• 03:14pm  Ángela Carrasco y el Cigala, sentimiento y pasión, en República Dominicana

  • 03:09pm  Argentina expresa su más enérgica condena al ataque terrorista en Barcelona

  • 03:05pm  Boudebouz y Júnior siguen de baja, y Tello apunta a su estreno en el Camp Nou

  • 03:05pm  El secretario general de la OTAN condena el atentado de Barcelona

  • 03:03pm  Gentiloni manifiesta cercanía con autoridades españolas tras atentado

  • 03:02pm  Opositores venezolanos se solidarizan con España tras atentado terrorista

  • 03:01pm  Honduras condena el atentado en Barcelona y envía condolencias a familiares

  • 03:00pm  Perú tiene desplegados cerca de 10.000 militares en su mayor cuenca cocalera

  • 03:00pm  Bachelet rechaza atentado en Barcelona y se solidariza con víctimas

  • 03:00pm  Messi: No nos vamos a rendir

  • 02:58pm  El canciller dominicano lamenta el atentado terrorista en Barcelona

  • 02:58pm  Justin Trudeau condena el atentado de Barcelona y ofrece sus condolencias

  • 02:58pm  El papa Francisco reza por las víctimas del atentado en Barcelona

  • 02:58pm  Leo Messi aboga por vivir en un mundo de paz

  • 02:58pm  El petróleo Brent sube un 1,31 % y cierra en 50,93 dólares




Porlamar
19 de agosto de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Luces de mi infancia
Hoy, cuando mi niñez juega con mis vejez, evoco sus ilustres nombres para agradecerles sus grandes lecciones y, por haber dado luces a los años de mi infancia.
Tarcicio Rodríguez

12 Ago, 2017 | Una deuda viaja por las rendijas sensibles de mi existencia, en atardeceres de inviernos, cuando evoco un ayer. Ella está presente en el debe y haber del libro de mis cuentas. Es una deuda impagable. No se puede saldar ni con todo el dinero del mundo. Es una deuda que llevo en mi conciencia hasta que la muerte me alcance.

Seis seres especiales son mis acreedores. Ellos, en los primeros años de mi vida, dieron luces a esos caminos oscuros por donde viajaba mi conciencia. Ellos avivaron en mi ser la búsqueda permanente de la esencia de las cosas. Ellos desterraron las tristezas y las soledades que atormentaban mi alma. Ellos me entregaron, con todo su amor y bondad, ese mundo ideal donde debía habitar. Ellos fueron, en verdad, los héroes de mi infancia.
Lourdes Campos, tú escribiste, maestra, en la pizarra virginal de mi niñez, el abecedario y los guarismos que aún gravitan en las cumbres borrascosas de mi conciencia. Te llevo por siempre en el silencio profundo de aquel niño que sigue soñando utopías, en los escombros del tiempo; Annerys Espinoza Bello, tú regaste mis entrañas con agua bendita del manantial de tu ser; Magalis Gil, tú me enseñaste que hay que sacudirse los polvos del camino para atrapar esperanzas; Cruz (Cucha) Bellorín, tú sembraste, en un pedazo de tierra fértil de mi conciencia, la semilla próspera de la sabiduría y el amor; María Emma Quijada (Chicha), tú transformaste la visión del mundo que habitaba. La música era un fuego que ardía en tu cuerpo. En mis instantes de nostalgias, cuando el viento susurra tu nombre, dejo correr el silencio para que no se detenga el viento; Alberto Figueroa, tú me enseñaste que la solidaridad es el valor sublime para alcanzar la hermandad.

Hoy, cuando mi niñez juega con mis vejez, evoco sus ilustres nombres para agradecerles sus grandes lecciones y, por haber dado luces a los años de mi infancia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES