Porlamar
20 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Mito 5: La auto-compasión es egoísta
Los participantes valoraron su propio nivel de auto-compasión usando la Escala de AutoCompasión. Luego describieron el comportamiento de su pareja en la relación, con una serie de medidas de autoinforme, también indicando cuán satisfechos estaban con sus parejas.
Ubaldo Beade

10 Sep, 2018 | Muchas personas son suspicaces con la autocompasión porque la mezclan con el egoísmo. Muchas personas, por ejemplo, pasa una gran parte de sus días cuidando de sus familias y muchas de sus noches y fines de semana hace voluntariado en las organizaciones benéficas que apoya.

Criados en una familia que enfatizaba la importancia del servicio a los demás, ellos asumen que invertir tiempo y energía siendo amable y cuidando de sí mismos automáticamente significa que ellos estarían descuidando a todos los demás para sus propios fines egoístas. Ciertamente, muchas personas son buenas, generosas, almas altruistas, que son absolutamente severos consigo mismos mientras piensan que es necesario para su bondad en general.

¿Pero es la compasión realmente un juego de suma cero? Piensa en las veces que te has perdido en la agonía de la auto-crítica. ¿Estás centrado en ti mismo o en el otro, en este momento? ¿Tienes más recursos o menos para dar a los demás? La mayoría de la gente encuentra que cuando ellos están inmersos en la auto-crítica, tienen realmente muy poco margen de sobra para pensar en otra cosa que no sea su insuficiencia, como seres despreciables. De hecho, castigarte puede ser una forma paradójica de egocentrismo.

Sin embargo, cuando podemos ser amables con nosotros mismos y nutrirnos, muchas de nuestras necesidades emocionales se encuentran satisfechas, dejándonos en una mejor posición para enfocarnos en los demás. Desafortunadamente, el ideal de ser modesto, humilde, y cuidador del bienestar de los demás viene a menudo con el corolario de que nos debemos tratar mal a nosotros mismos.

Esto es especialmente cierto para las mujeres, quienes, la investigación indica, tienden a tener ligeramente bajos los niveles de auto-compasión comparado con los hombres, aunque ellas tiendan a ser más atentas, empáticas, y dadas hacia los demás. Quizás esto no es tan sorprendente, dado que a las mujeres se les enseña a ser cuidadoras —a abrir sus corazones de forma desinteresada a sus esposos, hijos, amigos, y padres ancianos— pero no se les enseña a cuidarse a sí mismas.

Mientras la revolución del feminismo ha ayudado a ampliar los roles disponibles para las mujeres, y ahora vemos más que nunca mujeres líderes en los negocios y la política, la idea de que las mujeres deben ser cuidadoras desinteresadas no ha desaparecido realmente. Solo que ahora se supone que las mujeres deben ser exitosas en sus carreras, además de ser las cuidadoras definitivas en el hogar.

La ironía es que ser bueno contigo mismo realmente te ayuda a ser bueno con los demás, mientras que ser malo contigo mismo solo se interpone en el camino. De hecho, recientemente llevó a cabo un estudio por Tasha Beretvas en la Universidad de Texas en Austin que exploraba si las personas auto-compasivas estaban dando más en las relaciones de pareja. Reclutamos a más de 100 parejas que habían estado en una relación romántica por un año o más.

Los participantes valoraron su propio nivel de auto-compasión usando la Escala de AutoCompasión. Luego describieron el comportamiento de su pareja en la relación, con una serie de medidas de autoinforme, también indicando cuán satisfechos estaban con sus parejas.

Encontramos que los individuos autocompasivos eran descritos por sus parejas como más atentos (por ejemplo: “gentil y amable hacia mí”), que aceptan (por ejemplo: “respeta mis opiniones”), y que apoyan la autonomía (por ejemplo: “me da tanta libertad como yo quiero”); que sus contrapartes auto-críticas, quienes fueron descritos por ser más indiferentes (por ejemplo: “no piensa mucho en mí”), agresivo (por ejemplo: “grita, acaba con toda la habitación”), y controlador (por ejemplo: “espera que haga todo a su manera”). Los participantes también informaron estar más satisfechos y sentir una conexión segura en su relación con parejas auto-compasivas—algo que tiene sentido.

Si yo me niego a darme y dependo de mi pareja para satisfacer mis necesidades emocionales, voy a comportarme mal cuando no sean satisfechas. Pero si yo puedo darme cuidado y apoyo, para satisfacer muchas de mis propias necesidades directamente, yo tendré más recursos emocionales disponibles para dar a mi pareja.

La literatura de investigación no es clara sobre si la auto-compasión es realmente necesaria para ser compasivo hacia los demás, teniendo en cuenta que muchas personas hacen un gran trabajo cuidando a los demás, mientras que a sí mismos se dan menos de lo que merecen.

Sin embargo, un creciente ámbito de investigación indica que la auto-compasión ayuda a las personas a mantener el acto de cuidar a los demás. Por ejemplo, parece que los consejeros y terapeutas que son autocompasivos son menos propensos a experimentar estrés y fatiga por compasión; están más satisfechos con sus carreras y se sienten con más energía, felicidad, y agradecidos por ser capaces de marcar una diferencia en el mundo.

Sigue en contacto con estas cápsulas de información que Lunes a Lunes te iremos brindando, para sepas mas del Mindfulness y sus beneficios. Si quieres un contacto más directo y vivencial puedes hacerlo en la Escuela de Emociones y Meditación Mindfulness.

Contacto en @ubeade Email: ubeade@gmail.com

Que la luz se extienda para todos hasta la próxima…




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES