Porlamar
6 de diciembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El tiempo, una esperanza de la lejanía (I)
El tiempo es tan solo una fantasía y muy real, por cierto demuestra inestable realidad…
Perucho Aguirre

28 Nov, 2019 | Abuelo… Abuelooo, abuelo… - ¿Qué pasa, carajito? – Ve, abuelo, aquí en este Libro dice, y, según lo que yo entiendo, que el niño que no pregunta se queda sin respuesta. - Y, tú, Rodrigo, qué entiendes ¿Puedes decirme como lo ves?...

Bueno, abuelo, si eso es cierto de verdad; si no hay respuestas es porque no hay preguntas. –Sí, hijo, es así, pero, hay tantas contradicciones… Óyeme bien y, trata de captar lo mejor que puedas… -Trata de entender cómo ha pasado el tiempo. El tiempo es una esperanza de la lejanía, Un corazón que no se apaga, porque es un reloj de sol de la vida. Por eso no le doy créditos al tiempo.

Él es una travesía. Puerto de arribo y, sin puerto de partida, que, amo; así, con sus virtudes, sombras y claridades, defectos. No sabe de nostalgias, agonías. No sabe de notas musicales. Porque su melodía es incansable.

Una canción, que, aún no se ha compuesto, y míralo como ríe, goza de nosotros; porque dependemos de él. Es una de las tantas bellaquerías que no entendemos y, es un trompo como los que tienes; bailando al compás de él mismo. No hace tramposería. No nos damos cuenta. Quédatelo.

Al mediodía y míralo. Lo entenderás. En el cristal de una Orquídea luminosa de Caripe y, si es un volador tuyo, elévalo hacia a Dios, pensando que tú y tu amor siempre regresarán.

¡ Y rían a carcajadas ! El tiempo jamás acepta que otro se le acerque, porque carga en su larguísimo rabo una potente hojilla. Ese el tiempo. No lo dudes… - Pero, abuelo… aja, ya vamos hacia allá, hijo. Él no acepta medianías ni filosofías baratas; otros lazos ni aditivos. Porque él no existe.

Por eso es que se ríe de nosotros. ¿Sabes? No es el volador ni el trompo. La palabra. Se visten de alguien para hacerse sentir. ¿Conclusión? No es para que te ilusiones, hijo, nietico Rodrigo. No. Ni pienses que los juguetes son una de las tantas estratagemas o locuras del tiempo. No. El tiempo es Dios. Y, eso, según ellos, tus juguetes son una manía de la vida, por querer y jugar con nosotros!

El tiempo es tan solo una fantasía y muy real, por cierto demuestra inestable realidad… ¿A dios, cará, te, te dormiste?... Llévalo a su cama, hija, para poder seguir con lo mío…

¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES