Porlamar
16 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 24°C






Este gobierno no tiene sentido del humor
Soublette, educado y respetuoso, permitió que en su gobierno, a pesar del tinte conservador, la libertad de expresión y de prensa alcanzaran niveles poco vistos en el país, siendo sumamente tolerante ante las críticas hacia su persona y gestión ejecutiva.
Carlos Villalba-Luna | villalbaluna@gmail.com

18 Sep, 2018 | Al general Carlos Soublette, además de héroe de nuestra emancipación, con ganado nicho en el Panteón Nacional, se le recuerda porque en su segundo mandato presidencial, España reconoció formalmente la independencia de Venezuela, en 1845, pasando a tener trato de igual como Estado soberano con la antigua colonia americana.

Soublette, educado y respetuoso, permitió que en su gobierno, a pesar del tinte conservador, la libertad de expresión y de prensa alcanzaran niveles poco vistos en el país, siendo sumamente tolerante ante las críticas hacia su persona y gestión ejecutiva. Es famoso el episodio de la obra de teatro donde le satirizaban, en 1843, que debe ser tomado en cuenta por los que ahora mandan en Venezuela, inflexibles al humor y al respeto de la libre expresión ciudadana.

La historia es como sigue: Soublette asistió al ensayo de una obra en que según le había dicho un cercano chismoso, se mofaban de él. Al llegar al escenario y ser reconocido por el director y los actores, el terror cundió por temor a represalias. Sin embargo, les pidió que actuaran como si él no estuviera ahí. Al finalizar, se acercó al director, asegurándole que no se sentía afectado por como lo pintaban en la pieza, al tiempo que formuló su frase más memorable: "La república no se perderá porque el pueblo se ría del gobernante; la república podrá perderse cuando el gobernante se ría de su pueblo".

Otra versión cuenta que Soublette asistió a la función de la obra, y que una vez concluida, hizo llamar al autor Francisco Robreño para que le aclarara unos pasajes. En el despacho presidencial, Robreño, nervioso por demás, a instancias del mandatario, leyó varios párrafos, entre ellos los de la mofa. Soublette, una vez digerido el texto, dijo: "Todo está muy bueno, además de que no me tratas tan mal, no tiene sino ligeras burlas, y créame usted, Venezuela no se ha perdido ni se perderá, porque un ciudadano se burle de un gobernante; se perderá porque un gobernante se burle de sus ciudadanos".

La frase soubletteana vino a la memoria, al conocer la noticia de que unos bomberos de Mérida, un hombre y una mujer, fueron detenidos en la noche del pasado jueves, por pasear un burro blanco (menos mal que no era rojo) por su estación, bromeando que era Nicolás Maduro que estaba de inspección por la instalación y verificando el estado de la grama. Además de que la escena fue grabada y subida a internet.

Los funcionarios fueron apresados, al considerar el gobierno que Nicolás no debe ser objeto de ningún tipo de chanza, como si de una sacrosanta deidad se tratara. De nuestra parte, conociendo de lo que es capaz el régimen, no nos extrañaría que por vía de la Asamblea Constituyente, comodín que para todo le sirve, saque una ley prohibiendo la tenencia de burros, regulando su paseo por dependencias públicas y penando cualquier comparación con humanos. "Cosas veredes Sancho, que non crederes", hubiera dicho el Quijote.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES