Porlamar
25 de mayo de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Manantial es la vida para habitantes de La Rinconada
El manantial brota en el sitio denominado Río Aricagua – La Cal donde fueron construidas las tanquillas e instaladas las dos tuberías para suministrar el líquido: una va hacia Guiriguire, Boquerón y otra a La Rinconada, surtiendo a mil familias aproximadamente.
Dany Fuentes González

Foto: ARCHIVO

Habitantes de La Rinconada sufren por la falta de agua / Foto: ARCHIVO

23 Feb, 2019 | Dormir apenas unas horas es la constante para los habitantes de La Rinconada de Paraguachí: o se acuestan muy tarde para luego levantarse temprano y llegar a tiempo al trabajo, o a eso de las dos de la madrugada deben estar de pie. Esa es parte de la rutina diaria. Y es que tener agua para los quehaceres diarios y la higiene personal es una tarea que resta calidad de vida a las 400 familias asentadas en esta población del municipio Antolín del Campo.

Para quienes llevan años, la cuenta se perdió, sin recibir agua por tubería en sus casas, el manantial ha sido desde mediados del siglo pasado una solución. Pero la fuerte sequía de los últimos meses aunado a los dolarizados precios de un cisterna lleva a las familias a recurrir con más regularidad a los sitios de llenado. Es frecuente la hilera de baldes, botellones y recipientes de variados tamaños amontonados mientras se espera el turno, lo que puede llevar unas horas dependiendo de la presión del agua.

El bajo caudal en las últimas semanas preocupa a los residentes de las zonas más altas que se ven perjudicados. Mientras las colas son más largas y es mayor el número de envases que se apilan donde llega con más fuerza el agua, los vecinos intentan organizarse con horarios para que los habitantes de la parte alta puedan contar con el líquido.

La prueba apenas ha comenzando con ciertos tropiezos por la negativa de algunos residentes y foráneos en respetar el lapso establecido. A las tomas, que son públicas, acuden personas de distintas partes de la isla y la demanda aumenta porque “un botellón de agua mineral está muy caro y aquí es gratis”, elevando la demanda del servicio.

Algunos consideran que el problema debe ser atacado de raíz con la revisión de la tubería instalada, que se extiende por unos cuatro kilómetros, para erradicar las tomas ilegales que disminuyen el caudal en las seis pilas dispuestas en la calle principal del pueblo situado en el valle de Paraguachí.

Otra alternativa es que el tan prometido acueducto “con agua de Hidrocaribe” funcione para garantizar la distribución a todos los hogares. Una resolución de las Naciones Unidas establece que el acceso a fuentes de agua potable y segura son un derecho esencial para el goce pleno de la vida. La gente de La Rinconada aspira gozar pronto a plenitud de ese derecho.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES