Porlamar
20 de mayo de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Brigada “Palmeritos Asuntinos” es el relevo de una tradición devota y conservacionista
Los niños y jóvenes son capacitados como brigadistas para ser multiplicadores de su aprendizaje en las escuelas, comunidades o sectores. Su aprendizaje va dirigido a la conservación del ambiente, a preservar valores y creencias como parte del patrimonio religioso y cultural.
Martha León | @LeonMartik

Foto: JOSELIN CHACON - @joselinaymarch

Brigada de los Palmeritos de la Asunción / Foto: JOSELIN CHACON - @joselinaymarch

13 Abr, 2019 | Incentivar en las nuevas generaciones la motivación para mantener en el tiempo una tradición dedicada a la preservación y conservación del ambiente, además del respeto hacia valores religiosos y del aprecio hacia el ser , llevó a la creación de la brigada “Palmeritos Asuntinos”, perteneciente a la asociación “Palmeros y Cargadores Asuntinos”, nominada por la Unesco como Patrimonio material de la Humanidad, por ser una de las más antiguas junto a los Palmeros de Chacao.

Jesús Salvador “Chuíto” Rodríguez, tiene 49 años como palmero y es uno de los fundadores de la Asociación de Palmeros y Cargadores Asuntinos, que suben a la montaña a traer la palma que será repartida el Domingo de Ramos en las diferentes iglesias de las islas de Margarita y Coche.

Es una sociedad, que como comentó Chuíto Rodríguez, fue creada porque estuvo a punto de perderse la tradición, ya que solo permitían en tiempos anteriores, la subida de 10 personas y no dejaban participar de esa tarea a los jóvenes.

Rodríguez mencionó que dentro de esta asociación nació la brigada “Palmeritos”, para la generación de relevo, que tiene 10 años aproximadamente de fundada, en la que participan alrededor de 45 niños desde los 5 años o incluso más pequeños, con el objetivo de que se vayan integrando y siendo parte de esta actividad tradicional.

Expresó que las autoridades de Inparques limitan la subida de los menores de edad a la montaña, sin embargo realizan actividades en un vivero ubicado en el sector Las Huertas y allí participan en la recolección y siembra de las semillas, su plantación y cuidado, además del mantenimiento de las áreas en las que fueron plantadas.


Rodríguez enfatizó que dentro de los Palmeritos también tienen un proyecto ecológico, que se imparte en las escuelas y en lugares que lo soliciten, dando apoyo para que los pequeños conozcan el respeto por el medio ambiente y la conservación.

“Es una acción que efectuamos en escuelas con “Palmeritos va a la Escuela” y en áreas de comunidades que creen en el trabajo y hacemos la labor, impartiéndole el respeto al ser humano y a la planta de cualquier especie que sea”.

Los “Palmeritos Asuntinos” hablan de su experiencia, como Mariu Morales quien tiene cuatro años en la brigada. Indicó que tienen que ganarse las cosas y aprenden como plantar las matas, trabajan en el vivero y además los enseñan como comportarse. “Aquí compartimos entre todos, practicamos la solidaridad, la amistad y el respeto”.
Gabriel Salina, quien tiene seis años en la brigada, expresó que para él representa la tradición que comparten todos, y más para él siendo asuntino. “La actividad me gusta, porque ir a la montaña es algo muy bonito, que nos tenemos que ganar durante todo el año”.

“Aquí sembramos, hacemos trabajo comunitario, podamos las plantas y tenemos constantes actividades en cualquier lugar que necesite el apoyo de los palmeros (…) nos enseñan la tradición y el cuidado al ambiente”.

Flavianis Navarro tiene tres años compartiendo en la brigada, puntualizó que ser Palmerito es ayudar a las personas para que entiendan que hay que cuidar las cosas entre ellas las plantas que te dan fruto. “He aprendido a cuidar las plantas como las palmas, ayudar al prójimo, el respeto y la unidad entre nosotros”.

“Cuando subimos los palmeros leen unas estaciones que tiene que ver con los padecimientos de Jesús y nosotros esperamos en el campamento, entre las funciones tenemos que custodiar a la Virgen la Patrona María Auxiliadora y vamos delante del desfile”.

Para Virginia Noriega, de 13 años y siete en la brigada, ser una Palmerita es estar cerca de la naturaleza. “Aprendemos a respetar la naturaleza, a tener disciplina y respetar a las personas”.

Andy Luis León, quien desde los ocho empezó en la brigada, precisó que son una familia en la que comparten y con la que aprenden a cuidar el medio ambiente. A su vez dijo que está dispuesto a practicar, porque le gusta mucho la naturaleza, lo hacen en familia y comparten con muchas personas.

“Entre las cosas que toman en cuenta, para dejar ir a un palmerito a la montaña está su rendimiento y comportamiento”.

Su hermana Naoky Luis León de 16 años, manifestó que es un orgullo por ser algo que representa a La Asunción, en la que se muestra la religiosidad, espiritualidad y tradición de los palmeros tanto al momento de subir y compartir en la montaña como en el vivero, en la que son una familia. “Algo que me gustaría seguir haciendo y estar compartiendo con ellos aún en mi edad adulta”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES