Porlamar
27 de febrero de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Agricultores necesitan tractores para producir en cantidad (+Fotos)
A los agricultores como Eudis Rosas les cuesta sembrar a gran escala por no tener cómo limpiar sus terrenos. Mucho es el sacrificio que hacen para trabajar con azadón y cultivar algunas especies.
Angélica Villarroel Butto|@angelicvillabut

Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

Eudis Rosas se ve en la necesidad de limpiar con herramientas manuales para cultivar en los terreno, así sea poca cantidad. / Foto: OLYANA MARCANO-@olymarcano

15 Feb, 2020 | Sin maquinarias para labrar la superficie, se hace complicado el trabajo del campo.

Eudis Rosas, agricultor del asentamiento Hato Orinoco, municipio Tubores, es una muestra de esta realidad. La producción de sus tierras ha disminuido bastante porque no tiene cómo alquilar tractores. Los servicios de estas máquinas superan el presupuesto de este sembrador.

Señala que tanto para él como para el resto de los campesinos, el arado es importante para mejorar las condiciones del suelo, eliminar las imperfecciones o malas hierbas. Además, dice que se consigue una mejor porosidad, que ayudará a que entre más oxígeno a las plantas y crezcan con mayor fuerza.

De las tres hectáreas y media de terreno que posee, son solo los pequeños espacios que mantiene limpios a fuerza de azadón con la ayuda de un trabajador los aprovechados para cultivar lechosa, cilantro, berenjena, tomate cherry y maíz, aunque la cosecha de este último rubro ya culminó.

“A pesar de todo no hemos parado de trabajar. Las ganas y el amor por sembrar en este campo siempre están”, expresó Rosas.
El costo de los insecticidas, fungicidas y fertilizantes también es otra limitante para producir.

Sin embargo, se ayuda utilizando el estiércol de pollo para abonar las plantas. Este producto orgánico en particular aporta la mayor cantidad de nitrógeno, fósforo y potasio a los cultivos.

AJÍ MARGARITEÑO
El agricultor Eudis Rosas es otro productor que dejó de sembrar ají margariteño. El motivo es que no dispone del acaricida, producto indispensable para este tipo de cultivo, y de buenas semillas para iniciar otra vez la siembra.
“Con estas debilidades, ahora es que el productor va a producir menos”, contó.

A pesar de las dificultades, Rosas agradece a Dios por la buena siembra de lechosa que se ha dado en sus tierras. Dentro de dos semanas comienza a recoger los frutos para comenzar a comercializarlos en el propio terreno, pues para él la mejor forma de vender los productos es del agricultor al consumidor.

En los terrenos de Eudis Rosas se comenzaron a cultivar, en el año 2015, las primeras siembras de cebolla en Hato Orinoco, época en la que caminar por el campo de este bondadoso hombre, se hacía largo el recorrido por las innumerables matas de ají margariteño, tomate, guayaba y demás rubros que junto a su esposa Belkys Natera, tenían sembrados con mucho esfuerzo.

Ahora el panorama es diferente y la siembra se reduce a pequeños espacios por las limitantes que ha mencionado.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES