Porlamar
14 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Poner límites es necesario para la formación de niños y adolescentes
María Gabriela Girón, psicopedagoga, comentó que las normas son necesarias por la vida y para la vida. Afirma que es indispensable establecer parámetros, que son esenciales para el desarrollo emocional del niño. Los límites reflejan y muestran el cariño de los padres.
Martha León | @LeonMartik

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Los niños necesitan de límites y normas que les indiquen qué pueden hacer y qué no, lo que le permitirá conocer cómo comportarse y le ayudará a convivir con los demás dentro y fuera del hogar. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

25 Oct, 2018 | En la sociedad en que vivimos, muchas familias son permisivas con sus hijos, educan con base en el cumplimiento de sus derechos, pero no en los deberes y obligaciones.

Muchos padres brindan a sus pequeños todo aquello que no tuvieron, con el único fin de pretender hacerlos felices, llegando incluso a permitir acciones que en su propia niñez les fueron negadas por una rigurosa formación familiar que, a la larga, solo evidencia la necesidad de establecer límites en el tiempo oportuno.

Establecer restricciones a los niños y adolescentes es una manera de enseñarles hasta dónde deben llegar y las normas serán el determinante en el comportamiento a seguir, lo que está permitido y que no.

Para la adolescente Paola Jiménez, de 13 años, las reglas que ponen sus padres son para su bien, aunque dijo que muchos de sus compañeros piensan que no es así y creen que sus padres son malos con ellos.

Indicó que una de las normas que debe cumplir es no salir de noche y debe decirle a su mamá a donde va, “y eso está bien, porque yo no puedo estar sola de noche porque hay muchos peligros”.

CUMPLIMIENTO Y PROTECCIÓN

Por otra parte, Luis Enrique Jiménez, de 11 años, expresó que los padres ponen límites porque los quieren y saben qué es lo mejor para ellos, aunque a veces le cuesta cumplirlos.

Manuel Alejandro Zapata, de ocho años, manifestó que una de la reglas impuestas por su mamá es que no puede cargar a su mascota antes de comer porque se ensucia las manos, Reconoció que no siempre respeta esas reglas.

Brando Alberto Salgado, de nueve años, comentó que desde que llega a su casa después del colegio hay varias normas a seguir. Afirmó que no puede salir a casa de su amigo sin permiso de su madre y cuando está allá es por determinado tiempo. “Estoy pendiente y trato de cumplir con la hora para que no me regañe. Ella lo hace por ser mamá, porque ella quiere protegerme”, puntualizó.

María Laura Linares, de 11 años, afirmó que tiene reglas en casa y una de ellas es no usar mucho tiempo el teléfono y menos cuando se está cargando. Manifestó que trata de cumplirlas porque sabe que sus padres tratan de protegerla de peligros.

De igual forma, Wladimir Silva Borges, de 12 años, recalcó que le parecen acertados los límites que ponen sus padres porque son para su educación. Entre estos mencionó que no puede salir solo al cine ni a ningún otro lugar, debe avisar también a donde va y pedir permiso. “Creo que es para mi cuidado y evitar cosas malas, aunque me cuesta un poco cumplirlas”, resaltó.

NORMAS OPORTUNAS

Los padres de los niños y adolecentes encuestados mencionaron que los límites hay que enseñarlos desde temprana edad, porque al llegar a la adolescencia es más complicado y la rebeldía está latente. Es necesario que vean que existen normas en la sociedad y en el núcleo familiar que deben ser respetadas. Los parámetros de la obediencia y el respeto deben ir de acuerdo con la edad para lograr que sean mejores personas el día de mañana.

Sin embargo, la psicopedagoga María Gabriela Girón señaló que todos los momentos son oportunos para establecer límites en el niño o adolescente, primero en la contención afectiva, que va a ser la congruencia del manejo de las consecuencias, para la contención conductual, eso quiere decir que si el niño o joven no internaliza el porqué de las consecuencias conductuales, no va a tener un límite ante la vida, y todo ser humano requiere de límites.

¿Qué sucede cuando el niño tiene poca conciencia del peligro? Se deben establecer límites constantemente, lo que quiere decir que no hay un tiempo propicio para decir que es el momento para hacerlo porque se puede hacer en todas las etapas de la vida, en el proceso madurativo del niño.

La especialista explicó que los límites son indispensables para la vida, porque una persona que no ha tenido controles en el desarrollo de su vida, se siente no querida, abandonada, y es importante que cuando se correlacione el sentido de la enseñanza, con las normas, no sea por controlar, sino por orientar y brindarle protección al niño, en ese proceso, él se va a sentir amado y aceptado.

“Un niño que no tiene cuidado y es privado afectivamente, dejándolo sin límites, no sabrá ser feliz cuando adulto, porque se creará una sensación ambivalente, donde va a sentir, que no lo quiere nadie y empiezan a haber los vacíos. Por eso los límites son indispensables para la vida, y estos van a depender del proceso de maduración de cada niño”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES