• 03:14pm  Ángela Carrasco y el Cigala, sentimiento y pasión, en República Dominicana

  • 03:09pm  Argentina expresa su más enérgica condena al ataque terrorista en Barcelona

  • 03:05pm  Boudebouz y Júnior siguen de baja, y Tello apunta a su estreno en el Camp Nou

  • 03:05pm  El secretario general de la OTAN condena el atentado de Barcelona

  • 03:03pm  Gentiloni manifiesta cercanía con autoridades españolas tras atentado

  • 03:02pm  Opositores venezolanos se solidarizan con España tras atentado terrorista

  • 03:01pm  Honduras condena el atentado en Barcelona y envía condolencias a familiares

  • 03:00pm  Perú tiene desplegados cerca de 10.000 militares en su mayor cuenca cocalera

  • 03:00pm  Bachelet rechaza atentado en Barcelona y se solidariza con víctimas

  • 03:00pm  Messi: No nos vamos a rendir

  • 02:58pm  El canciller dominicano lamenta el atentado terrorista en Barcelona

  • 02:58pm  Justin Trudeau condena el atentado de Barcelona y ofrece sus condolencias

  • 02:58pm  El papa Francisco reza por las víctimas del atentado en Barcelona

  • 02:58pm  Leo Messi aboga por vivir en un mundo de paz

  • 02:58pm  El petróleo Brent sube un 1,31 % y cierra en 50,93 dólares




Porlamar
19 de agosto de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Confusión e ignorancia en la "nueva clase"
Parte considerable de los problemas de orden teórico y que se reflejan con crudeza en los hechos prácticos y cotidianos, en el llamado proceso revolucionario venezolano, es la crasa y notoria ignorancia de los miembros de la “nueva clase” hoy en el poder, en torno al pensamiento marxista.
Walter Castro Salerno | walterjosecastro@yahoo.es

12 Ago, 2017 | El análisis crítico de la evolución humana, a mediados del siglo XIX, alcanzó una elevadísima cota de originalidad y rigor científico con la obra de Carlos Marx. Lo hizo tanto por la filosofía concebida para el examen histórico de los hechos sociales y económicos desde los albores de la civilización, como en la metodología empleada para estudiar las contradicciones generadas en el seno de la sociedad, durante el complejo proceso de producción, distribución e intercambio de bienes, la acumulación de capital, el surgimiento de la plusvalía y numerosas otras importantes categorías. De estas últimas ciertamente, el concepto de lucha de clases. El antagonismo entre éstas, por el control de los medios de producción, culmina, las más de las veces en forma inatajable y violenta, por la suplantación del orden anterior, compuesto por un conjunto de “superestructuras” (la cultura, la religión, el derecho y las instituciones jurídicas, las tradiciones, etc.) las cuales expresaban el poder de quienes detentaban la antigua hegemonía.

Parte considerable de los problemas de orden teórico y que se reflejan con crudeza en los hechos prácticos y cotidianos, en el llamado proceso revolucionario venezolano, es la crasa y notoria ignorancia de los miembros de la “nueva clase” hoy en el poder, en torno al pensamiento marxista. Ello tiende, en líneas generales, a su tergiversación, adulteración, manoseo chimbo y demagógico, cansona repetición dogmática de frasecitas y clichés. Pero sobre todo a una terrible confusión. El objetivo es que nadie piense o discuta. Como a la “nueva clase”, la cual parasita y copa el Estado con sus familiares y “enchufados”, usufructúa la plusvalía generada en las empresas expropiadas, las divisas, las riquezas y recursos nacionales, lo único importante y necesario es la preservación a toda costa de sus privilegios y de “su” hegemonía, pues al carajo la ideología. Pulverizada ésta, como la moneda nacional ante la hiperinflación, lo que priva es, como ya sabemos, confusión.

Desorden mental. Indigencia intelectual. Tal es así, con el concepto marxista de la lucha de clases. Marx jamás habló de pleitos racistas. Aquí han hablado de “lucha de razas”. Según algunos en Curiepe o Cariaco, El Callao, en Guinea o el Congo o Harlem, conformados mayormente por afrodescendientes, pues no habría lucha ni antagonismos de clases sociales. Tampoco estos existirían en el seno de comunidades indígenas. Es indispensable un serio y disciplinado esfuerzo, especialmente de los jóvenes en el estudio, análisis y consecuencial debate de este y muchos otros complejos temas. Sólo así podrán irse desmontando uno por uno, los peldaños con los cuales escaló y se empinó hacia el control omnímodo del poder, “la nueva clase”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES