Porlamar
14 de agosto de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Café mañanero privación de los margariteños
Lo que antes era para los insulares un hábito diario al pasar por alguna panadería o venta ambulante, es ahora todo un lujo.
Martha León | @LeonMartik

Foto: Yanet Escalona

Cafecito ahora es un lujo. / Foto: Yanet Escalona

18 Jul, 2018 | El café es una bebida que forma parte de la cotidianidad de los hogares venezolanos, pero debido al alto costo que tiene hoy en el mercado, ha dejado a más de uno sin la posibilidad de ingerir ese tan deseado cafecito mañanero.

Y es que la cultura del insular y del venezolano está ligada a una tacita de líquido negro o en sus diferentes versiones, siendo además en estos días la opción de muchos que emprendieron el trabajo informal, con un termito, una mesa en la plaza, las esquinas o cercano a entidades públicas o privadas.

Amparo Rodríguez, oriunda de La Asunción, mencionó que un cafecito pequeño tiene dos precios, si es con punto de venta, su valor es de 50 mil bolívares y en efectivo es de 30 mil bolívares, asimismo un café grande con leche o negrito con punto de venta cuesta 100 mil bolívares y 80 mil en efectivo.

Rodríguez indicó que antes tenía un negocio de comida, pero debido a la escasez que se vivió y al alto costo de todos los productos, tomó la alternativa de vender café, con lo cual “le alcanza para algo”, porque lo que más vende es por punto de venta.

Rosa del Valle Anés, quien es oriunda de La Asunción y tiene 10 años trabajando con la venta de café, narró que antes tenía de todo, porque vendía refrescos, malta, jugos, chocolate de todo tipo, galletas, entre otras cosas, "hoy lo único que me quedó fueron las sillas, las mesas y los clientes que siempre vienen a buscar su café mañanero".

“La venta de café no da como antes, ya no es rentable porque lo tengo por debajo del costo del producto". Agregó que “antes sabía el costo de un vasito pequeño de café, hoy no porque todos los días suben los vasos, el café y el azúcar, ya no me molesto en saberlo”, recalcó Anés.

Asimismo resaltó que vende solo en efectivo para luego poder comprar alimentos más baratos en el Mercado municipal de Conejeros.

Constatando los precios observamos que el incremento en el valor de una taza de café en una panadería a diferencia de un vendedor ambulante es excesivo, el costo de un café pequeño negrito o con leche es de 500 mil bolívares y un vaso de café grande tiene un valor de 900 mil bolívares.

Indudablemente para los margariteños, la opción es una pequeña taza de café negrito a su paso por los vendedores informales porque no todos tienen para pagar en las panaderías el lujo de un café.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES