Porlamar
19 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Verdades verdaderas
Los grandes ganadores de lo que ocurre en Venezuela, son los países receptores de nuestros conciudadanos; profesores, médicos, ingenieros, técnicos en diversas áreas que pondrán sus servicios al desarrollo de esas naciones. Mientras que en Venezuela quedamos a suerte de un verdadero milagro, por la visión sesgada de una política de gobierno y oposición, que olvida las vicisitudes de la población.
JOSELINO SERRANO/ Joselino.serrano@gmail.com/ @jmserrano73

8 Jun, 2018 | Conmueve el hecho de ver, como tanta gente que están unidos por vía familiar o de amistad, parten hacia otras latitudes. Partida, que solo contiene el propósito de obtener una oportunidad, para el desarrollo integral del grupo familiar, estos llevan en sus equipajes esperanzas y fe. En esta aventura se adelantan algunos, para construir las bases que le puedan permitir una plataforma básica de vida, para sus familias, quienes se incorporaran luego. Estos últimos abandonan proyectos de vidas que de manera colateral, estaban diseñado para tributar al desarrollo de la nación. Y es aquí, que aparece la siguiente interrogante ¿Qué paso con los planes de la nación ideados por el Presidente Chávez, que nos hablaban de una Venezuela Potencia?, aunque para el desagrado de muchos yo si tuve una firme convicción hacia esos documentos rectores, por el solo hecho que me detuve a leerlos, analizarlos e interpretarlos. En los planes estaban establecidos el paso a paso, para que hoy no estuviéramos la situación que se nos presenta, la cual nos llena de una terrible y profunda tristeza.
El presidente Chávez dejó una vitrina de gestión que nadie puede negar, por mucha diferencia ideológica que pueda estar presente, dentro de las cuales podemos identificar: el viaducto hacia La Guaira, estructuras del plan ferroviario y de Metros en distintas ciudades principales del país, construcción de viviendas, masificación en la incorporación de nuevos pensionados, planes de infraestructuras en diversas áreas, puentes sobre el Orinoco, satélites Bolívar, Miranda y Sucre, gran parte de reconstrucción del Estado Vargas, instituciones modelos a las que le fue aplicada reingeniería organizacional gozando del reconocimiento en su momento de la ciudadanía (SENIAT, SAIME, ETC), apertura de nuevos tramos de autopistas, fomento un bloque internacional antimperialista bajo el consenso de otras naciones latinoamericanas y caribeñas, incorporación del Mercosur, entre otras grandes cosas que pueden clasificarse en el sector salud, educación, deporte, cultura, etc.
Para los últimos días del presidente Chávez, sumergido en su dolor consciente de la situación que le deparaba su estado de salud, inició un plan de reconducción de la política invitando a la reflexión –son muchos los videos publicados en la internet que dan testimonio de esto y protagonizado por el propio Chávez-. Se dedicó a escribir algunos textos para reconducir el propósito de la tesis socialista de Venezuela, llegoó a crear un cuerpo de inspectores adscritos al despacho de la presidencia, pensando que se le iba a dar a estos la debida lectura y acción que correspondía. Pero no fue así, después de su muerte pasó lo que en oportunidades pasa hasta en las mejores familias, vino la lucha por el poder. A partir de este momento apareció el fantasma de la conspiración, para la conformación de frentes de poderes, boicoteando con acciones voluntarias o involuntarias el desarrollo normal de lo que por más de una década se venía diseñando. Surgieron grandes eruditos, letrados y estrategas políticos con tendencia socialista, que hicieron uso de este modelo de gobierno, solo para proteger o apalancar su ámbito de oportunidad y ventajismo.
Se permitió altos niveles de complacencia e impunidad, dándole paso a ese germen viral llamado corrupción o tráfico de influencia, los planes de seguimiento, control, evaluación, mantenimiento, reposición, actualización, modernización, investigación, inversión, innovación, entre otros dejaron de ser unos elementos estratégicos y tácticos en el desarrollo que se había diseñado. El resultado hoy lo estamos viviendo, una infraestructura operativa desmejorada y menguada en su vida útil, dando paso a una diáspora e hiperinflación, que motiva la huida de la patria y entristece tantos corazones. Es verdad, los planes imperiales buscan destruir cualquier intento de surgimiento de las naciones en sub-desarrollo, su egoísmo da para eso y más. Pero es también una realidad, que lo que se hace mal, tiene un efecto retroactivo que hoy lo estamos viviendo. Los grandes ganadores de lo que ocurre en Venezuela, son los países receptores de nuestros conciudadanos; profesores, médicos, ingenieros, técnicos en diversas áreas que pondrán sus servicios al desarrollo de esas naciones. Mientras que en Venezuela quedamos a suerte de un verdadero milagro, por la visión sesgada de una política de gobierno y oposición, que olvida las vicisitudes de la población. Es momento que el caminante vuelva su mirada atrás, se detenga a revisar y aceptar las culpas para poder avanzar, lo cortés no quita lo valiente.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES