Porlamar
20 de mayo de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






¿Volver a dialogar?
Luce pues que Guaidó y la dirigencia democrática podrían considerar retomar la iniciativa política, que se les ha reducido, definiendo que la negociación es electoral y no “pastoreando nubes” con otros temas, como en Dominicana.
José Antonio Gil Yepes /@joseagilyepes

16 Abr, 2019 | El gobierno y sus aliados, en su afán por prolongar a Maduro en el poder, proponen un nuevo diálogo con la oposición. Sin embargo, esta última se encuentra presa de las malas experiencias de diálogos anteriores, por lo que unos tienden a rechazarlo, otros a evadir el tema y algunos a conversar en secreto con el gobierno sobre quién sabe qué cosas.

Pero la mejor opción de la oposición es aceptar abiertamente la negociación de las condiciones electorales presidenciales porque:

1. Ganaría esas elecciones 80 a 20%, si va con un solo candidato y 2. No puede dejar de reconocer que, a pesar de muchos avances, la calle es difícil de mover y el gobierno está fortaleciendo alianzas importantes con Rusia, China, Irán, Turquía, México y Uruguay buscando desplazar el acuerdo inequívoco del Grupo de Consulta Internacional a favor de unas elecciones en 90 días por un engañoso diálogo para quedarse. Entonces, llegar a Miraflores no sería con una invasión (que no creo que ocurra ni convenga) ni con una marcha de muertos seguros, sino por la vía electoral.

Luce pues que Guaidó y la dirigencia democrática podrían considerar retomar la iniciativa política, que se les ha reducido, definiendo que la negociación es electoral y no “pastoreando nubes” con otros temas, como en Dominicana.

Antes de sentarse a negociar con el gobierno, la oposición necesita 1. Acordar ir a votar y una primaria para elegir un candidato único, de lo contrario, puede perder; 2. Definir y respaldar con la Unión Europea y la OEA (incluye EE.UU., Grupo de los 12 y Grupo de Consulta) las condiciones a exigir para realizar unas elecciones justas; y 3. Negociar con los militares su inmunidad después del cambio de gobierno.

Con estas condiciones claras y acordadas, el panorama indica que los opositores pondrían otra vez al gobierno en una situación dilemática, como ocurrió con la ayuda humanitaria y el regreso de viaje de Guaidó, porque, si el gobierno acepta negociar las condiciones electorales, pierde las elecciones y, si no acepta negociarlas, pierde más terreno internacional y le apretarían más el cerco que lo está desplazando del poder.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES