nada, cómo un hospital no tiene un juego de guantes. Hasta eso hay que salir a comprar”.

El Hospital Luis Ortega es el principal recinto de salud de Nueva Esparta lo que hace necesario que tenga todo lo requerido para atender a una población golpeada por una severa crisis.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES