Porlamar
20 de julio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Boca del Pozo sufre difíciles condiciones de vida
Vecinos exigen a las autoridades gubernamentales se aboquen a solucionar los problemas del pueblo que se niega a morir, en el que hombres guerreros salen al mar en busca de sustento. ¡Agua! es el mayor clamor de los habitantes de este sector de la Península de Macanao.
Martha León | @LeonMartik

Foto: Joselin Chacón

Vecinos solicitan el agua por tubería por tener años que no les llega y viven preocupados por el uso de una agua de pozo que consideran no es apta para el uso. / Foto: Joselin Chacón

22 Feb, 2019 | Pobladores de Boca del Pozo en el municipio Península de Macanao viven expuestos a las más duras y precarias condiciones por la falta de agua, obligándolos a cargar tobos desde un pozo donde brota un fluido de color amarillento que usan para lavar, asearse y algunos lo destinan para su consumo por la falta del vital líquido.

Una preocupante realidad que pone de manifiesto el peligro que provoca la presencia de enfermedades como vómitos, diarrea, dolores de estómago y las ya presentes ronchas en sus cuerpos, con el agravante de disponer de un ambulatorio médico donde están ausentes los insumos necesarios para hacer frente a los requerimientos de salud de los vecinos.

Los lugareños manifestaron que las autoridades y el propio alcalde Juan Vásquez hacen caso omiso a sus quejas y peticiones.

Yudhy Marín, docente del pueblo, indicó que la problemática del agua es la más grande y en estos tiempos se ha agudizado, lo que no permite a sus pobladores gozar de buenas condiciones de vida.

Expresó que el pueblo de Boca del Pozo en tiempos pasados usaba el pozo viejo y el nuevo, y en la actualidad la gente ha vuelto a tomar el agua de esos pozos para surtir sus hogares, porque no llega por tubería y la distribución es poca.

“Esa agua no es apta por estar muy oscura o amarilla".

Marín recordó que cuando inauguraron la planta desalinizadora, el alcalde Juan “Chula” Vásquez dijo que el agua llegaría una vez por semana. Para ese entonces, acotó, el pueblo estaba muy contento porque el día de la inauguración así fue.

Sin embargo, a casi un año es otra la realidad porque muchos tienen que comprar cisternas. “Como dicen que éste es un pueblo de pescadores creen que todos tienen para pagarlo, y eso no es así, hay muchas familias que no pueden porque actualmente piden 17 mil o 40 dólares, por lo que pedimos llegue el agua por tubería”.

Luz Marina Domínguez, ama de casa, mencionó que en vista de que salieron a marchar y no consiguieron quien les diera una respuesta o escuchará su solicitud, decidieron ir a las oficinas de Hidrocaribe en Porlamar el pasado viernes y no encontraron respuesta del director.

Para su sorpresa ese día observaron en las oficinas de la hidrológica un calendario, el cual decía que Tubores y Península de Macanao estaban recibiendo agua desde el 9 de febrero hasta el jueves 14, y que el día 14 había bombeo para el sector El Campo de Robledal, pero eso es falso porque no les llegó el agua.

Frente a esta situación, explicó Domínguez, un empleado llamó a la ingeniera Marianni Cardona encargada de esa zona, quien les dijo vía telefónica que Boca de Río y Robledal no reciben agua por bombeo del Turimiquire, de lo cual ya estaban al tanto. Además, dijo la ingeniera que a Boca del Pozo y Robledal no les corresponde agua porque tienen una planta desalinizadora y les llega tres veces a la semana, lo que tampoco es cierto. Mientras tanto el pueblo pasa penurias y no sabe qué hacer sin una gota del vital líquido.
Domínguez puntualizó que la planta debería generar 110 litros de agua por segundo y no lo hace, lo que indigna a los pobladores porque en el sector hay familias que tienen más de seis meses esperando que llegue y no tienen para comprarla.

Derecho a la Salud
Norma Salazar es enfermera y dijo que cuentan con una medicatura que trabaja las 24 horas en las que no hay ningún insumo, ni una inyectadora, y a veces falta hasta el médico. “En este ambulatorio se atendían partos, hoy ya no es lo mismo, solo está el personal”.

Salazar expresó que la comunidad se organizó y han planteado la recuperación del recinto sanitario la cual se pudo llevar a cabo gracias a la colaboración de los comercios del sector. Aunque dijo que la salud es un derecho que deberían gozar todas las personas pero no es así.

Los pescadores colaboraron en una primera instancia para llenar las bombonas de oxígeno y posteriormente serían ellos los encargados de semanalmente equipar el ambulatorio de insumos. "Los pescadores están asumiendo una labor que le corresponde a los entes de salud a quienes se les ha dotado con insumos pero aquí no llegan".

Además esperan por la ambulancia que según informaron en la alcaldía a una comisión que fue al lugar, el alcalde la había llevado a arreglar y aún siguen esperando, situación totalmente lamentable si se presenta una emergencia.

Inseguridad
Ludys Narváez recalcó que debido a la inseguridad en la zona están viviendo mal, porque los alrededores de la plaza es el lugar de reunión de personas para consumir licor y eso trae problemas después. “Por aquí no pasa un policía de noche, no hay quien resguarde a la población y los que deberían contribuir con ello no lo hacen”.

De igual forma Narváez dijo que en el casco de Boca de Pozo hay alumbrado, pero para las áreas adyacentes no por lo tanto son más los sectores en total oscuridad.

Por otra parte precisó que se cayó la mitad de la tapia de la escuela y las autoridades han hecho caso omiso a eso: Los docentes molestos fueron a los chinos encargados de la planta desalinizadora, quienes donaron dos mil bloques, y el alcalde prometió enviar obreros para levantarla, y aun están esperando.

Milva Hernández, docente afectada por el problema del agua, indicó que sufre difíciles condiciones, por tener que buscar entre otras familias un poco del líquido para asear a su esposo enfermo. Agregó en muchas ocasiones ha ido a trabajar sin bañarse, lo que le indigna por las dificultades que enfrenta por no poder comprar una cisterna que supera los dos sueldos como educadores y no gozar de un seguro.

Eneida Vásquez, promotora comunitarias de mesas técnicas de agua, exclamó que hay una ingeniera de zona que no da la cara por la comunidad, porque dice que llega el agua de una planta que se inauguró y que no está funcionando como tiene que ser al cien por ciento.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES