Porlamar
15 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






El 15 de agosto celebramos con la Patrona de Margarita
El patronazgo de Nuestra Señora de la Asunción sobre la Isla nace alrededor
de 1568. Para la fecha todas las autoridades insulares residían en La Asunción.
Carlos Villalba-Luna

Foto:ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Nuestra Señora de La Asunción será homenajeada. / Foto:ARCHIVO SOL DE MARGARITA

15 Ago, 2018 |En un valle donde confluye el paisaje xerófilo de Matasiete con el verdor de El Copey; regado por la brisa salitrosa de Guacuco, está situada La Asunción o la Ciudad, como también se la conoce desde 1600, cuando el rey Felipe III eleva de categoría a la villa, que contaba con gente principal, muralla, plaza mayor, acueductos y casas altas; igualándola en privilegios con urbes de España y de sus dominios en ultramar, al conferirle título de Ciudad.

Efraín Subero, en “La Ciudad y las ciudades”, señala que “La Asunción siempre ha sido una ciudad titular que nunca ha desmerecido su título (…) Puede llegar a omitirse su nombre propio. Si usted menciona a la Ciudad, todo el mundo sabrá que habla de La Asunción. Porque Margarita no tiene otra ciudad”.

Fue un poblado itinerante de la Margarita precolonial, con existencia hacia 1527. En 1562, luego del terror impuesto en Margarita por Lope de Aguirre, el capitán Pedro González Cervantes de Albornoz, viendo que los vecinos se negaban a vivir a orillas del mar por temor al regreso del maremoto; con gran diligencia, como asegura el testigo Juan Fernández: “tornó a juntar la gente que había quedado dispersa y pobló la ciudad en la parte que hoy está, que se llamaba Santa Lucía el sitio, y dejaron la del pueblo de La Mar, que dicho tirano había tomado y saqueado”.

El 27 de septiembre de 1574, refiere Guillermo Morón en “Historia de Venezuela”, una “información levantada por la gobernadora (Marcela de Villalobos) se hace en la villa de La Asunción, como se llamará hasta cuando el 27 de noviembre de 1600 se le da el título de Ciudad”. Seis años antes se inician los trabajos de la iglesia mayor, y probablemente para la época, con la llegada de una nueva imagen, cambia el culto de Santa Lucía, cuyo día es el 13 de diciembre, por la advocación de la Asunción de la Virgen, al 15 de agosto, día de tan importante celebración católica.

Patronazgo sobre Margarita
Es de destacar que el calificativo de Patrona de Margarita para Nuestra Señora de La Asunción nace por ese tiempo, pues todas las autoridades de la Isla ya residían desde 1568 en La Asunción, incluyendo al teniente de gobernador, Pedro de Angulo; cabildo, justicia y regimiento, y demás oficiales reales, quienes se trasladaron desde la villa del Espíritu Santo para su nuevo asiento, por ofrecer mayores ventajas de defensa ante piratas o corsarios.

Refiere el Hermano Nectario María en “Un gran santuario de Venezuela: La Virgen del Valle de Margarita”, que aunque los vecinos principales de la villa del Espíritu Santo pasaron a poblar a La Asunción, “dejaron encargados al frente de sus haciendas, con negros e indios para los trabajos (…) como también dejaron a la imagen (de la Virgen del Valle) en la pequeña iglesia de su pueblo”.

La mezcla entre Espíritu Santo, Santa Lucía y La Asunción, es base de la confusión entre los patronazgos de Nuestra Señora de la Asunción y la Virgen del Valle por cuanto, al ser la primera Patrona de Margarita, ostenta menor jerarquía, subsumida dentro del protectorado oriental que tiene Nuestra Señora del Valle. Es decir, que la virgen asuntina extiende su amparo en la Isla, mientras que la vallera amplía su gracia a todo el oriente del país.

Otro factor de desconcierto viene dado porque fue un día de celebración de la elevación de la Virgen María al cielo, de fiesta en la ciudad de La Asunción, el 15 de agosto de 1981, cuando Nuestra Señora del Valle fue exaltada como Patrona de la Armada y de la Marina de Venezuela. Empero, solo se trata de un asunto de carácter religioso entre dos advocaciones de la misma Madre María.

Festividad

“Cheguaco” Salazar Franco, en “La Asunción, Ciudad Procera”, apunta que “las festividades de Nuestra Señora de La Asunción (…) o la Patrona, como también se le decía y se le sigue diciendo, eran las únicas en Margarita que tenían una característica netamente religiosa. Misas, vísperas, salve o rosario (…) y la vocinglería de los vendedores de maní y de semillas de merey, de empanadas, de café, de cacao, de dulces, de panes (…) y de cuanta merienda se producían en las propias casas asuntinas, y profusión de fuegos artificiales (…) Y el día principal, el 15 de agosto, los maravillosos sermones y las procesiones por varias calles de la Ciudad, engalanadas y embanderadas con la insignia de la Virgen”.

La gran satisfacción de la gente era estrenar ese día. Había dos juntas receptoras de contribuciones, una de mujeres para el “Día de la Patrona” y otra de hombres para la “Octava”. “Las fiestas de Nuestra Señora de La Asunción o de La Patrona –finalizamos con “Cheguaco”- han cambiado en su estructuración. Ahora las organiza una sola junta y se acabó la competencia entre Día y Octava, y hasta la obligación de estrenar o vestir las mejores galas (…) Solamente han quedado los mayordomos, quienes cotizan regularmente para las fiestas, manteniendo en parte la tradición”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES