Porlamar
2 de abril de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Heroínas del agua: historias de lucha que se escriben con tinta de mujer
Desde las naciones unidas cada vez se acepta más que la mujer tiene un importante papel que desempeñar. En materia de gestión del agua. Este rol se vería reforzado a través de la estrategia de transversalización del enfoque de género.
Brigitte Hernández Escalona @muevetexambiente

Foto: ARCHIVO

La mujer tiene un rol preponderante en el acceso y manejo del agua. / Foto: ARCHIVO

30 Ago, 2018 | Eneida Vásquez soñó con ser agricultora, como sus ancestros. En la península de Macanao eso no era posible. En esta región de bosques secos en la isla de Margarita, en Venezuela, el agua ha sido siempre considerada un tesoro. Hace 60 años, en este territorio peninsular, el agua potable llegaba en una gabarra, trasladada desde tierra firme. Eneida, aun siendo niña, se lanzaba al mar para poder ser de las primeras en llenar sus tobos y potes. ¡Así comenzó su lucha por el agua potable!

“Me hice maestra para enseñar a todos la importancia de los recursos naturales. También me dediqué a luchar por el agua para mi pueblo, Boca de Pozo, y los aledaños, San Francisco, El Manglillo y Robledal. Esto significa un promedio de 14.000 habitantes entre estas comunidades”, señala. Desde joven se involucró en la organización popular para gestionar el agua, que no llegaba ni en forma de lluvia. Lleva más de 50 años en esta lucha y más de 20 años como participante activa de las mesas técnicas de agua por el municipio Península de Macanao; último eslabón en la estructura funcional del sistema de gestión de los recursos hídricos en Venezuela.

“Ya soy una vieja de casi 70 años, pero aquí estoy luchando, aprendiendo, aportando, exigiendo ante la hidrológica y el Ministerio de Aguas. Hemos conseguido concretar 19 proyectos para mi municipio, que ha incluido el desarrollo de tuberías, incorporación de facilidades hidráulicas, construcción de tanques y recientemente la construcción de una planta desalinizadora. Ahora vamos por la construcción de las facilidades eléctricas para que esta funcione”, explica.

La lucha ha sido ardua. Han logrado la instalación del sistema de tuberías para gran parte del territorio peninsular margariteño, hasta casi el 90%. No obstante, debido al racionamiento del servicio de distribución reciben el líquido cada dos meses, en promedio. En las islas de Margarita y Coche, que conforman la región insular venezolana, el suministro hídrico se hace por tubería desde tierra firme, recibiendo un caudal actual de 2.100 litros por segundo, para una población estimada en más de 500.000 residentes y 300.000 vacacionistas (transeúntes).

33 años de espera

Otra dura batalla contra la escasez del líquido la han enfrentado en la comunidad Pedro Luis Briceño, en el municipio García. Llevan más de 33 años esperando que se concrete el proyecto de conexión y distribución del recurso por tuberías, el cual beneficiaría a más de tres mil habitantes. Elvira Martínez ha sido uno de los motores que cataliza esta lucha desde hace más de 13 años.

Como ama de casa no entendía muy bien los efectos de la ley de la gravedad, por lo que debió aprender sobre principios de geolocalización, relieves y sistemas de presiones hidráulicas para poder ayudar a su comunidad. “Estamos en una ubicación muy alta, donde no es fácil que llegue el agua, pero estamos luchando para vencer todos los obstáculos”, dijo.

Actualmente, Elvira gestiona y defiende tres proyectos ante su mesa técnica, entre ellos la construcción de un nuevo acueducto y de una estación de bombeo. Mientras se concretan, organiza la distribución del recurso por camiones cisternas, para que llegue a los tres sectores de su comunidad desde el surtidor de El Piache.

En la isla de Coche, casi nueve mil habitantes sufren la misma agonía por el agua. Son representados en las mesas técnicas por Betzabeth Lunar, incorporada activamente en la gestión del recurso hídrico y saneamiento en el municipio Villalba. Su esfuerzo no solo es para concienciar sobre el uso del líquido desde la comunidad, sino además por gestionar proyectos de obras y recursos para que los buzos constantemente reparen la tubería submarina que los surte, la cual ya cumplió su período de vida útil.

“No ha sido fácil, la tubería está muy deteriorada y hay que repararla a cada momento, buscar buzos y todo lo que implica. Pero ya hemos logrado la adquisición del nuevo tramo, que está por instalación. Será otro parto esta fase, pero poco a poco vamos avanzando en medio de esta crisis”, asevera. En su comunidad, además, visibilizando las problemáticas de la Isla, también lograron la construcción de una planta desalinizadora.

Betzabeth explica que en la convulsión política y económica que vive el país, durante una jornada de protestas, vecinos quisieron quemar la planta desalinizadora. Arriesgó su vida para impedirlo, esbozando el esfuerzo y años de lucha que les había costado alcanzar esta construcción. “Esta no puede ser la vía de protestar, acabar con lo que tanto esfuerzo nos ha costado”, contó.

Agua y género

Casos como el de Eneida, Elvira y Betzabeth, hay muchos más. En la gestión de los recursos hídricos, la mujer siempre ha tenido un desempeño protagónico y transversal. Es un tema que las sensibiliza y las motiva a salir de casa para emprender la batalla, ya que es un soporte vital para el desarrollo de la vida y el hogar.

En las islas de Margarita y Coche, más del 80% de las mesas técnicas de agua están conformadas por mujeres, en su mayoría amas de casa con escasa formación. Han superado todas las barreras de distancia, formación y preparación para enfrentar duras luchas con las autoridades con el fin de lograr que llegue hasta sus casas el preciado fluido.

“Son las que más se dirigen a las oficinas de la hidrológica, no solo para plantear las problemáticas que observan con el suministro del recurso, sino además para plantear soluciones. Más del 90% de las solicitudes que recibimos vienen de mujeres, preocupadas por el desarrollo de facilidades del servicio de agua en sus comunidades.

Lo mueven todo, aun siendo amas de casa enfrentan desafíos para entender cómo se maneja el sistema de distribución de agua en la Isla, entienden las limitantes, cómo ayudar, cómo gestionar recursos”, explica Ladisyaneth Luna, analista de gestión de Hidrocaribe.

El manejo del agua y el género son temáticas estrechamente vinculadas. En efecto, desde el año 2015 los 193 Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) deciden adoptar la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), determinando sus agendas y políticas en los próximos 15 años, entre los cuales se dio vital importancia a vincular la implementación de ODS 5 (lograr la igualdad de género) y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas con la implementación de ODS 6 (asegurar la disponibilidad y el manejo sustentable del agua y el saneamiento para todos).

“Estamos sumando esfuerzos para cumplir con los Objetivos del Milenio, principalmente para modificar patrones de consumo en la población. Deberíamos consumir 250 litros día por persona, pero superamos los 450 litros. En Venezuela, pese a la crisis, estamos conscientes de nuestro compromiso con los ODS, por eso estamos capacitando y formando a la población a través de las mesas técnicas de agua para concienciar sobre el uso del recurso. Reconocemos que nos falta mucho, pero entendemos la importancia que tienen los ODS para el futuro de nuestros pueblos”, aclara Nelson Valecillos, presidente de Hidrocaribe Región Nororiental.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES