Porlamar
26 de octubre de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El primer “Quédate en casa” (parte final)
Los salvoconductos fueron redactados por Augusto Macanao y caligrafiados con letra temblorosa en papel de bodega por Luis Maña y Neno Rasse. Toda la operación de cuarentena fue reconocida en Margarita, y le concedió al Coronel Linares y su agente policial gran prestigio por lo exitoso.
Mélido Estaba Rojas melidoestaba@gmail.com

16 Sep, 2020 | “El primer quédate en casa” decretado por una semana en mi pueblo hace un bojote de años, para que Bonifacio “Facho” Gómez aprendiera a manejar (sin curiosos que le estorbaran) prácticamente inició allá una nueva era. Terminada la cuarentena, el instructor de manejo regresó a Porlamar, y el novel chofer siguió practicando pero contrató a “Callana” la de Pascual, para que fuera delante del carro con una escoba de tomillo extranjero barriendo cuanta basurita se asomara a su paso; y a Chuvito Guasarapa, para que lavara la nave tres veces al día, con agua de citronera y añil.
El único desafortunado incidente durante el aprendizaje se produjo una mañana cuando “Facho” metió la chola por error, atropellando un corte de tunas y cardones, metiéndose de cabeza contra el rancho de “Chucho” Gusano, arrastrando el catre donde reposaba Luisa la de “Ñaco”, y el chinchorro de moriche donde Genarito, su hijo de siete meses bajaba un tetero de majarete. La mujer, aun de rodillas y con los brazos erizados hacia el cielo, gritaba extractos de una oración conocida como La Magnífica, mientras el muchachito elevado con todo y chinchorro hacia el techo de hojas de coco del rancho, se mantenía chillando a todo pulmón sostenido por “el capacete” del carro y aferrado a la botellita del alimento. A aquella lamentable escena mañanera se sumaban los gritos de “Facho” pidiendo auxilio. Los primeros en llegar fueron Mónico, el de Catalina; Guillermo el de Petra; y Secundino, el de Tao, quienes empujaron el vehículo fuera del rancho, bajo la supervisión del chofer que no cesaba de preguntar ¿No le pasó nada al carro?...¿No le pasó nada?
Dicen los cuentos que Luis Mapoyón, el único policía del pueblo, fue ascendido a “señor agente” en acto público celebrado bajo una ceiba, por órdenes expresas del Coronel Linares, el Comisario de Altagracia, quien le asignó desde entonces un machete “collins” tres canales y una buena provisión de tabaco en hojas traídas desde “La equidad en Santa Ana”, un próspero negocio establecido frente a la plaza del Norte en la vía hacia “La Tagua”. Todo ello en reconocimiento a su trabajo organizativo durante la cuarentena, en pro de que el señor “Facho” se convirtiera en chofer, sin bajas que lamentar. Como cosa curiosa es atractivo comentar que el Coronel Linares, haciendo gala de su enorme experiencia en asuntos comunales, como “gocho corrido en siete plazas”, se anotó otro éxito cuando propuso y asignó cuatro salvoconductos únicos y especiales para Pedro Chureca, quien se encargaría de buscar troncos de yaque, chamizas de guatapanare y jachos secos, como leña para las cocinas “jateras”: a Enemencio “Mencho” le correspondía abastecer lo relativo a cuinches, corocoros, lisas y otros pescados; mientras que “Chora” y “Fucho” el de Casta, trasegarían agua en taparos del pozo de Emiliano, para cubrir las necesidad del preciado líquido.
Los salvoconductos fueron redactados por Augusto Macanao y caligrafiados con letra temblorosa en papel de bodega por Luis Maña y Neno Rasse. Toda la operación de cuarentena fue reconocida en Margarita, y le concedió al Coronel Linares y su agente policial gran prestigio por lo exitoso. Las experiencias del primer chofer, eran contadas regularmente y sirvieron para formar con el tiempo a otros profesionales del volante, como Quintín Marín, Andrés Churruncho, Augustico el de Dilia, Miguel Marín, Eduviges González , “El pelao” y otros que unieron a Altagracia con el progreso que se escondía del portachuelo pa´rriba.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Virgen del Valle


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES