Porlamar
23 de julio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Una travesura mas del zurdo Ignacio García
Cuando se produce una ausencia de esa naturaleza, el pueblo queda paralizado y sin saber qué hacer.
Perucho Aguirre

12 Jul, 2019 | Cuando se produce una ausencia de esa naturaleza, el pueblo queda paralizado y sin saber qué hacer. Los pueblos son entes paternos que sin darse cuenta reciben los golpes de sus hijos buenos o malos y por su misma naturaleza, son los últimos que culminan con esa alegría o dolor. Es que, ellos, los pueblos, son matriz de por vida, de sus hijos, buenos o malos! El pueblo procrea todo tipo de hijo y, a cada quien le asigna encomiendas y deberes, caminos y arribos, tropiezos, dichas y desgracias.

¿Por qué decide el pueblo que un hijo pueda ser bueno o malo, perfecto o imbécil, crudo o dañino, un monstruo? Porque el pueblo es la misma ley o fragua de la vida y, en la vida tiene que haberlo todo para que ésta, la vida, permita la comparación, medida, que vendría a ser en todo caso la razón estrictamente valedera para llegar al equilibrio y, optar a lo perfecto y razonable y, es tan sabio el pueblo, naturaleza de ser de toda sociedad, que se da el lujo de cancelar el camino de cualquiera de sus hijos, cuando ella, por su misma gracia y poder, así lo decide, sin que nadie sepa cuándo. ¡Ni los que se suicidan saben cuándo van a morir! ¡El Zurdo Ignacio García! En la bodega, la calle, la playa, en el mar, en el carrito por puesto, autobús, en el auditorio, en la radio, la televisión.

¿Y, en cuál sitio no conmovió El Zurdo Ignacio García, con su flamenco de guitarra y, sobre todo con su yo personal, y tinte de humano, criollo y venezolano?
Quienes le conocimos ¡Y, que conste que fue todo el pueblo! Sabemos, sin lugar a dudas, que ese pueblo se lleva a alguien que no fue uno más del montón. Se lleva aparte su excelente condición de guitarrista.

¡El mejor que ha tenido Monagas en toda su historia y el más histórico! Su condición de padre bueno y consecuente, eternamente soñador, para su familia y, grandioso para la comunidad, la que jamás, ¡Sí, jamás! negó su arte y gracia para ejecutar la guitarra; que hoy, a partir de hoy, se convierte en un instrumento de luto para Monagas y, muy particularmente para su pueblo San Antonio, al que siempre regresó, con guitarra y sin guitarra.

¡Ése era él! La naturaleza o fisonomía que el martes 21 de junio de 1994, el pueblo decide llevarse, porque consideró que ya él, El Zurdo Ignacio García, había cumplido con su camino, recorrido, deber, gracia, música y con la notable grandeza, de ser un guitarrista de primera. ¿Ha muerto o fallecido, El Zurdo Ignacio García…? Tal vez sí, para los que no lo manosearon y asimilaron con sus alegrías y, hasta con sus antipáticas posiciones… ¡Le quedan tan bien! Era que este ser había nacido para ser así. ¡El Zurdo Ignacio García! Procura descansar en paz.
¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES