Porlamar
23 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






El uso de los correctores en el mundo del maquillaje
Los correctores de color son en realidad precorrectores, que se aplican como paso previo al corrector. Además, es posible que si te compras una paleta completa de correctores, incluya también un tono blanco muy irisado.
Martha Noguera | @oasisstylesalondebelleza | @marthamakeup11_

19 Jun, 2018 |

CORTESIA

La paleta completa de correctores incluye una variedad de tonos y cada uno tiene su uso. / CORTESÍA

¿Aún no sabes distinguir entre tanto color qué tipo de corrector es el que más le viene a tu piel? Los hay desde colores nude, hasta amarillos o verdes. Y aunque parezca cosa de profesionales, es mucho más sencillo de lo que parece.

Los correctores de color son en realidad precorrectores, que se aplican como paso previo al corrector.

Además, es posible que si te compras una paleta completa de correctores, incluya también un tono blanco muy irisado. En realidad no se trata de un corrector, sino de un iluminador que puedes emplear para destacar puntos de luz en tu rostro, tales como el arco de Cupido, bajo las cejas, en los lagrimales o sobre el tabique de la nariz. Si quieres profundizar más sobre este producto, te recomiendo que conozcas el maquillaje «strobing»: el «contouring» para las pieles claras.

Corrector color verde: se emplea para disimular rojeces y cualquier tipo de imperfección que tenga esta tonalidad. Un granito inflamado, una cicatriz enrojecida o capilares que enrojecen alguna zona de la piel.

Corrector color amarillo: ideal para neutralizar tonos morados sobre la piel. Por tanto, sirve para corregir ojeras moradas, cualquier hematoma o simplemente marcas antiguas que hayan tomado este color.

Corrector azul: se utiliza para corregir manchas amarillentas o naranjas sobre la piel. Por tanto es ideal para las personas que tienen manchas o coloración de este tipo alrededor de los ojos.

Corrector rosa o lila: permite disimular cualquier imperfección de tono verdoso sobre la piel, tales como venas marcadas o moretones en proceso de curación.

Corrector naranja: los tonos anaranjados de cualquier paleta de correctores se emplean para compensar manchas azuladas causadas por la presencia de venas o hematomas. También se usan en casos de ojeras azules muy marcadas.

Corrector marrón: los correctores más oscuros se usan para dar profundidad en el contorneado del rostro y se combinan con correctores de color natural e iluminadores.

Corrector color maquillaje: los correctores de color natural (los de toda la vida, para entendernos) se utilizan para aplicar sobre las zonas que ya hemos neutralizado con el color correspondiente. Así, si por ejemplo usamos un corrector amarillo sobre una ojera morada, tendremos que difuminarlo bien y, una vez que se asiente, podremos aplicar el corrector de color natural.

Ahora veamos la textura. Ésta varía de acuerdo a tu tipo de piel o problema a ocultar, efecto y resultado que busques.

- Líquidos: son los más sencillos de usar aunque normalmente no ofrecen una cobertura pareja. Ideal para ojeras y espinillas mínimas. Los encuentras en diversas presentaciones: tipo "brillo labial", con brochitas, etc., y algunos contienen partículas iluminadoras que te hacen lucir descansada. Para cutis normal a seco.

- En barra: son densos y permanecen en la piel por más tiempo. La mayoría de los colores antes mencionados vienen en barra, creando resultados prolijos. No los descartes si tus imperfecciones son muy marcadas. Recomendable para cualquier tipo de piel, sin embargo, ten cuidado si tu cutis es seco -no querrás resequedades en áreas de tu rostro-.

- Crema: digamos que es el punto medio entre el corrector líquido y el de barra. Se consiguen en pequeños tarros o platitos y suelen ser aplicados con brocha o con los dedos. Cubren ojeras y zonas oscuras como esquinas externas de la nariz. ¿La desventaja? Pueden correrse o desaparecer tras largas horas.

- Lápiz: los correctores tipo lápiz se han ido posicionando poco a poco. No son los más efectivos pero ayudan a perfeccionar la forma de los labios (un infaltable si los maquillas con labiales fuertes).




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES