Porlamar
10 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






La maldición del centralismo
El tío asevera que la perversión es tan grande que hasta para pedir que le reparen a uno el teléfono de la casa, hay que llamar a un número de Caracas y sentarse a esperar no se sabe cuánto tiempo, a que ocurra un milagro.
Marcos Tineo

7 Oct, 2018 | A la luz de las cosas que están pasando acá en la isla y en todo el país, estoy entendiendo el porqué de la tirria que el amigo Joselino, que es más estudiado que yo, le tiene al llamado centralismo, política del Embustero y su camarilla que a su modo de ver perjudica grandemente a los habitantes de las regiones y evidencia la falsedad del federalismo tan cacareado antes por el Difunto”.

Esta parrafada me la soltó el tío Caballo Rojo, luego de invocar a la Virgen del Valle para que nos bendiga. “Me explicó Joselino que centralismo y federalismo son cosas contrarias, antagónicas, porque mientras el primero pone todo el control del país, todo el poder en manos de un hombre, de un grupo, la federación acerca ese poder a la gente y permite que en cada estado se tomen las decisiones que correspondan a cada situación, de acuerdo a las características y condiciones de esa misma zona.

Por poner un ejemplo, los planes de desarrollo de Margarita y Coche, islas propicias a la pesca y el turismo, no pueden ser los mismos que los de Apure o Barinas, cuyas condiciones de prestan para la cría de ganado”. Explica Caballo que lo mismo pasa con otros aspectos de la vida regional, a los cuales hay que aplicar líneas de acción de corte nacional, pero adaptadas a las particularidades de cada zona.

Además, resalta que una de las cosas más importantes del federalismo es que facilita la toma de decisiones para la solución de los problemas de la gente, o sea, que no hay que esperar que venga alguien de Caracas para decirnos cuándo y dónde debemos atacar el dengue y el paludismo, pues somos nosotros los que sabemos por dónde comenzar a fumigar.

“El problema es que la doctrina federalista de Ezequiel Zamora, tan cacareada por el Difunto con su Árbol de Tres Raíces, ¿se acuerdan? y remachada por el Embustero, es completamente contraria a lo que en la práctica han venido haciendo a lo largo de este proceso, o sea, quitarle poder y peso a las regiones, lo que no estaría mal si eso funcionara, pero lo que vivimos en la Isla demuestra lo contrario.

Recuerda que “tenemos una policía intervenida y desde entonces, según cuentas del propio régimen, la delincuencia ha aumentado en el estado. Se agarraron la recolección de basura y estamos inundados de podredumbre y de zancudos porque ahora no la recogen como debe ser, los jefes de los hospitales de Juan Griego y Punta de Piedras no retiran los recursos destinados por el gobierno regional para el mantenimiento de esos centros, pues prefieren que se contaminen antes que reconocer que acá hay un gobernador que no es rojo rojito; todo lo cual atenta directamente contra la vida de residentes y visitantes de esta región”.

El tío asevera que la perversión es tan grande que hasta para pedir que le reparen a uno el teléfono de la casa, hay que llamar a un número de Caracas y sentarse a esperar no se sabe cuánto tiempo, a que ocurra un milagro y aparezca una cuadrilla que reponga la señal.

“La cosa se hace más grave porque frente a todos los problemas que sufre la población, la solución que aplica el Embustero es sacar el garrote y caerle encima a quien proteste, lo que mantiene aterrorizada a la gente. Por todo esto, le doy la razón a Joselino cuando dice que el socialismo del siglo veintiuno y su manía centralista es una maldición”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES