Porlamar
27 de febrero de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Capitán de navío Antonio Díaz, a 235 años de su natalicio
Antonio Díaz nace en San Juan Bautista el 13 de junio de 1780, hijo de Juana Nepomucena Díaz, quien junto a sus hermanos Fernando y Domingo, ya en la edad juvenil se trasladan a Pampatar.
Verni Salazar | cronistadediaz@gmail.com

Foto: ARCHIVO

El capitán de navío Antonio Díaz. / Foto: ARCHIVO

13 Jun, 2015 | Antonio Díaz nace en San Juan Bautista el 13 de junio de 1780, hijo de Juana Nepomucena Díaz, quien junto a sus hermanos Fernando y Domingo, ya en la edad juvenil se trasladan a Pampatar. Allí, atraídos por este maravilloso mar, aprenden con rapidez las destrezas marinas y al sucederse los primeros movimientos revolucionarios de Venezuela bajo el entusiasmo de la gente de Pampatar, ofrecen sus valiosos servicios por los cuales su bizarro valor y sus influjos llegan pronto a formar parte de las cuadrillas sutiles de nuestra Patria. Antonio incursiona en la lucha por la Independencia en 1810, ya para 1811 presta sus servicios como Oficial de la Flota Sutil de Margarita, e irrumpe sobre Barcelona y Cumaná. A fines de 1816, es ya Capitán de Navío y ejerce con acierto la Comandancia General de las Fuerzas Sutiles de la República. El 8 de agosto de 1817, Simón Bolívar le dirige al Comandante de Marina, Antonio Díaz: "Quizás hoy o mañana será invadida esta plaza. Los enemigos según las últimas noticias, están en las inmediaciones... debe estar vigilantísimo para impedir que efectúen el desembarco de las piezas y demás auxilios que esperan". Esta orden fue cumplida a cabalidad, las flecheras de Díaz opusieron por su fuerza y rapidez un obstáculo invencible a los realistas, estos con pocas pérdidas suspendieron el combate y siguieron a Cumaná. A principios de julio, Fernando Díaz, comandando tres flecheras y con instrucciones de penetrar por el caño Macareo y llegar hasta el Orinoco, lo que cumplió y el día 7 de julio, se encontró con las Fuerzas Sutiles enemigas al mando del Capitán Ambaredes, allí fueron derrotados y pasados a cuchillo los patriotas, entre estos Fernando Díaz. Algunos se salvaron y lograron avisar: Capitán Díaz, venimos derrotados.-Y mi hermano?.- Ha muerto Capitán- Vamos ahora, camaradas, al encuentro de esos malvados a vengar la muerte de mi hermano y de sus valientes compañeros. Los realistas, contentos con su triunfo, siguieron navegando, pero aquel 8 de julio se encontraron frente a la Isla de Pagayos, con el valiente ejército patriota comandado por Antonio Díaz e inmediatamente empezó el combate, el audaz margariteño y su gente, colocados en medio de los buques enemigos, hicieron prodigios de valor, abriendo fuego por todas partes, recobraron las flecheras, echaron a pique las otras, los realistas sobrevivientes se dieron a la fuga. "Pagayos, glorioso combate... en el cual ostentó Antonio Díaz un valor que raya en los términos de lo increíble".

Avisado el Almirante Brión de la hazaña de Antonio Díaz en Pagayos, por comisionado que este le envió anunciándole que esperaba en la boca de Macareo, ordena a todos sus buques estén al pairo al encuentro de la victoriosa escuadrilla, y que al llegar Díaz a bordo de la capitana, cada buque haga un disparo de cañón y salude a los bizarros marinos con la enseña de la Patria. "Y así se verifica aquella escena de arrobador entusiasmo, pues nunca fueron más justos los honores que aquellos tributados al héroe de Pagayos", como relata el Dr. Jesús Muñoz Tébar en su obra "Bolívar". Después de este glorioso combate en que la Escuadrilla Sutil sufrió muchas averías, Antonio Díaz resolvió enviarla a reparar en Margarita. El 31 de diciembre de 1817, salió de Angostura el Comandante Antonio Díaz con su Escuadrilla, llevando a bordo al Libertador, la Guardia de Honor, el parque, las municiones y algunos fusiles sobrantes. Sin embargo, a principios de 1819, Antonio Díaz fue juzgado, y recibió la orden de guardar arresto en sus casas hasta nueva disposición, éste envía una correspondencia a Simón Bolívar: "Excmo. Señor: desde que V.E. salió de esta capital me encuentro sin destino en que servir a la República... el tino con que procede en todas sus disposiciones y el conocimiento que tiene de mi suma propensión a trabajar para nuestra causa, dejarán seguramente satisfechos los deseos de quien tiene el honor de ser con el más profundo respeto el más obediente súbdito de V.E.".

Bolívar ordenó de inmediato que se pusiera al frente de la Escuadrilla Sutil para que saliera de nuevo a hacer campaña en el Apure. Este prócer sanjuanero siguió prestando sus servicios a la República hasta el año 1826, cuando fallece en Barrancas del Orinoco, de muerte natural.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES