Porlamar
15 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






La Asunción: religiosidad e identidad
"Amo a mi pueblo, porque mi pueblo es un conservador del pasado y es el pasado para mí la mejor de las devociones".
Verni Salazar

15 Ago, 2018 | Siempre en la frecuencia de mis vistas a la Ciudad de La Asunción, la veo distinta, siempre hay algo nuevo que me llama la atención, y no necesariamente es por lo nuevo, sino que en la visita anterior no me había fijado en algún detalle que me hace creer que la ciudad está en movimiento, la majestuosidad de nuestra emblemática ciudad la convierte en un conjunto arquitectónico, que a pesar del forzado modernismo, sale a flote ante cualquier afectación.

Lo imponente de esta ciudad, que debe ser orgullo de todos los neoespartanos, enclavada en el Valle de Santa Lucía, nos invita a caminar sus calles acompañado de los fantasmas que pululan por todas partes, en cada rincón, en cada alero, en cada esquina, en cada adobe, en cada repique de campana que irrumpe desde hace casi quinientos años el silencio eterno de La Ciudad, en cada soplo que baja de sus montañas para inundarla de frescura, en cada oración, en cada súplica a la patrona Nuestra Señora de La Asunción, que resguarda a toda su feligresía.

A propósito, el periodista Pedro Manuel Vásquez (1976) escribe:

"Uno piensa en ella en saltos espirituales, de recuerdo en recuerdo… La tranquila ciudad ofrece a los ojos que quieran contemplarla una enjoyada arquitectura que constituye legítimo orgullo para los margariteños… No importa que no haya nacido allí, que ni siquiera haya nacido en Margarita, pero la emoción que nace al uno contemplarla, florecerá en amor para quererla y admirarla…".

Esto y mucho más es La Ciudad, que aunque herida en lo más sublime de su sentimiento trata de resistir a esa vorágine devastadora que amparada en los tentáculos del progreso, pretende seguir deshonrando su fisonomía, así José Lino Quijada, en 1976, plantea: "La Asunción está esperando que se le reconozcan sus méritos y se la declare patrimonio Cultural… porque eso es La Asunción: un jardín. La Asunción siga siendo como en sus orígenes, un timón de paz, de sosiego, de cariño y de amor".

Es la esperanza porque sea reconocida como baluarte indiscutible de la espartanidad, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en la indiscutible y perentoria tarea de su conservación, así la recordaba en 1931 Jesús Marcano Villanueva: "España vive en aquellos muros y vive también en la armonía de aquella campana que a la hora del alba, despierta el silencio de mi pueblo humilde, hoy me he dado íntegro a la realización de este recuerdo.

Amo a mi pueblo, porque mi pueblo es un conservador del pasado y es el pasado para mí la mejor de las devociones.

La eterna capital de Margarita sabe conservar su gloria en la imponente realidad de su silencio… recordar, sí, nada mejor que recordar lo que se ama. Y soñar, soñar mucho, lentamente con la mirada caída sobre el pasado esplendoroso, en espera de la estrella sonante…".

La Asunción, remanso de vida que alimenta la nostalgia de un pasado de gloria que espera latente desde lo incólume de su alma la puesta en valor de todos los elementos materiales y espirituales que la conforman, mientras tanto desde el campanario de su catedral, sus fantasmas vigilan nuestros pasos. La Asunción es Identidad… ¡Yo soy Identidad…!




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES