Porlamar
22 de agosto de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La cultura se transmite con las muñecas de trapo (+Fotos)
Miriam López realiza una labor educativa desde su casa taller en Macanao. Enseña pintura, papel maché y confección de figuras con tela y asegurar que esta tradición no desaparezca.
Karelys Inciarte C. @kareinciarte

Foto: RUBEN ALBERT

Miriam López realizó una muñeca de sí misma, como uno más de sus personajes populares. / Foto: RUBEN ALBERT

16 Abr, 2019 | Un jugo de mango recién hecho recibe a los visitantes de la casa taller de Miriam López. Allí las muñecas dan la bienvenida a un mundo de artesanías y manualidades que intenta dejar su impronta en las nuevas generaciones. La artífice abre un abanico de creaciones, todas vinculadas al acervo de la identidad margariteña y venezolana.

Bolívar, Miranda y Negro Primero son los muñecos de trapo que cuidan, a través del juego, la historia patria. La burriquita, baile y música tradicional, patrimonio inmaterial de Venezuela, es enseñada de forma lúdica, pero nadie se da por enterado porque es una exposición de muñecos.

Miriam rememora su trayectoria hasta lo que es hoy su casa taller: “Mi mamá era costurera y me enseñó a tejer y a hacer muñecas de trapo, lo que hago desde que pude agarrar una aguja”. Y esta actividad es el modo de vida al que la hija de Bárbara Toresautt de López quiso dedicarse por entero.

Foto: RUBEN ALBERT

Niños desde los 5 años realizan sus talleres en la Península de Macanao. / Foto: RUBEN ALBERT

Aprender jugando

En Boca de Río, Península de Macanao, se asentó esta caraqueña hija de margariteños, y desde allí se planteó su propósito vital: “Soy portadora de una tradición ancestral, que quiero tratar de preservar, por eso hago mis muñecas como lo hacían las abuelas: con telas usadas y retazos”.

Aunque con dilatada experiencia, los últimos seis años los ha dedicado a dar talleres en los diferentes municipios del Estado Nueva Esparta. “A través del Instituto de Cultura, con la gestión del gobernador Alfredo Díaz comencé a dictar talleres para niños. Comenzamos con Guayacancito, Brisas de Cubagua, todo Boca de Río, donde soy pionera en instruir en la fabricación de muñecas de trapo, pero el plan es llegar a todos los municipios”.

Y es en su casa donde los niños aprenden en talleres de pintura, papel maché, reciclaje, tejido y por supuesto, muñecas de trapo. Enrique Salazar, es uno de sus aprendices. El joven de 13 años asegura: “aprendí a reciclar y ahora sé reutilizar, pero lo que más me gustan son las clases, que son muy divertidas”.

Mientras abraza el ángel que a sus 5 años hizo, Valery Marín trata de explicar lo que estas clases significan para ella. “Me gustan mucho los ángeles, sus alas y mi color favorito es el rojo”, la pequeña, además de las destrezas manuales, afina y afianza el aprendizaje de los colores y el compartir en grupo mientras se divierte asimilando una técnica milenaria que se cree tiene sus orígenes en Asia.

Foto: RUBEN ALBERT

Con su serie de personajes históricos quiere rescatar el valor e idiosincrasia de los venezolanos. / Foto: RUBEN ALBERT

Del arte ingenuo y popular

Aunque estudió cuatro años en la Escuela de Artes y Oficios, ubicada en El Valle, Caracas, Miriam López se considera autodidacta. “Mi arte es un trabajo hermosísimo, que transmite la cultura y tradición de nuestro pueblo”. Por eso muchas de sus creaciones son de tipo histórico. “Quiero desarrollar el sentido de pertenencia. Soy artista popular, me guío por lo que siento y pienso”.

Esta semana graduará a la primera promoción de alumnos de su taller. Para cuando termine el cronograma, está planteado realizar una exposición de sus trabajos y el de sus alumnos, con el apoyo del Instituto de Cultura del Estado Nueva Esparta, a través de su presidente Jorge Marcano. Los talleres duran tres semanas o 20 horas y en Boca de Pozo comenzarán después de Semana Santa.

Pero no solo de arte se vive y por eso la artesana vio en las redes sociales un nicho donde exhibir al mundo sus trabajos y con ello conseguir clientes. “Han sido para mí un apoyo inmenso. Desde ahí muestro lo que hago y estoy en contacto con otros creadores”.

Por lo difícil que es conseguir materiales, acepta donaciones de pintura y telas para sus talleres, donde los retazos de trapos y las pinturas al frío siempre son bienvenidos.

“Quien quiera venir a visitarme puede hacerlo. Yo quiero que esta casa se convierta en un museo donde los turistas lleguen, se tomen su juguito de mango y se lleven toda una experiencia de cómo vive una cultora, y si les gusta algo de mis creaciones, mejor aún”.

Dice que sus trabajos también son de impacto social, porque aleja a los jóvenes del ocio, además de que las madres se involucran en las actividades y fortalecen el vínculo con sus hijos.

Y es el espíritu filial el que la lleva a querer transmitir sus conocimientos. “Yo no tuve descendencia. Mis hijos son las muñecas de trapo, por eso les tengo tanto cariño”. Miriam se despide confiada en que quienes la visitan aprendan un poquito de su legado cultural, que posee un sabor tan dulce como el juego mango.

EN LAS REDES

Puede encontrar a esta artesana en Instagram como @artemacanao12 y en el Facebook como @tallerdearteyartesaniamacanao.

Sus talleres son totalmente gratuitos. Más información por el número 0416.695.0791




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES