Porlamar
16 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 24°C






Identidad gastronómica insular
El movimiento gastronómico margariteño actual es una oportunidad y una estrategia para la revitalización cultural y el desarrollo productivo creativo
Verni Salazar

11 Oct, 2018 | Cuatro factores identifican a los pueblos: el territorio, el idioma, la religión y la comida. De estos, la comida es la de mayor permanencia porque se convierte en factor de unidad, resistencia y perdurabilidad que, junto al paisaje, está íntimamente ligado a la identidad.

La gastronomía es una de las expresiones más sensibles de la identidad de los pueblos. Es la relación entre cultura y alimento, el reflejo de la identidad cultural y el resultado de la fusión de costumbres y, en la venezolana, resaltan la originalidad, la diversidad y la fusión de sabores gracias al fruto característico del mestizaje de lo indígena, lo español-árabe y lo negroide.

Así Certeau, 1996, expresa:“Los hábitos alimenticios constituyen un espacio en donde la tradición y la innovación tienen la misma importancia, en donde el presente y el pasado se entrelazan para satisfacer la necesidad del momento, producir alegría al instante y convenir las circunstancias”.

El origen de la comida margariteña está en la fusión que se dio en la isla de Cubagua con el encuentro de la población aborigen con las corrientes europeas y africanas. La explotación perlera permitió a los cubagüenses disfrutar de los más ricos manjares que llegaban de Europa y que se trasladaron hacia Margarita que, con menos poder adquisitivo, exigió una reinvención de la cocina con los ingredientes que allí se producían, entre ellos nuestro ají, presente e imprescindible en casi todos los platos de la cocina insular, y los pocos que llegaban de fuera.

La diversidad cultural presente en la formación de nuestra gastronomía además de enriquecer la cocina autóctona aborigen, ayudó a formar la identidad gastronómica que se fue creando y recreando con el devenir de los tiempos, que se fue adaptando a nuestras características geográficas, climáticas, económicas y sociales y culturales.
Por eso puede decirse que la cocina margariteña es producto de la solidaridad que nos caracteriza como pueblo, arraigada y estrechamente enlazada con la naturaleza proveedora y con el intercambio de ingredientes; un vínculo de convivencia y participación.

De las preparaciones que la componen, el sancocho de pescado es elemento especial, plato digno de nuestros antepasados que perdurará por siempre y en el que el producto del mar se mezcla con ocumo, auyama, plátano topocho, yuca, ají, ajo, cebolla, limón, sal y, por supuesto, la arepa que no debe faltar. Entre quienes le dieron relevancia, todos con buena mano en la sazón, hay que recordar a Cachicato y Rómulo Castillo en las costas del Morro de Porlamar; Gacho y Dorina en El Tirano; “Chica” Guerra y Chamaco.

El movimiento gastronómico margariteño actual es una oportunidad y una estrategia para la revitalización cultural y el desarrollo productivo creativo, en tanto representa lo cotidiano, comunitario, simbólico e identitario de nuestra margariteñidad, porque la gastronomía es expresión de la cultura, símbolo de identidad y estilo natural y espontáneo en la vida de un pueblo.

Efraín Subero, expresó:“En el fogón margariteño las brasas siempre estaban encendidas, porque, como señal de vida, la vida insular estaba siempre viva y esperanzada por cuanto más mal anden las cosas. Dios proveerá”. La gastronomía Insular es Identidad…Yo Soy identidad.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES