• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
26 de septiembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Eso de ser parrandero…!
Y la noche con su botín de luces bellísimas me levantaba, como a propósito, para que yo la mirara, evocara y me quedara viéndola ido, completamente; ni sé para dónde. Preguntándome por qué uno el ser humano no podía ni siquiera robarse una estrella de esas y, sobre todas, la famosa estrella de Belén
Perucho Aguirre

5 Ene, 2017 | Siempre me sentí pueblo viejo, porque desde muy niño mi difunto padre ¡Que en EL BAR LA GLORIA descanse! me llevaba a la Iglesia de La Asunción y yo le preguntaba que quienes eran esas personas y por qué no caminaban ni hablaban como nosotros y, él, Mateo Beltrán, me decía ¡Cállese, después usted sabrá! Pero se me murió cuando tenía 8 años y todas aquellas interrogaciones, aún, las llevo en la sangre. ¡Si, ese ha sido mi después; hacerme a mí mismo con lo que Dios me puso al frente y, aprovechable. Después que él, Mateo, me dejó con el después y el cállese la boca!...Eso me enseñó a vestir siempre con colores nuevos y a valorar el canto de los pájaros y de los músicos de La Asunción ¡De aquella famosa e inolvidable retreta y, sobre todo, los Paseos de Música, a los que me iba escondido, aunque, después me jodieron en la casa!

Eso mismo me ocurrió desde muy niño con los parranderos. Parranda que Peruchito oyera, parranda de la que Peruchito se pegaba, sin medir tiempos ni consecuencias…Cuando las flores cerraban sus pétalos y escondían sus sensibilidades, pudor ¡siempre aparecían las interrogaciones. La lluvia me entusiasmaba, demás! La lluvia era para mí esa hija de Dios que se aparecía de cuando en vez a llenar las perolas que se nos pusieron viejas –también- de tanto aguardarlas…¡Vainas!

Y la noche con su botín de luces bellísimas me levantaba, como a propósito, para que yo la mirara, evocara y me quedara viéndola ido, completamente; ni sé para dónde. Preguntándome por qué uno el ser humano no podía ni siquiera robarse una estrella de esas y, sobre todas, la famosa estrella de Belén que anunció el arribo de Jesús, El Mesías. Por eso la condición de niño –para mí- es nuestra máxima e infinita Libertad…¡Sí, Libertad! Tanto así, como la de ser parrandero! ¿Y, mi mamá, Ana Matilde?...¡Ahí, callaíta la boca!

¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES