Porlamar
19 de junio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






En qué lío nos metió usted poeta Lira (II)
– Nos vemos, Poeta, vaya con Dios, con el Cristo de Pampatar y, con la Virgencita Del Valle !... ¡ Aunque usted se queda con nosotros y con la carcajada de todas sus vivencias y ocurrencias !
Perucho Aguirre

28 Sep, 2018 | Así lo pronunció El Bachiller Inocente “Macata” Figueroa, notificado y, convocado desde el recuerdo en relación al Caso del Poeta José Lira Sosa.

“Señores y Señoras. Muchachos y niños…”

“Había arribado de Maturín a nuestro Colindante, desde su inolvidable floresta, su pueblo. De árboles y copiosa lluvia al Colindante. Aquí en el que fuera, Pueblo de La Mar. Arte y pedazo de calle de –hasta no hace mucho- nuestro terrón insular que, al instante hizo suyo. Es la condición y esencia inquebrantable de todo Poeta, uniformado como tal. Al Colindante. El de los caminitos de Güamache, tunas y cardones, yaques y abrojos…Ah, y de aguas cristalinas, paz; incuestionable paz, para jugar y beber de su cantarina corriente y, claro, de la Paraulata que no tocó esta vez la diana de despertarnos a todos! Colindante de aderezar la vida, de los sueños y las buenas respuestas. Al de balones, arcos de Futbol y Caimaneras encendidas de gritos, protestas y discusiones del famoso Chef de Cocina, orgullo de los Porlamarenses y, amigo leal, “Cachicato”, porque casi todas las tejas de la ranchería de vender sus comidas de excelente sabor marino las tenía rotas por causas de la jugadera de pelota. El Colindante de inquietudes juveniles y travesuras. Así lo halló Él, el Poeta Lira y, se sabe que es así. ¡Consta en la mente de nosotros! De cuando Antonio Oliveros, el pai de Licho Guilarte, machete amolado y conuco en hombros, voz profunda y extremadamente mandona, jamás, permitía que le tocaran un conejo, un potoco y mucho menos, una iguana… Las zábilas convocaron sus silbidos para hoy. Los yaques, sus maracas viejas y ya apareció, Julián Queto, marímbola bajo el brazo. Aquí están Los Chipicales de Aniceto Rojas. El canto de no morir, el poema puro que no haya como que hacer y, llora desconsoladamente… ¡ En qué lío se metió usted hoy Poeta Lira ! Lipe Noriega con los aperos de vivir encima y bastante remendados, por cierto, lo ritmicó con su voz de Margarita asustada y de vieja arruga Guaiquerí “si no hace mucho de ahí del portón de mi casa, saludó y siguió pa´bajo y ¿ahora fallecido?... ” ¡Cómo es esa vaina!

¡Aquellos caminos de pan, tequiche y majarete! ¿Cómo es posible que la canta popular haya dejado de enamorarnos? ¡Las campanas del viejo pueblo, poeta Lira y tan cercas…! ¿Cómo oírlas si el ruido de ahora es estremecedor? Ayer ni la moto de Vitorino hacía bulla, aunque, roncaba demás! ¿Verdad, Vallito Rojas, que ya no suenan como antes las tocaba Vito Campanero…? El Bachiller “Macata” ni se secaba el sudor ¿Y, cómo? Se le había olvidado el pañuelo… “De allá, de donde nos están aguardando, poeta, desde el “BAR LA GLORIA” me mandaron a decir que así le ocurre a todo poeta”. ¿José Lira Sosa, la excepción? No, Poeta. Te llevarás este pedazo de Calle Guilarte, porque esa era tuya. ¡Tú la hiciste para ti! Te llevas el busto del San Rafael de Cabilla y cemento que hiciera Jesús Castro y, ahí, colocáramos el tuyo, para que Eucaris, tus hijos, nietos y todos nosotros, al verte, digamos ¡Hasta se ríe a carcajadas, el Poeta! ¡Jodedor El Poeta Lira, sí!

– Nos vemos, Poeta, vaya con Dios, con el Cristo de Pampatar y, con la Virgencita Del Valle !... ¡ Aunque usted se queda con nosotros y con la carcajada de todas sus vivencias y ocurrencias !

¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES