Porlamar
19 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






País posible
Vale la pena que se estudie a fondo la presencia de figuras de confianza en cargos claves para el desarrollo de un país, un estado o un municipio, pues es evidente que si la persona elegida cumple con las condiciones para llevar un cargo con responsabilidad tiene la facultad para hacerlo.

Manuel Ávila

13 Mar, 2018 | En un país posible las roscas deben quedar relegadas y a quien le den el poder de organizar cualquier sarao debe deslastrase de sus amigos para evitar que sean sus afectos los que gobiernen esa parcela.

Esa lección parece repetirse en cada evento y al parecer la gente no recuerda que es con los mejores con quienes se debe gobernar, llevar a cabo cualquier actividad.

Es fácil ver en cualquier gobierno nacional, regional o municipal la arrogancia de los mandatarios, el abuso del poder para beneficiar a los suyos y de lo que menos se ocupan es de poner al frente de los espacios de mando a personas calificadas para cumplir las funciones con responsabilidad.

He visto pasar gobiernos municipales con repetidas imágenes de personeros de la familia que ocupan espacios importantes en las gestiones de turno y que solo por estar conectados con el mandatario ocupan espacios que no le correspondían por nada del mundo.

En los gobiernos nacional y regional ocurre la misma situación e inclusive los partidos políticos se prestan para tal acto de zanganería criolla cuando las esposas, hermanos, primos hermanos, tíos y hasta los cuñados son los primeros nombrados para ocupar cargos de relevancia.

Por eso este país está jodido, pues es evidente que con la familia no se puede desarrollar un gobierno serio y a ese argumento acuden los gerentes gubernamentales para dibujar el rostro de sus gestiones.

Ese país posible debe eliminar las roscas que mantiene prisionero el desarrollo de una nación donde muchas volteretas cuánticas dan los mandatarios para colocar sus piezas sin importarle el rendimiento y la disposición de cada funcionario a la hora de cumplir sus funciones.

Vale la pena que se estudie a fondo la presencia de figuras de confianza en cargos claves para el desarrollo de un país, un estado o un municipio, pues es evidente que si la persona elegida cumple con las condiciones para llevar un cargo con responsabilidad tiene la facultad para hacerlo.

Pero si queremos construir un “País posible” no es válido considerar la incorporación de la familia o los amigos como sello matriz de una gestión inodora e incolora. Algún día corregiremos el rumbo y recogeremos velas para no dejar de lado responsabilidades supremas con el futuro país.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES