Porlamar
18 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Joropo no… ¡jarabe tapatío!
Me preocupan las ideas de Andrés López Obrador. Viene con un discurso muy parecido al de Chávez.
Carolina Jaimes Branger

9 Jul, 2018 | Este artículo es para los mexicanos. De manera que si usted, amable lector, conoce a algún mexicano, por favor compártalo. Seguí con interés las elecciones en el hermano país, principalmente porque tengo mucha gente querida viviendo allá. Pero también porque lo que sucede en México repercutirá en toda América.

Cuando en 1998 Hugo Chávez comenzó a subir en las encuestas y dejó atrás a Irene Sáez (a quien un gurú-gana-elecciones español le había dicho en noviembre del año anterior que podía acostarse a dormir durante un año, que se despertaría convertida en presidente de la República, ya que una diferencia tan abismal como la que ella le llevaba a su contrincante más cercano era imposible de remontar), voces sabias advirtieron del peligro que representaba Chávez por su cercanía con Fidel Castro. Sin embargo, cuando Chávez ganó, muchos desecharon las advertencias diciendo que “Venezuela no era Cuba”, que estábamos en tierra firme, que Cuba era una isla y que aquí jamás sucedería lo que pasó allá. El resto es historia: pasó y estamos peor.

Me preocupan las ideas de Andrés López Obrador. Viene con un discurso muy parecido al de Chávez. Incluso durante la campaña se mostró más explícito que el venezolano, quien en 1998 fue un maestro del disimulo: toreó preguntas, evadió repreguntas y dio respuestas estereotipadas. Como Chávez, López Obrador cree saber de todo y que como dice la ranchera, su palabra será la ley. Vi el video donde se refiere a Pemex, la estatal petrolera mexicana, donde pontifica que no se necesitan los profesionales, porque todo el trabajo lo hacen los obreros. Así mismo llevó Chávez a PDVSA por el camino de la bancarrota y la destrucción. Se burló de la meritocracia, despidió no solo a la plana mayor, sino a 20.000 empleados profesionales y técnicos que en su haber contaban con miles de años de estudios y preparación y que no en balde convirtieron a PDVSA en una de las cinco empresas petroleras más importantes del mundo. Si Pemex también se viene abajo, será una tragedia para toda América.

Amigos mexicanos, no se confíen. No bajen la guardia en ningún momento. Cuiden sus instituciones, porque son las únicas que en un momento dado los pueden salvar. Y desde ya pónganse buenos zapatos, porque lo que les viene es joropo… perdón, jarabe tapatío.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES