Porlamar
22 de febrero de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 22°C






¿Son acaso las mujeres más vengativas que los hombres desde tiempos inmemoriales?
Algo cómico que lo avala, es un hecho ocurrido en una excavación en Egipto, donde descubrieron la tumba de una pareja. Ambos sarcófagos enterrados por separado, con su propia piedra giratoria de entrada cada uno, en el mismo mausoleo. Disponían también, como es costumbre en esa cultura, de maldiciones dejadas por los residentes de dichos nichos para ser escritas en sus puertas y asustar así a los saqueadores...
Juan Ortiz | juanortiz051283@gmail.com

14 Feb, 2018 | Siempre ha sido público y notorio que a la hora de la venganza las mujeres son mucho más calculadoras y desenfrenadas que los hombres, llevando todo hasta la última instancia posible. Algo cómico que lo avala, es un hecho ocurrido en una excavación en Egipto, donde descubrieron la tumba de una pareja. Ambos sarcófagos enterrados por separado, con su propia piedra giratoria de entrada cada uno, en el mismo mausoleo. Disponían también, como es costumbre en esa cultura, de maldiciones dejadas por los residentes de dichos nichos para ser escritas en sus puertas y asustar así a los saqueadores y evitar que robaran sus pertenencias, tan necesarias en el más allá. Resultó que los arqueólogos al descifrar las maldiciones referentes a la tumba del hombre lograron traducir:

"Quien ose traspasar mis linderos no tendrá descanso en la necrópolis, los chacales mutilarán su cuerpo y esparcirán sus huesos por los cuatro puntos cardinales, quedará sin sombra, su alma será atormentada por escarabajos, sus hijos serán esclavizados y no dejarán descendencia. Yo, el que aquí habito, he dicho".

Luego, al traducir la maldición de la tumba de la mujer, descubrieron algo un poco gracioso:

"Quien ose traspasar mis linderos no tendrá descanso en la necrópolis, los chacales mutilarán su cuerpo y esparcirán sus huesos por los cuatro puntos cardinales, quedará sin sombra, su alma será atormentada por escarabajos, sus hijos serán esclavizados y no dejarán descendencia, además no hallarán trabajo y sus parejas les serán infieles siempre porque jamás podrán concretar su labor en la alcoba. Yo, la que aquí habito, he dicho".

Eran totalmente idénticas, salvo los pequeños detalles que sutilmente la fémina anexó.

(Todo lo aquí expuesto ha sido parafraseado y pertenece a una historia verídica que no recuerdo con lujo de detalles)




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES