Porlamar
22 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Trump critica a los aliados al pedir que dupliquen el objetivo de gasto militar
El presidente de EUA acusa a Alemania de ser "cautiva de Rusia" por su dependencia energética de Moscú.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA @realDonaldTrump

Angela Merkel y Donald Trump en la sede de la OTAN en Bruselas. / Foto: CORTESÍA @realDonaldTrump

12 Jul, 2018 | Bruselas. La cumbre de la OTAN ha caído este miércoles prisionera del discurso arrollador de Donald Trump. Fiel a su estilo bronco y populista, lanzó una andanada contra Alemania antes incluso de que arrancara el encuentro de jefes de Estado y de Gobierno de la alianza en Bruselas.

Trump acusó a la principal potencia de la UE de ser "cautiva de Rusia" por su dependencia energética de Moscú. Y añadió más leña al fuego al sugerir a los aliados que gasten un 4% de su PIB en defensa, pese a que la actual meta del 2% resulta ya difícil de alcanzar. Esas salidas de tono evidenciaron que el gran reto de la OTAN es su propia unidad, según informó elpais.com

El mundo es cada vez más inseguro, los desafíos en el vecindario de los países aliados se multiplican, pero la retórica belicista de Trump impide cualquier debate sereno sobre cuáles deben ser las prioridades de la alianza. La cita de dirigentes que comenzó el miércoles en Bruselas se dio de bruces con los comentarios iniciales de Trump durante un desayuno con el secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg. Consciente de que estaba siendo grabado, Trump acusó a Alemania de ser "cautiva" de Moscú porque depende del suministro del gas ruso.

Como en otras ocasiones, el mandatario estadounidense optó por mezclar diferentes conceptos con un mismo objetivo: vapulear a la principal potencia económica de la UE (y la segunda de la OTAN). "Alemania está totalmente controlada por Rusia porque obtendrá entre el 60% y el 70% de la energía a través del nuevo gasoducto", disparó sin matices Trump, en referencia al proyecto Nord Stream 2, que ampliará la capacidad germana de recibir el gas directamente de Rusia, sin intermediarios.

Aunque la crítica era de trazo grueso, el magnate norteamericano tuvo el acierto de ahondar en una herida que divide a la propia Unión Europea. Los socios del Este reprochan a Merkel su visto bueno a este proyecto —técnicamente una iniciativa privada, pero con gran valor estratégico- y tratan de frenarlo en Bruselas. Oficialmente, para evitar que crezca la dependencia energética de Moscú.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES