Porlamar
22 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






La Suerte de Vivir en Margarita
Si el término calidad de vida significa para ti aire acondicionado, camioneta de último modelo y una quinta con vista al mar, creo que te quedaste en el siglo XX. Los conceptos de prosperidad de este siglo están más asociados con la vida simple y con la sencillez en el andar diario. El filtro para elegir transporte ya no tiene que ver con la velocidad sino con la ecología.
Joselyn Quintero

23 Sep, 2017 | Hace poco hablaba con un amigo que acaba de llegar a Margarita. Estuvo por varios países, entre trabajo y oportunidades de establecerse. La conversación fue muy interesante, porque más allá de las quejas colectivas y las historias de escasez, él me dio una visión de la isla que se parece más a aquello que siempre digo: donde hay crisis, hay oportunidades.

1. Un lugar fresco para conectarse con el mundo

Para quienes viven en la rutina, Margarita no ha cambiado para nada. Para quienes están acostumbrados a producir como se hacía hace 20 años, Margarita está en decadencia. Pero para quienes están conectados con las infinitas posibilidades que este nuevo siglo ha traído, Margarita es un lugar paradisíaco desde el cual se puede ser muy productivo.

Mi amigo trabaja desde una oficina de coworking, un modelo de productividad bajo oficinas compartidas o alquiladas que sólo existen en localidades exóticas alrededor del mundo (Bali, Playa del Carmen, Phuket, entre otras). Unas pocas horas en conexión a internet y ya se comunica con el mundo, se comunica con sus aliados comerciales y cierra acuerdos.

2. Un sol perfecto para una vida saludable

Si el término "calidad de vida" significa para ti: aire acondicionado, camioneta de último modelo y una quinta con vista al mar, creo que te quedaste en el siglo XX. Los conceptos de prosperidad de este siglo están más asociados con la vida simple y con la sencillez en el andar diario. El filtro para elegir transporte ya no tiene que ver con la velocidad sino con la ecología.

Mi amigo hace en Margarita algo que no podía hacer en los demás lugares donde estuvo: tiempo de esparcimiento desde la simplicidad. Ir todos los días a dar una vuelta en una bicicleta no sólo lo ha reconciliado con el sol, sino que le ha permitido proveerle ejercicio físico a su cuerpo, sin tener que pagar costosos gimnasios. Para el momento que hablamos, ya había perdido cinco kilos y apenas estaba entrando en condición.

Si aún estás enfocándote en lo que no hay, en lo que falta, en lo que no tienes y en lo que tiene años sin llegar, es hora de sentarte y preguntarte si esa es la vida que tú quieres. Muchas personas me dicen que desde afuera todo se ve bonito porque uno no está ahí. Esta vez no te cuento lo que creo, sino lo que me cuentan.

Date una oportunidad de vivir en armonía con tu isla, tengas poco o tengas mucho.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES