Porlamar
15 de agosto de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Alcohólicos inconscientes
El hijo de un alcohólico señaló que tal fue la recuperación de su padre que se vino a vivir con él a los trece años. Todo esto habla de la recuperación tan profunda gracias al trabajo de AA.
Fernando Castro Aguayo | fcastroa@gmail.com

9 Jun, 2018 | "Es heroico el trato con estas personas humanamente infaustas. Cada uno de nosotros pudiera ser una de ellas y necesitaríamos la ayuda de Dios y de samaritanos como los AA".

Darnos cuenta de lo que nos pasa requiere humildad, reflexión y rectitud. Pienso además que es un gran don de Dios conocerse y poder decir con verdad: "este soy yo". Recientemente estuve en una reunión de profesionales para divulgar el trabajo que "Alcohólicos Anónimos" (AA) realiza en Margarita.

La motivación es muy clara: las consecuencias del alcoholismo son profundas. Sus repercusiones familiares y en las relaciones sociales es de gran importancia. Por eso, con una gran sencillez habló un médico, un alcohólico controlado, el hijo de un alcohólico y el sacerdote.

Insistieron en la importancia de la "cultura de la sobriedad". Hoy se invita a los excesos especialmente en los varones, aunque también las mujeres en el afán igualitario malo. Estos consejos son una invitación al desenfreno, a la irresponsabilidad, y a la destrucción de la armonía familiar. Los gastos fruto del vicio, la violencia que se genera y el descontrol que se produce hablan de la miseria en la que se sume el alcohólico. El digno señor regenerado del alcoholismo fue la humildad viviente: "yo soy adicto al licor, a la droga y al sexo". Y añadió que hasta ahora he necesitado la ayuda de los demás para superar esas esclavitudes: hombre consciente de su debilidad y en este momento es armónico, estable, trabajador y familiar.

El hijo de un alcohólico señaló que tal fue la recuperación de su padre que se vino a vivir con él a los trece años. Todo esto habla de la recuperación tan profunda gracias al trabajo de AA.

Y el sacerdote: ¡gracias a Dios que hay gente que organizadamente se dedica a esta obra de misericordia! Es heroico el trato con estas personas humanamente infaustas. Cada uno de nosotros pudiera ser una de ellas y necesitaríamos la ayuda de Dios y de samaritanos como los AA.

Sin embargo, en todas está la imagen de Dios. Y a la inconsciencia de las adicciones se debe añadir el agradecimiento a Dios por iniciativas como esta. Son un recordatorio de que se pueden superar "esas barreras infranqueables de las adicciones".




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES