Porlamar
14 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Principal empresa de transporte marítimo hacia Margarita zozobra en el mar
A siete años de la estatización de Conferry, sus embarcaciones se han hundido, están inactivas o en perenne mantenimiento.
Carlos Villalba-Luna

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

María Rosario fue incorporado a la flota de Conferry en 2006 para el transporte de carga. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

25 Oct, 2018 | Margariteños y cochenses siempre han sido dados a los viajes. Decía el escritor Mariano Picón Salas que no solo en la Venezuela continental se veían por todas partes los nativos de Nueva Esparta con su hablar bullicioso, amplias sonrisas y cuatros terciados, sino que también en cualquier lugar del mundo era común toparse con algún margariteño, quien a pesar de su perenne amor por su lar y por la Virgen del Valle, rápidamente se integraba a la forma de ser del sitio en que se encontrara.

Así pasó cuando la explotación petrolera se hizo masiva en el oriente nacional y en la Costa Oriental del Lago, en el estado Zulia, donde los neoespartanos hicieron suyo el patio ajeno, formando familias y contribuyendo al desarrollo de comunidades como El Tigre, Anaco, San José de Guanipa, Caripito, Lagunillas, Cabimas, Mene Grande, Tía Juana y Tamare. Y es de recordar además que los margariteños llegaron hasta el Mar Rojo a rescatar perlas en 1934, siendo dejados varados por el empresario Salim Abohuamad, regresando en homérica odisea el mismo año.

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

El San Francisco de Asís, operó por poco tiempo en 2014. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

También era muy entregado el neoespartano a cruzar el mar a visitar a sus familiares diseminados por el país; a conocer a los nuevos parientes nacidos por allá; y a cumplir en caso de fallecimiento de compadres y amigos arraigados en otros pueblos venezolanos. Como contrapartida, también ofrecía franco y de puertas abiertas su hogar a los visitantes que vinieran de Tierra Firme a disfrutar de las bondades de Margarita y Coche.

Las familias pudientes de la Isla mandaban además por barcos a sus hijos a continuar estudios en las universidades nacionales, por inexistencia de las mismas en la región, o a formarse como maestros en las escuelas normales, razón por la que tanto maestro margariteño regó de conocimientos y buenas letras el país. Era la época del encargo, de la famosa cajita de alimentos y meriendas propias de Margarita, y de la cartica casera e informativa a los parientes en la Venezuela
continental.

EL TRANSPORTE ANTES DE LOS FERRYS

Comenzando el siglo XX se hizo famosa una embarcación de transporte de pasajeros y carga llamada “La Telemina”, cuyo accionar principal era de Margarita a la Costa Firme de Sucre y Anzoátegui; y posteriormente gozaron de gran renombre, entre los años 50 y principios de los 60 las lanchas “María Rosario” y “Rosa Eugenia”, que desde Juan Griego llevaban y traían pasajeros a Puerto La Cruz y La Guaira. Las dos naves habían prestado servicios menores en la armada estadounidense en la II Guerra Mundial, y luego, ya en Venezuela, en el Lago de Maracaibo. Allá fueron adquiridas por el naviero margariteño Héctor Millán Boadas, que las nombró como sus hijas.

Francisco Suniaga, en el artículo “La María Rosario y la Rosa Eugenia”, publicado en el portal Prodavinci, señala que “fueron las primeras lanchas que otorgaron a los pasajeros margariteños comodidades que hasta entonces eran desconocidas por ellos en sus travesías a tierra firme. Habían sido diseñadas para el transporte de personas y por tanto contaban con salones y cuchetas (camarotes) aislados del ruido y de los gases del motor (algo que no ocurría con otras lanchas que fueron motorizadas luego de haber sido barcos de vela). Contaban con baños para damas y caballeros y un barcito donde vendían refrescos y chicha A1”.

“A los pasajeros –seguimos con Suniaga- se les dotaba con unas sillas de extensión de madera y lona donde podían dormir (arropados con el entonces imprescindible “paño ‘e mota”). El pasaje general costaba 30 bolívares y los que llegaban primero tomaban los camarotes, no había diferencias en el precio. Eran barcos muy limpios, con pisos de linóleo y perfectamente mantenidos por sus tripulaciones. También fueron los primeros barcos margariteños de pasajeros en cumplir con todas las normas internacionales de seguridad; contaban con salvavidas, botes y balsas suficientes para las situaciones de emergencia. En cualquier caso, es importante destacar que jamás tuvieron un accidente ni emergencia que generara daño a los pasajeros”.

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

El Virgen del Valle II era el único barco operativo de la empresa. En la foto cuando comenzó operaciones en la Isla en 2013. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Empero, como nada es eterno y con la aparición de los ferrys, tuvo su final el accionar de estas dos motonaves que tantos gratos recuerdos dejaron entre margariteños y cochenses. Una nueva etapa comenzó para Nueva Esparta en el año 1957 con la puesta en servicio de Ferrymar, de los hermanos Bartolo Rojas y Estílita Torcat; Naviesca en 1959 de Rafael “Fucho” Tovar y accionistas menores, convertida en 1970 en Conferry; y en los años 60 Intumaca de “Licho” Fermín.

UNA PARTE DE MARGARITA...

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

El Carmen Ernestina que navegó desde 1999 se hundió en Puerto La Cruz en 2016. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Bajo el lema “Una parte de Margarita que navega en el mar”, rápidamente Conferry se adueñó del mar entre Margarita y el resto del país. De las modestas naves que comenzaron sus labores en 1959 pasó en los años 70 a contar con los más modernos buques de pasajeros jamás vistos en Venezuela: “Concepción Mariño”, “Cacica Isabel”, “Carmen Ernestina”, “Lilia Concepción”, “María Rosario”, “Rosa Eugenia”, “Talling Autoexpress”; y después fueron incorporados los ferris “Virgen del Valle II”, “San Francisco de Asís” y “Virgen de Coromoto”.

En particular y provechosa simbiosis, el momento estelar de Conferry coincide con el esplendor del Puerto Libre; es decir en la década de los 70. Desde la implantación de la Zona Franca, en 1967, que en el 1975 se convirtió en el Régimen del Puerto Libre, hubo como un redescubrimiento de Nueva Esparta por los venezolanos y además internacionalmente Margarita fue posicionada turísticamente como “la Perla del Caribe”.

Cientos de miles de visitantes venían a nuestras islas ya no solo por el disfrute de las playas y demás atractivos naturales, sino también, y en mayor grado para muchos, poder comprar a bajos precios la variadísima gama de mercancías que los comerciantes ofrecían en sus atiborradas y vistosas tiendas.

También, aunque “Fucho” Tovar ya era muy popular en Margarita y Venezuela, Conferry se convirtió en su brazo ejecutor, mediante la creación de una fundación, para el auspicio de múltiples obras sociales y el mecenazgo de actividades culturales. Además, infinidad de ayudas de carácter personal salieron de la comprobada querencia de “Fucho” a sus coterráneos. Así, con el apoyo de la gente de nuestras islas pudo convertirse en gobernador de Nueva Esparta en 1995 y aunque electo para un segundo período lamentablemente falleció en 1999.

CON LA ESTATIZACIÓN VINO EL MARTIRIO

El 26 de septiembre de 2011 el presidente Hugo Chávez anunció la estatización de Conferry con estas palabras: “Hoy aprobé la nacionalización; es ocupación temporal y expropiación de la empresa Consolidada de Ferrys, Conferry (…) Ya basta. Eso es un desastre, vamos a nacionalizar eso…”. Posteriormente, en Gaceta Oficial 39.766, se publicó el decreto 8.486 que ordenó la adquisición forzosa de los bienes de la empresa.

Indicaba el decreto que el gobierno tomaría el control de los cuatro ferrys convencionales y los tres de alta velocidad “aun cuando dichas naves no fueran propiedad de la empresa”. La medida incluyó también bienes muebles e inmuebles. Así cayó en manos del Ejecutivo nacional el equipo Guaiqueríes de Margarita.

Como motivo de la drástica medida, se alegó el desmejoramiento de la atención, altas tarifas, y las continuas quejas y críticas de los usuarios por el servicio. Además, apuntó el decreto que se buscaba la “reivindicación del derecho del pueblo venezolano a un acceso oportuno, eficiente y digno al transporte marítimo desde y hacia la Isla de Margarita”; a la vez que se establecía la garantía de los derechos de los trabajadores y ordenaba la negociación para la adquisición de Conferry.

A la empresa, que fue adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Transporte (MPPT), al poco tiempo se cambió el nombre por el de La Nueva Conferry; pero la promesa de un mejor servicio no pasó del apunte en papel y solo tuvo de novedoso el color rojo que sobresale en su logotipo. De las deficiencias de antes se pasó a la inoperancia de ahora, con sus buques fuera de servicio o hundidos ante la indolencia del Gobierno que la expropió bajo el argumento de su optimización; razón por la que muchos margariteños y venezolanos añoran los tiempos en que “Fucho” Tovar capitaneaba sus naves hacia puerto seguro de progreso y bienestar.

A pesar de la insistencia de los periodistas en buscar la fuente oficial para conocer el destino de la empresa estatal no fue posible la versión de ningún vocero.

"Aprobé la nacionalización; es ocupación temporal y expropiación de la empresa Consolidada de Ferrys, Conferry (…) Ya basta. Eso es un desastre, vamos a nacionalizar eso, vamos a poner operativos todos esos buques, la seguridad de nuestro pueblo, de nuestra gente que viaja para Margarita, el turismo es muy importante”. Presidente Hugo Chávez, 26 de septiembre de 2011.

FUERA DE COMBATE

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

El ferry María Guevara, estuvo más de 13 años en estado de abandono en El Guamache hasta que se hundimiento 2011. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

De las embarcaciones de Conferry unas están fuera de combate y otras hundidas, usando el argot militar. Así tenemos que de los siete ferrys estatizados a la familia Tovar Mata, están fuera de servicio “Concepción Mariño”, “Cacica Isabel”, “Lilia Concepción” y “María Rosario”; mientras que se hundieron en manos del gobierno “Carmen Ernestina” y “Rosa Eugenia” en Puerto La Cruz; en tanto que el “Talling Autoexpress” se fue a pique en Guanta. De las otras naves que entraron en servicio a partir de 2013 “Virgen del Valle II”, “San Francisco de Asís” y “Virgen de Coromoto”, la primera está en mantenimiento y las otras inactivas.

A FALTA DE CONFERRY

Ante la ausencia de Conferry, el servicio que antes prestaba se lo disputan Naviarca y Navibus, en rutas como Puerto La Cruz y Cumaná; junto con las lanchas que salen desde el Faro de Porlamar con destino a Chacopata.

"TELEMANIA"

Una de las embarcaciones más emblemáticas de Margarita en la primera mitad del siglo XX. Se le menciona en diversas canciones populares, entre ellas “El Capitán”, dedicada a su conductor, el marino cochero Eleuterio “Tello” Rodríguez. La “Telemina” no solo transportaba pasajeros sino víveres, encomiendas y maquinarias livianas entre Porlamar y la Costa de Paria, llegando también a Puerto La Cruz.

¡QUÉ TIEMPOS!

En 2008 Conferry transportó más de tres millones de pasajeros, alrededor de quinientos mil vehículos particulares y más de cien mil gandolas entre la isla y costa firme. Pocas empresas navieras en el mundo pueden exhibir esas cifras”..

VOCES DE LA CALLE

Carlos Rodríguez, comerciante. “En 1967 en un ferry de la empresa Intumaca vine a Margarita por primera vez desde Caracas con mis padres y hermanos. Se formaron largas colas en Puerto La Cruz, pero como era algo nuevo lo disfruté. Después viajé mucho en Conferry, que aunque con fallas, como en todos lados, junto con la crisis económica que ya se asomaba, la ceguera y prepotencia del gobierno llevaron a su expropiación, acabando con la mayor empleadora del estado. Hoy motonaves hundidas, carcazas oxidadas y desolación total. Todo lo que han expropiado lo han arruinado”.

RECUERDO DEL PUENTE

Foto: CORTESÍA

El diputado de la AN, Orlando Ávila. / Foto: CORTESÍA

En tiempos de la presidencia de Luis Herrera Campins (1979-1984), se abrió la posibilidad de construir un puente a Margarita desde Sucre, el cual permitiría el tránsito de pasajeros y carga entre Tierra Firme y nuestras islas –porque también enlazaría a Coche-, lo que generó una gran diatriba entre defensores del proyecto y detractores, quienes tildaban a los otros como “puentíferos”.

El diputado de la AN, Orlando Ávila, recuerda que los primeros consideraban que era factible su construcción, desde Chacopata hasta Coche y luego de Coche a Margarita, en 28 kilómetros aproximados, y que además traería aparejados varios servicios como el de electricidad, por ejemplo.

En tanto que los segundos manifestaban que Nueva Esparta perdería su condición de insularidad. “La idea no prosperó, aunque algunos consideran que pudo haber sido la solución a los males que actualmente atormentan a la región desde la innecesaria expropiación de Conferry y la paralización de su flota, que ocasiona escasez y alto costo de los alimentos que entran a Margarita, por la dificultad de su transporte, así como impacta con su negatividad en el turismo, sobre todo al nacional, porque, ¿quién va a venir sin garantía de entrada o de salida?”, dijo Ávila.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES