Porlamar
23 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Inglaterra 66: Bobby Moore, gracias al perrito Pickles
Falleció el 24 de febrero de 1993 debido a un cáncer de colon a los 51 años, dejando un legado de constancia y amor por una misma camiseta a nivel de clubes; y ese sentimiento especial al vestir más de 100 veces la de su selección. ¿Quién la alzará en Rusia 2018?
Jesús Enrique Leal | @JesusELealO

Foto: CORTESÍA Football Purists

Moore fue titular en 14 partidos en las Copas del Mundo. / Foto: CORTESÍA Football Purists

12 Jun, 2018 | Robert Frederick Moore ha sido el único capitán de la selección inglesa en levantar la copa del mundo. Insólito pero cierto, que los creadores del fútbol moderno solo han ganado un título, que además estuvo envuelto en un halo de polémica que se discute hasta la actualidad.

Aun así, no se resta mérito a esa selección inglesa que se coronó en el mítico estadio Wembley (ahora reconstruido), encabezada por este hombre nacido el 2 de abril de 1941.

Bobby Moore se estrenó con su amado West Ham United el 8 de noviembre de 1958.

Con tan solo 17 años sustituyó a su maestro Malcolm Allison en un partido frente al Manchester United. Debutó con la camiseta seis, la misma que haría legendaria en el equipo inglés con el que jugaría como titular 14 partidos en Copas del Mundo –Chile 62, Inglaterra 66 y México 70-.

Moore se inició como mediocampista de contención, para luego convertirse en un maravilloso zaguero central con gran salto y anticipación de los contrarios. Asistió a la Copa de 1962 en Chile, donde los ingleses llegaron hasta Cuartos de Final.

Comenzaban a perfilarse para el logro que obtendrían cuatro años después en casa. En su partido número 12 como internacional le fue asignada la capitanía de su país y ese 20 de mayo de 1963 enfrentaban a los subcampeones del mundo, Checoslovaquia.

Como todo grande tuvo su tragedia y en 1963 fue diagnosticado y tratado exitosamente por cáncer testicular, regresando para ganar la Copa FA en Wembley con triunfo del West Ham 3-2 sobre el Preston North End.

En 1965 ganaría la Recopa Europea al 1860 Múnich alemán en el mismo Wembley, escenario donde pondría el colofón dorado al recibir en 1966 la Copa Jules Rimet de manos de la reina Isabel, luego de derrotar en forma dramática en prórroga al equipo de Alemania Federal 4-2, con un gol polémico que se dice nunca cruzó la meta rival.

Levantó el trofeo que cuatro meses antes se había extraviado cuando era exhibido en el Central Hall de Londres como parte de los preparativos del torneo en Inglaterra.

Desapareció para luego ser encontrado por un perro llamado Pickles, enterrado bajo un árbol. El can logró mejores resultados que la mismísima Scotland Yard.

En 1970 asistió al Mundial en México, enfrentando a los alemanes en Cuartos de Final, en la revancha de cuatro años antes, que esta vez se saldó con ganancia para los jugadores germanos.

Para Alemania 74, el veterano defensor no pudo clasificar con Inglaterra tras empatar con Polonia 1-1, cuando necesitaban un triunfo. Pondría fin a su carrera en la selección con 108 partidos en amistoso ante Italia en noviembre de 1973, con un recorrido que también tuvo su toque de polémica cuando fue apresado cuatro días en Colombia por robar una joyería.

Finalizó su carrera en el West Ham (1958-1974), para irse al Fulham donde estaría hasta 1977. Luego fue a aventurar al fútbol estadounidense con los equipos San Antonio Thunders y Seattle Sounders. Falleció el 24 de febrero de 1993 debido al segundo cáncer que enfrentó en su vida, esta vez de colon, a los 51 años.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES