Porlamar
15 de diciembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Desarrollo humano sustentable e ilimitado
Comencemos entonces definiendo primero qué es el ser humano: el ser humano es una fuerza o campo unificado donde convergen tres fuerzas o campos funcionales fundamentales, lo espiritual, lo mental y lo físico. Lo espiritual crea lo mental y este procesa los pasos en que se estructuran las células, los tejidos, los órganos y el cuerpo físico en general.
Ricardo Berroterán | drberroteran@gmail.com

30 Ene, 2018 | A partir de este momento estaré disponible por este medio para toda la comunidad margariteña, una vez más. Presentaré progresivamente el resultado de mis estudios, investigaciones y experiencias acumuladas durante el ejercicio de mi profesión tanto en la ciudad de Barquisimeto como en esta tierra oriental; más que todo serán informaciones y propuestas que cada quien podrá tomar según su criterio, siempre respetando las diferentes culturas y estilos de vida presentes en la convivencia social. Abordaré, para ello, diversos temas relacionados con la necesidad de enseñar la integración de todos los principios fundamentales de las diferentes disciplinas estratégicas diagnóstico-terapéuticas en el diseño de la estrategia terapéutica sustentable e individualizada conducente a la promoción, prevención, restitución y rehabilitación de la salud en general.

Comencemos entonces definiendo primero qué es el ser humano: el ser humano es una fuerza o campo unificado donde convergen tres fuerzas o campos funcionales fundamentales, lo espiritual, lo mental y lo físico. Lo espiritual crea lo mental y este procesa los pasos en que se estructuran las células, los tejidos, los órganos y el cuerpo físico en general. La armonía entre ellos en la continuidad de los tiempos sustenta la óptima calidad de vida que constituye la perfecta salud; la inarmonía entre ellos hace insostenible la misma y por lo tanto conduce a las diferentes gradaciones de enfermedades y limitaciones de funcionamiento del cuerpo humano, con las consecuentes situaciones de sufrimiento y dolor.

De igual manera podemos hablar de la naturaleza, el ambiente y el universo en general, ya que son una fuerza o campo unificado en el que está incluído el ser humano como resumen de toda su evolución y trascendencia en el transcurso del tiempo en este planeta; contiene simultánea y equivalentemente componentes espirituales, mentales y físicos. Su armonía sustenta su perfecto funcionamiento y óptima calidad de vida que coincide entonces con la perfecta salud universal e individual. Quiero decir con esto que la armonía del ser humano está conectada a la armonía del ser universal. Al respecto se dice en física cuántica que el aleteo de una mariposa resuena en cualquier parte de la galaxia en la que vivimos. Nuestra salud es proporcional a la calidad de vida de nuestro entorno. La razón fundamental por la que nos enfermamos es que perdemos e irrespetamos la indispensable conexión con lo natural. En sucesivas publicaciones iré presentando consideraciones ecológicas, sistémicas y energéticas pertinentes a estas consideraciones.

Estas apreciaciones permiten concientizar la importancia de la amplia disponibilidad de recursos con los que contamos en todos estos campos y niveles de existencia, son verdaderamente ilimitados, ya que si se saben administrar y ordenar podremos disponer de mayores y mejores soluciones. Las mejores de ellas son las que resuelven la mayor cantidad de problemas y trastornos de salud a mayor cantidad de habitantes de este planeta, incluyendo a las otras especies con las que convivimos.

Pero la realidad más resaltante en estas consideraciones es la necesaria evolución a la que está destinada la especie humana para ser cada vez más integrativa y creadora. Somos imagen y semejanza del creador, que es la característica fundamental del campo unificado, también conocido como Dios o divinidad y como tales debemos desarrollarnos cada uno y todos los seres humanos y los diferentes seres vivos con los que compartimos. Debemos aprender a armonizar fuerzas, energías, pensamientos y recursos materiales para poder incorporarnos al verdadero desarrollo de la humanidad como necesaria transformación en seres superiores llenos de valores, conocimientos y gran capacidad de servicio.

Todos estos elementos permitirán ir sustituyendo enfermedades, trastornos, insuficiencias, limitaciones, dificultades, incómodos envejecimientos y hasta la reducción de los factores que conducen a la muerte por actitudes, leyes y comportamientos de bienestar físico-mental, felicidad y larga vida en cada vez mayores y mejores espacios de paz, amor incondicional y prosperidad para todos en general. En la medida que esto se vaya sucediendo se irán incorporando habilidades, competencias y capacidades realmente ilimitadas.

Es importante entender que esto requiere de la sana inclusión de todos los habitantes de este planeta, solo juntos podremos alcanzarlo. La vida es el milagro más hermoso a cuidar. Hay que rescatar las ovejas perdidas como el buen pastor, no importa su nivel de vida; ignorantes, discapacitados, pobres, indigentes y hasta los soberbios cuyas mentes dirigen las tendencias más negativas y destructivas del planeta.

Incorporo en esta parte un elemento de la ecología referido a la relación localidad y globalidad. Debemos actuar como locales y sentir y pensar como globales, esta característica la incorpora la entrada de nuestro planeta en la Era de Acuario. La integración de la conciencia local y global irá haciendo la diferencia en la construcción de una salud pública perfecta capaz de garantizar el verdadero desarrollo humano sustentable e ilimitado.

Mi agradecimiento a la licenciada Mariela Contramaestre por permitirme realizar este servicio en colaboración con el resto del equipo que integra este prestigioso diario. Mi número de contacto es el 0416-450.7582 a través del cual estaré a la orden.

Sean felices, por favor.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES