Porlamar
19 de enero de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El problema del gas doméstico
En nuestra Región Insular con un sistema ecológico tan frágil, cocinar con leña representa un grave riesgo para el ambiente y para la salud de quienes la utilizan para sustituir al gas. Talar árboles con ese objeto constituye un crimen contra nuestra naturaleza.
Luis Longart

30 Nov, 2020 | Hace varios días escuchando el programa radial del periodista Román Lozinki, uno de sus entrevistados, Julio Cubas, vocero del Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos, comentaba los resultados de un estudio reciente de esa organización sobre la situación del gas doméstico en los hogares de nuestro país. Confieso que me dejaron impresionado las cifras que arrojó dicho estudio, por lo que decidí escribir acerca de este palpitante y diario tema de conversación de la familia venezolana.

De la lectura del referido documento se extrae que Barinas, Ciudad Bolívar y Porlamar son las ciudades que más usan leña para cocinar ante la falta de gas. Señala el estudio que “un 33% de los usuarios encuestados indicó cocinar sus alimentos mediante el uso de la leña ante la ausencia de las bombonas de gas en su comunidad”. Esta afirmación predomina en la ciudad de Barinas con 52,2%, seguido de Ciudad Bolívar con 48,3% y Porlamar con 44,9%”.

Ahora bien, esta terrible situación que afecta a los hogares no es patrimonio de las ciudades antes mencionadas. Por los contactos que tenemos en los estados Mérida, Lara, Carabobo y Anzoátegui, allí también padecen las graves consecuencias del problema planteado.

En ciudades como San Cristóbal la gente cancela el importe de las bombonas de gas doméstico en divisas extranjeras, bien en dólares o en su defecto, en pesos colombianos. En las zonas mineras del estado Bolívar la cancelación se hace con un (1) gramo de oro por bombona de gas. Según, Cubas, el gramo de oro se cotiza en el mercado entre 40 y 50 dólares.

Uno se pregunta dónde quedó la afirmación tantas veces reiterada por los voceros del oficialismo de que somos el segundo país con las mayores reservas de gas del planeta. Como siempre, se la tragó la retórica falsa, vacía e inútil que alimenta la incompetencia y la incapacidad demostrada a lo largo de estos años y que busca justificación responsabilizando a las sanciones de todos los males nacionales.

Pueda que usted recuerde también la faraónica promesa de construir un gasoducto desde nuestro país hasta la Patagonia argentina que sólo quedó en los delirios de grandeza que otorgaban los petrodólares.

Aquí, en nuestra Región Insular con un sistema ecológico tan frágil, cocinar con leña representa un grave riesgo para el ambiente y para la salud de quienes la utilizan para sustituir al gas. Talar árboles con ese objeto constituye un crimen contra nuestra naturaleza.

Si al problema del gas, usted le suma las notorias deficiencias de los servicios de agua, electricidad, conexión telefónica y otros, debemos llegar a la lógica y natural conclusión que estamos la estafa política más grande que hemos sufrido los venezolanos en toda nuestra historia republicana.

No obstante, nuestra gente ni se rinde ni se resigna y siempre busca alternativas para enfrentar la crisis, luchando por una salida política que sólo se logrará con la unidad de los venezolanos con una ruta clara, coherente y viable que nos saque de este foso y se reconstruya el país para que regrese la democracia, el progreso, la reconciliación y la paz para todos, lo que más temprano que tarde, haremos de la mano de Dios y del siempre glorioso y bravo pueblo venezolano.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES