Porlamar
15 de agosto de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Los suicidios opositores y la situación actual
Volvió a suicidarse al participar con desgano en el referéndum aprobatorio constitucional ese mismo año. Repitió su conducta suicida en el golpe de 2002, que triunfó en su inicio, pero que la estupidez de sus conductores echó por la borda.
Luis Fuenmayor Toro | lft3003@yahoo.com

12 Jun, 2018 | El Gobierno y la MUD son como Chacumbele. Teodoro Petkoff le endilgó este nombre a Chávez, pues “él mismito se mató”. Hablo, igual que Petkoff, de muerte política. No como los locos de las redes, que asesinan y amenazan a cada rato, y no es que no haya gente cuerda en Internet, pero la proporción de dementes y “dementas” en Twitter, Facebook, etc., supera la de la gente común.

Puede ser que los orates busquen las redes para actuar o que éstas conviertan a personas normales en perturbados mentales. En cualquier caso, las opiniones de los delirantes no tienen relación con lo que piensa la sociedad venezolana. Ellos están en el extremo de la curva de Gauss, a más de tres desviaciones tipo (standard) de la media de la población. La oposición hoy en el Frente Amplio, que no es ni frente ni amplio, se ha suicidado varias veces en estos 19 años chavecos y cuando se ha recuperado ha sido por los suicidios del Gobierno. Ninguno le ha hecho mucha mella al otro, pese a los discursos virulentos y al “agárrenme que lo mato”. La oposición se suicidó al permitir en 1999 que Chávez usara las morochas en la elección de la Constituyente. Con fuerzas similares, el chavecismo obtuvo todos los diputados menos cinco o seis de la oposición.

Volvió a suicidarse al participar con desgano en el referéndum aprobatorio constitucional ese mismo año. Repitió su conducta suicida en el golpe de 2002, que triunfó en su inicio, pero que la estupidez de sus conductores echó por la borda. Ese golpe le dio a Chávez control total de la FANB, que hoy sustenta a Maduro en el poder. No contenta con esta inmolación, a finales de 2002 e inicios de 2003 asume un “lock out” y un sabotaje de Pdvsa, a lo que llamó “huelga petrolera”.

Este fue el cuarto suicidio y Pdvsa pasó a ser roja rojita. Luego vino la abstención de 2005 en los comicios de la Asamblea Nacional, que le dio 5 años a Chávez para aprobar las leyes que quisiera, creando el andamiaje legal que permitió llegar a la situación actual.

Pero esa oposición, al igual que el gobierno, no se responsabiliza por nada de lo señalado. Su pretexto es la lucha contra el comunismo chaveco, homólogo de la guerra económica que, como excusa de su fracaso, aduce el Gobierno. El Gobierno se ha favorecido con los errores de los herederos de AD y Copei y ha podido sobrevivir y recuperarse en momentos difíciles. Derrota el revocatorio presidencial de 2004, gracias a los suicidios opositores de 2002 y 2003. Se hace de toda la Asamblea Nacional en 2005, cuando hubiera perdido el control de la misma. Esto le permite ganar la Presidencia de nuevo en 2006, pero su falta de cálculo sobre sus fuerzas le hace sufrir su primera derrota electoral nacional en 2007, cuando se rechaza la reforma constitucional ideada por Chávez. En 2015 pasó algo parecido al ser derrotado el PSUV en las elecciones de la Asamblea Nacional.

Esta situación, que preveía una derrota del Gobierno en las elecciones regionales y municipales, es superada al diferir las mismas y privilegiar el referendo revocatorio exigido por los suicidas de 2016 como prioritario. En 2017, esta oposición regresa a las movilizaciones de calle, numerosas y exitosas en su inicio, pero sustituidas luego por acciones vanguardistas de violencia de baja intensidad.

Las bravatas de jóvenes manifestantes, armados con piedras y bombas Molotov, sumadas a acciones violentas focalizadas en las ciudades, dejan un trágico saldo de muertos, heridos y detenidos, que terminan por alejar de las protestas a sus iniciales participantes. Este suicidio de 2017 llevó a la derrota en las elecciones de gobernadores, en las que los votantes opositores castigaron a su liderazgo absteniéndose de apoyarlos.

En su persistencia suicida, la MUD vuelve a llamar a la abstención en las elecciones de alcaldes y en las recientes presidenciales. La victoria de Maduro se da con una gran abstención y es calificada de pírrica por algunos de los suyos.

Se avivan las contradicciones dentro del gobierno y la FANB. Maduro se ve presionado a negociar y promete un viraje en su política económica, la liberación de los presos políticos y cambios radicales de sus políticas. Sus objetivos son yugular la injerencia extranjera y el golpe militar y acabar con la MUD, tareas nada fáciles.

Ha generado demasiados rechazos e incredulidad ante sus muchos engaños. El diálogo sólo podría existir con quienes lo enfrentan con medios nacionales, pacíficos, constitucionales y electorales. Pero para ello, los cambios no pueden ser cosméticos, tiene que haber un nuevo rumbo económico, social y político.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES