Porlamar
24 de agosto de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






En agricultura hay que ser constante (+Fotos y video)
Los talleres “Huertos Productivos” que se dictaron en Sol de Margarita cerraron con una visita al predio de Raiza Navarro, en Hato Orinoco, quien busca aplicar el principio de granja integral donde se produzca lo que se consume.
Dany Fuentes González

Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

El grupo de participantes en el taller compartió con el personal del MAT en Hato Orinoco. / Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

10 Ago, 2019 | Llegar a Hato Orinoco no es tan fácil, pero después de recorrer los 20 kilómetros aproximadamente, desde Porlamar hasta ese sector del municipio Tubores, se olvida la distancia al observar el verdor de las siembras y constatar el esfuerzo de los productores por cultivar alimentos de calidad para consumo de los insulares.

Transcurridos tres meses de la serie de talleres “Huertos Productivos” que por iniciativa de Sol de Margarita y el Ministerio de Agricultura y Tierras se impartieron en las instalaciones de este medio de comunicación, un grupo de los asistentes visitó una de las zonas con mayor producción agrícola en la entidad para conocer la experiencia de quienes vienen aplicando esas técnicas.

Raiza Navarro y su esposo Giovani Bolívar, nos reciben en su predio de Hato Orinoco. Lleva unos seis años en ese espacio asignado por el Instituto Nacional de Tierras y donde implementan principios ecológicos para la siembra. Su meta es aplicar el principio de granja integral en la que se consuma lo que se produce.

Mientras el inquieto grupo avanza hacia los sembradíos de maíz, yuca y pimentón rodeados de pira, se detienen para “saludar” a las gallinas, patos, conejos y borregos.
“Tenemos que conocer lo que comemos” refiere Raiza Navarro y comienza a narrar su historia. Su amor por la agricultura viene de sus abuelos. Recuerda que el primer rubro que sembró fue lechosa y después ha ido experimentando con otros: ají margariteño, pimentón, maíz, ajo chino, pimiento, cilantro, remolacha, yuca, auyama, batata hasta llegar a la cebolla y muestra orgullosa el semillero que espera el tiempo adecuado para su siembra.

“A los agricultores nos necesitan todos los días”, dice al momento de guiar al grupo de visitantes hacia el área donde tiene los vistosos y coloridos ajíes: amarillos, rojos vibrante, verdes y naranjas.

En una laguna cerca nadan las cachamas en una prueba que están haciendo y siguen experimentando, ahora será con el cultivo de repollo.
Aunque escéptica con algunas prácticas ancestrales para la siembra como guiarse por las fases de la luna, Navarro no las deja del todo a un lado pero considera que la agricultura es ensayo y error. Cuando aciertas es la satisfacción de ver la cosecha y de no ser así, sigues intentando hasta lograr el objetivo.

Con la asesoría de los ingenieros y técnicos del MAT, aplican controles biológicos para las plagas, así como mezclas naturales en la fumigación como el uso del nim, métodos que deben ser constantes para obtener resultados efectivos.

CIERRE DEL TALLER
Al finalizar el recorrido, con palabras de la directora general de Sol de Margarita, Mariela Contramaestre y del director del MAT, José Farfán, se entregaron reconocimientos a cada uno de los instructores en los talleres, como muestra de agradecimiento por su tiempo y compartir sus conocimientos con el grupo, que ahora aplica esas recomendaciones en los espacios donde siembran: desde los que apenas tienen materos en la ventanas de sus casas hasta los que poseen algunos metros de tierra disponibles en sus patios y jardines.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES