Porlamar
21 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Contacto en Oslo
Sin duda, la experiencia de República Dominicana fue el mejor momento que la opción del diálogo ha experimentado en los últimos tiempos.
José Gregorio Rodríguez /jotaerre577@gmail.com

23 May, 2019 | Desde este espacio siempre hemos apostado al diálogo como el mejor de los caminos para superar la crisis política. El presidente Nicolás Maduro, en múltiples oportunidades ha convocado a diferentes sectores de la vida nacional a encontrar espacios para un diálogo constructivo.

Representantes de los movimientos sociales, partidos políticos, organizaciones empresariales, sectores religiosos y diversos actores de la sociedad civil organizada, se han encontrado con el Jefe del Estado venezolano para conversar sobre diferentes aspectos del acontecer nacional, con el propósito de construir entre todos un “camino común” que nos coloque en la ruta definitiva del desarrollo y el progreso económico con la mayor suma de felicidad posible para los venezolanos.

Sin duda, la experiencia de República Dominicana fue el mejor momento que la opción del diálogo ha experimentado en los últimos tiempos. La mesa estaba servida para la firma del compromiso y la presión que los sectores más radicales de la oposición venezolana ejercieron sobre sus aliados en el mundo, especialmente de los EEUU y Colombia, para que estos actuaran sobre los convidados de ese sector al diálogo en Santo Domingo, fue determinante para el fracaso de este intento.

A partir de ese momento, las evidencias de la sincronización y subordinación política del “oposicionismo” venezolano con actores extranjeros ha marcado la pauta. El cerco económico, financiero y diplomático contra nuestro país no tiene antecedentes en Latinoamérica. Ni siquiera con Cuba en el peor de los momentos, se produjo un ensañamiento de estas proporciones.

El reconocimiento de una “realidad virtual” promovida por los EEUU y sus aliados en el mundo luego de la “autoproclamación” del diputado Guaidó el 23 de enero pasado, son evidencias incontrastables de la veracidad de lo que afirmamos.

Echaron el resto el 23 de febrero y el 30 de abril pasados y el pueblo venezolano en perfecta unión cívico militar con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, impidió que la conspiración urdida contra la democracia y sus instituciones tuviera éxito. Nuevamente subestimaron al pueblo, a la FANB y al inmenso reservorio de coraje, dignidad y patriotismo que nos acompaña.

Comienza una nueva posibilidad de reconciliación nacional y se produce un primer contacto en Oslo, Noruega, todavía en fase de exploración y reconocimiento de las posiciones de sus protagonistas.

Toca neutralizar a los “francotiradores del odio” que ya comenzaron a boicotear la iniciativa. Apostamos porque ésta vez el proceso concluya exitosamente.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES