Porlamar
19 de octubre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Aislado y desesperado
El gobierno anda en búsqueda de un salvavidas. Ya no tiene votos para ganar elecciones y la capacidad de maniobra a nivel continental está limitada a Cuba, Nicaragua, Bolivia y pocas islas del Caribe. Un gobierno aislado, desesperado y sin votos.
Luis Longart Guerra

2 May, 2017 | La profunda crisis que vivimos tiene en el gobierno su principal responsable. La decisión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) de abordar la situación venezolana, la brutal represión de las manifestaciones con saldo de 3O jóvenes muertos por colectivos oficialistas armados y cuerpos de seguridad del Estado, las advertencias de la Fiscal General acerca de la ruptura del hilo constitucional y la carta del hijo del Defensor del Pueblo han colocado al gobierno de Maduro en situación de aislamiento y desesperación.

Ante ello, la tendencia militarista se impone en el sector gubernamental y mantiene a Maduro prisionero de sus demandas y exigencias. Ese sector anda en la locura de burlar y evadir la confrontación electoral, impedir la observación internacional saliendo de la OEA y tener a la represión como vía para perpetuarse en el poder.

El gobierno anda en búsqueda de un salvavidas. Ya no tiene votos para ganar elecciones y la capacidad de maniobra a nivel continental está limitada a Cuba, Nicaragua, Bolivia y pocas islas del Caribe. Un gobierno aislado, desesperado y sin votos.

Hace pocos días estuvo en el país Leonel Fernández, expresidente de Republica Dominicana, uno de los mediadores del fallido proceso de diálogo.

Ahora, conocemos unas declaraciones del papa Francisco sobre la crisis y el tema del dialogo. En ese mensaje se observan varios aspectos: 1) La permanente y sincera preocupación del Papa por la situación del país; 2) El Vaticano reconoce que el paso anterior resultó un fracaso; 3) De producirse una nueva etapa de diálogo debe ser en base a condiciones y garantías, y 4) El Papa señaló que frente a esta posibilidad no hay unidad en la oposición venezolana.

No es fácil este asunto. Y no lo es, porque el gobierno jugó al engaño y a la manipulación para ganar tiempo y desactivar la calle en la fase anterior y en segundo lugar porque hay un estado de radicalización producto de la brutal represión a las protestas que exigen un cronograma electoral, libertad de los presos políticos, apertura de un canal humanitario para alimentos y medicinas y respeto a la Asamblea Nacional.

Por su parte, las fuerzas democráticas no deben abandonar la calle. En relación con el diálogo, herramienta civilizada para llegar a acuerdos en situación de conflicto, lo determinarán las circunstancias del momento histórico y las condiciones de las partes. No se puede satanizar cualquier conversación, porque dialogar no significa claudicar, traicionar, ni entregar las banderas de la lucha.

Todo lo que lleve a una solución pacífica, democrática y electoral debe ser apoyado por los venezolanos que amamos la democracia, la justicia y la paz.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES