Porlamar
22 de agosto de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Tradiciones navideñas menguan entre las nuevas generaciones
Los insulares se reinventan dándole la mejor cara a esta celebración, porque a pesar de los pesares debe verse como una bendición que nace el niño Dios, refiere Esther Santos. Son pocos los lugares donde se escuchan aguinaldos.
Martha León | @LeonMartik

Foto:ARCHIVO SOL DE MARGARITA

El arbolito y el pesebre al igual que los preparativos del acostumbrado plato navideño en los niños insulares, revelan la expectativa de una celebración con limitantes. / Foto:ARCHIVO SOL DE MARGARITA

18 Dic, 2018 | En muchos hogares venezolanos en años anteriores entre noviembre y diciembre, comenzaban los preparativos de las tradiciones navideñas, en el cual las familias pintaban con alegres colores sus fachadas e interiores de las casas, para así dar inicio con la decoración del tradicional arbolito, el pesebre y adornos de la puerta, épocas que hoy parecen haber quedado atrás.

A pesar de los pesares que afectan a cada hogar venezolano, los niños insulares dejan ver sus vivencias en estos meses de fiestas decembrinas, entre la expectativa de la preparación de las hallacas, los adornos y realización del tradicional arbolito o pesebre.

Anthony Tackour de 11 años comentó que sus padres cantaban villancicos, y en estos tiempos la familia salía de viaje, ahora no pueden hacerlo, ya no celebran con muchas fiestas. “En mi casa no hacemos pesebre, solo a veces les ayudo en la preparación de las hallacas a mis padres, con la colocación de las hojas y las aceitunas. Dijo que antes recibía regalo. “No sé si este año me traerá regalo el niño Jesús”.

José Rivera González de 11 años expresó que siempre viajaban a visitar a los abuelos en el estado Sucre, y recordó que por su calle hacían actividades como parrandas, pero no está seguro si este año lo realicen. “En ocasiones vamos a casa de un amigo a cenar y a partir el año”.

“En mi casa mis padres hacen las hallacas y el pan de jamón, pero no como hallaca, pues no me gusta, solo pan de jamón”, acotó González.
Sin embargo, precisó que ha participado en la iglesia en los nacimientos vivientes en dos oportunidades, como pastor y ángel de los pastores y este año será uno de los reyes magos.

El jovencito Jhonayker Marín de 13 años indicó que como sus padres se separaron la pasaba con su papá, quien antes hacía una gran cena, donde iba mucha gente y le ayudaba a su abuela, quien elabora el pan de jamón, y le enseñó a darle forma a la masa sobre la hoja y a colocarle la carne y las pasas.

“Cada 24 de diciembre voy a la misa en la iglesia de la Resurrección del Señor, y participe hace una año en una nacimiento viviente donde escenifique a uno de los magos, allí cantamos y me gusta hacerlo”.

En el caso del niño Deiwar Fernández de 12 años dijo que en su casa hacen la cena navideña y llegan algunos de sus tíos a compartir. “Yo no he participado en los pesebres vivientes ni en otras actividades tradicionales navideñas, pero si las he visto en mi sector, este año no tengo conocimiento si lo harán”.

PARTICIPAR EN LAS PREPARACIONES
Jover Martini, de 14 años, refirió que sus padres le dijeron que antes cuando la economía estaba bien hacían hallacas por grandes cantidades, para varios días e inclusive hacían otra vez el 31 de diciembre, para que le quedará para comer otros días, “pero este año, no estoy seguro, porque todo está muy caro, vamos a ver como lo hacemos”.

Por otra parte señaló que por tres años ha escenificado al posadero y esta año es San José en un nacimiento viviente. “Me gusta participar en esta celebración, porque me encanta la navidad”.

En el caso del niño Osman Rafael de 11 años puntualizó, que se reúnen en Cotoperiz con toda la familia donde hacen las hallacas y el pan de jamón que elabora su abuela, este año están viendo para ver si lo hacen el 24 en casa de su abuela, en Conuco Viejo.

Precisó que le gusta la Navidad y ayuda a su abuelita en la realización del pan amasando con su hermana, porque ella sabe hacerlo. “Yo estiro el pan y cuando se le colocan los ingredientes lo enrollo, pero cuando están preparando las hallacas solo observo porque hacer eso es más delicado”.

Las tradiciones navideñas han mermado en los hogares insulares, porque como expresó Rosaura Ortiz, “compramos lo que se necesita, esos tiempos se quedaron atrás, en nuestros recuerdos y la añoranza en cada hogar insular de que pronto puedan mejorar”.

Por su parte Esther Santos acotó que son pocos los lugares donde se escuchan los villancicos, y las parrandas navideñas que contagiaban con alegría las calles de los poblados, ahora más, cuando los insulares hoy se reinventan dándole la mejor cara a esta celebración, que a pesar de los pesares debe verse como una bendición, porque ha nacido el niño Dios.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES