Porlamar
22 de enero de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Fusión nuclear: la alternativa pacífica para el uso de la energía atómica
El problema de la energía nuclear radica en el uso que se le dé. Emplearla responsablemente, puede ser una gran salvación para la crisis energética mundial que se avecina.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA

La fusión nuclear puede ser una alternativa real, ante una posible crisis energética futura. / Foto: CORTESÍA

11 Sep, 2017 |La fusión nuclear es el proceso que alimenta de energía al Sol y a las estrellas. Cuando los núcleos atómicos ligeros del hidrógeno y sus isótopos, se fusionan para formar otros más pesados, se libera una gran cantidad de energía. Esta unión es acompañada por la emisión de partículas (neutrones), que libera o absorbe una gran cantidad de energía en forma de rayos gamma y también de energía cinética originada por el movimiento de las partículas emitidas. Esta enorme cantidad de energía provoca que la materia pase al estado de plasma.

Si los núcleos que se van a fusionar poseen menor masa que el hierro, se liberará energía. Si por el contrario, los núcleos atómicos que se fusionan son más pesados que el hierro, la reacción absorberá energía.

Como ya se había mencionado, ejemplos de fusión nuclear podemos encontrarlos en la naturaleza, específicamente en las estrellas, las cuales, incluido nuestro Sol, experimentan permanentemente reacciones de fusión nuclear. La luz y el calor del Sol es el resultado del choque de partículas de hidrógeno entre sí, las cuales se fusionan, dando origen a un núcleo más pesado de helio que libera una enorme cantidad de energía. Este portentoso caudal energético llega a la Tierra en forma de energía electromagnética.

A las reacciones de fusión nuclear, se les conoce también como reacciones termonucleares, debido a las altísimas temperaturas que registran (unos 15 millones de grados Celsius al interior del Sol).

Antecedentes sobre las investigaciones en fusión nuclear

Los antecedentes más preliminares datan de 1929, cuando los físicos Houtemans y Atkinson, plantearon la posibilidad de obtener energía a partir de las reacciones de fusión nuclear. Sin embargo, los primeros avances sustanciales en este campo, comenzaron en 1942, con los incipientes trabajos de Hans Bethe, Enrico Fermi, Robert Oppenheimer y Edward Teller, lo que más tarde se conocería como el Proyecto Manhattan y que fue el primer intento de confinar plasma caliente dentro de un campo magnético. Posteriormente, a través del Proyecto Sherwood, se llevaron a cabo las primeras pruebas en materia de confinamiento energético, lo cual se conoce como fusión nuclear controlada, y cuyo objetivo fue encontrar un uso, con fines pacifistas, a la energía de fusión nuclear. De esta etapa, son los primeros prototipos de contenedores, tales como el z-pinch, el stellarator y espejos magnéticos.

En 1961, John Nuckolls (Eeuu) y Nikolái Basov (Urss), obtuvieron reacciones de fusión nuclear mediante altas compresiones. A partir de esta década, Estados Unidos y la Unión Soviética comenzaron a desarrollar una serie de programas secretos, corriente a la que también se unieron países como Francia, Alemania, Japón e Italia, pero a través de programas abiertos, con la sola excepción de Francia, cuyas investigaciones se mantuvieron en el más absoluto hermetismo. Estados Unidos, también desarrolló su propio programa abierto de investigación en fusión nuclear en la Universidad de Rochester.

En 1965, Lev Artsimovich, con ocasión de la celebración de la Segunda Conferencia de Plasma y Fusión Controlada, presentó los resultados de sus investigaciones en torno al concepto Tokamak (Toroidal Kamera Magnetik).




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES