Porlamar
22 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






A clases con hambre
En los medios maduristas no veremos que muchos padres y representantes no enviarán a sus hijos por no tener qué comer o falta de dinero, o porque las escuelas y liceos además que están destruidas en su infraestructura física ven cómo el programa de alimentación se convirtió en entelequia, o porque simplemente el transporte público ya no pasa por su barrio o pueblo.
JAVIER ANTONIO VIVAS SANTANA jvivassantana@gmail.com

11 Ene, 2018 | Por el hecho de vivir, el ser vivo se quema en una permanente combustión y es el alimento la sustancia que sostiene esa maquinaria en continuo funcionamiento. Cuando el organismo no puede obtener del medio las sustancias alimenticias necesarias para reparar el desgaste, está expuesto a la muerte (…) Al analizar a las familias de niños desnutridos, se encontró que las causas eran: salario muy bajo, mala distribución de ingreso, abandono precoz de la lactancia materna o ausencia de la misma, preparación deficiente de fórmulas lácteas y porcentaje alto de analfabetismo (…) se deduce que la desnutrición es un problema fundamentalmente social; depende de “la calidad de vida” que resulta afectada por los factores descritos: Pobreza y desnutrición marchan juntas.

Luis Beltrán Prieto Figueroa. “El maestro como líder. Principios generales de la educación”.

***

Que Héctor Rodríguez (abogado) y Elías Jaua (sociólogo) hayan pasado como ministros de Educación, el primero entre 2014 y 2015, y el segundo como actual responsable de tan importante despacho ministerial, sus designaciones revelan la ignorancia de colocar individuos para usurpar la función docente, es decir, es lo mismo de aquella máxima que se escuchaba en tiempos de la llamada cuarta república de otorgar “un carguito”, aunque fuera de “maestro”, sólo que en este caso se hace desde lo más alto del poder, lo cual equivale a decir que quien designa a sujetos ajenos al perfil educativo en ese ministerio, poco le importa el futuro de nuestro país.

Por ello no es casual cuando Héctor Rodríguez, ahora gobernador del estado Miranda, dijo desempeñando las funciones de ministro de Educación: “No es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos”¹, y más recientemente, lo propio ha hecho Elías Jaua cuando señaló: “Salarios de educadores se incrementó en un 900% en el 2017”². Y es que en ambas construcciones semánticas y sintácticas, si algo dejan claro tanto Rodríguez como Jaua es que jamás han leído a Luis Beltrán Prieto Figueroa, “Maestro de América”, y menos cuando éste se refería con lo fundamental que tenía que ser la alimentación para el proceso educativo, y por supuesto, para el desarrollo de nuestros niños, niñas y adolescentes, sin obviar que el educador no podía estar excluido de una adecuada ingesta calórica y proteínica.

En los medios maduristas no veremos que muchos padres y representantes no enviarán a sus hijos por no tener qué comer o falta de dinero, o porque las escuelas y liceos además que están destruidas en su infraestructura física ven cómo el programa de alimentación se convirtió en entelequia, o porque simplemente el transporte público ya no pasa por su barrio o pueblo. En el caso de los educadores, la mayoría de ellos lo hará por vocación y convicción de sus funciones, pero evaluando la posibilidad de emigrar en el corto plazo, o retirarse de tales labores para ejercer otras cosas, porque es sencillo: lo que hoy gana un docente, apenas le alcanza para comprar un kilo de carne, un pollo o para un cartón de huevos. Esa es la dramática realidad que vivimos los educadores, los responsables de formar ciudadanos para el país.

A clases con hambre será la consigna este 2018. Tanto estudiantes como docentes y trabajadores adscritos al Ministerio de Educación, saben que el hecho fundamental de nuestra sociedad está al borde de la muerte social y sólo hay un culpable: Maduro y su gobierno.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES