• 05:53am  La Policía interroga a once sospechosos por el atentado en Manchester

  • 05:52am  La renovación del Roland Garros costará unos 340 millones de euros

  • 05:49am  Google corteja a China tras años de enfrentamiento a través del juego del go

  • 05:48am  El papa viaja a Génova y mantiene encuentro con trabajadores de siderúrgica

  • 05:46am  Belasteguín estrena plantillas para alargar su carrera

  • 05:44am  Proteccionismo y sanciones a Rusia, últimos escollos para el acuerdo en el G7

  • 05:44am  Nadal, el reconquistador

  • 05:39am  Matías Díaz y Maxi Sánchez llevarán el pádel a la zona financiera de Londres

  • 05:38am  La ONU celebra la puesta en libertad de un periodista en Sudán del Sur

  • 05:38am  Hermanas Alayeto: Al pádel le falta explotar en Asia y Estados Unidos

  • 05:36am  La marca de bebidas alcohólicas más famosa de China tendrá universidad propia

  • 05:35am  Miles musulmanes rezarán hoy en Al Aqsa en el primer día de Ramadán

  • 05:33am  El Ramadán comienza en Oriente en plena lucha contra el terrorismo yihadista

  • 05:16am  Kami Rita Sherpa escala el Everest por 21 vez e iguala el récord

  • 04:55am  Merkel, May y Trump no comparecerán ante la prensa tras el G7




Porlamar
27 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Reverendo Jones
Presionado por crecientes denuncias en su contra, emigró a Guyana y allí fundó un asentamiento, Jonestown, bajo régimen comunal autocrático. Pero, al quedar en evidencia que las promesas de redención no se cumplirían y que El Templo del Pueblo no era más que la estafa de un hábil megalómano, la feligresía ya no quiso seguir; entonces, se produjo la tragedia.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

18 May, 2017 | Aristóbulo Istúriz, otrora jovial y afectuoso, ya no sonríe: gruñe y calza ferozmente un rictus malhumorado. Me entristece verlo convertido en uno de los más implacables “luceros” del “carro” con el que Maduro, “pran” de Venezuela, atropella y pretende someternos.

Comparar al gobierno de Maduro con el pranato que gobierna en el mundo carcelario, no es un despropósito. La violencia, la arbitrariedad, la corrupción, la impudicia, son características comunes de ambas maneras de ser y de hacer.

Pero hay otra comparación que puede ser más ilustrativa para expresar las negras aprensiones que me produce la criminal obsesión de Maduro por aferrarse al poder. El 18 de noviembre de 1978, en la vecina Guyana, se produjo el suicidio colectivo de cerca de un millar de personas, pertenecientes a una secta religiosa conocida como El Templo del Pueblo. Esa secta fue creada en Estados Unidos por el reverendo Jim Jones quien, difundiendo la utopía comunista, manipulando ilusiones y temores, y recurriendo
a la violencia cuando lo consideró necesario, logró reunir a un importante número de seguidores.

Presionado por crecientes denuncias en su contra, emigró a Guyana y allí fundó un asentamiento, Jonestown, bajo régimen comunal autocrático. Pero, al quedar en evidencia que las promesas de redención no se cumplirían y que El Templo del Pueblo no era más que la estafa de un hábil megalómano, la feligresía ya no quiso seguir; entonces, se produjo la tragedia.

El chavismo comenzó siendo un proyecto político con mucho arrastre, luego se convirtió en religión, con Dios Supremo y Sumo Sacerdote; al presente no es más que una secta de fanáticos incapaces de leer la realidad y reconocer el mal que han causado. Me preocupa que el Bigote que Baila se sienta tentado por la solución final del reverendo Jones.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES