• 07:47am  Tony Bennett suspende conciertos en Madrid y Barcelona por problemas de salud

  • 07:44am  Convocan protesta en el Rif al final de ramadán para liberar a detenidos

  • 07:44am  La FIBA levanta la suspensión a la Federación Brasileña de Baloncesto

  • 07:43am  Menos nacimientos y muertes agravan la crisis demográfica de España

  • 07:42am  El papa recibe a reyes de Holanda y estos recuperan el bastón de los Orange

  • 07:37am  Nairo Quintana: Froome es el favorito para el Tour

  • 07:35am  Mosul ya piensa en la reconstrucción del minarete de su gran mezquita

  • 07:33am  Quintana: Froome es el favorito para el Tour

  • 07:33am  Autoridades lusas mantienen operativo ante riesgo de reactivación de incendio

  • 07:30am  China dice que la economía panameña se beneficiará de relaciones diplomáticas

  • 07:29am  Unos 600 edificios en Inglaterra tienen revestimiento como el de Grenfell

  • 07:29am  Pérez conecta grand slam; Grandal y Maldonado dos jonrones cada uno

  • 07:22am  La ONU alerta de que grupos terroristas usan el narcotráfico para financiarse

  • 07:21am  RSF pide al ELN la liberación inmediata de los dos periodistas holandeses

  • 07:21am  ONU alerta de que cada vez menos organizaciones aportan ayuda en conflictos




Porlamar
22 de junio de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Eso de ser parrandero…!
Y la noche con su botín de luces bellísimas me levantaba, como a propósito, para que yo la mirara, evocara y me quedara viéndola ido, completamente; ni sé para dónde. Preguntándome por qué uno el ser humano no podía ni siquiera robarse una estrella de esas y, sobre todas, la famosa estrella de Belén
Perucho Aguirre

5 Ene, 2017 | Siempre me sentí pueblo viejo, porque desde muy niño mi difunto padre ¡Que en EL BAR LA GLORIA descanse! me llevaba a la Iglesia de La Asunción y yo le preguntaba que quienes eran esas personas y por qué no caminaban ni hablaban como nosotros y, él, Mateo Beltrán, me decía ¡Cállese, después usted sabrá! Pero se me murió cuando tenía 8 años y todas aquellas interrogaciones, aún, las llevo en la sangre. ¡Si, ese ha sido mi después; hacerme a mí mismo con lo que Dios me puso al frente y, aprovechable. Después que él, Mateo, me dejó con el después y el cállese la boca!...Eso me enseñó a vestir siempre con colores nuevos y a valorar el canto de los pájaros y de los músicos de La Asunción ¡De aquella famosa e inolvidable retreta y, sobre todo, los Paseos de Música, a los que me iba escondido, aunque, después me jodieron en la casa!

Eso mismo me ocurrió desde muy niño con los parranderos. Parranda que Peruchito oyera, parranda de la que Peruchito se pegaba, sin medir tiempos ni consecuencias…Cuando las flores cerraban sus pétalos y escondían sus sensibilidades, pudor ¡siempre aparecían las interrogaciones. La lluvia me entusiasmaba, demás! La lluvia era para mí esa hija de Dios que se aparecía de cuando en vez a llenar las perolas que se nos pusieron viejas –también- de tanto aguardarlas…¡Vainas!

Y la noche con su botín de luces bellísimas me levantaba, como a propósito, para que yo la mirara, evocara y me quedara viéndola ido, completamente; ni sé para dónde. Preguntándome por qué uno el ser humano no podía ni siquiera robarse una estrella de esas y, sobre todas, la famosa estrella de Belén que anunció el arribo de Jesús, El Mesías. Por eso la condición de niño –para mí- es nuestra máxima e infinita Libertad…¡Sí, Libertad! Tanto así, como la de ser parrandero! ¿Y, mi mamá, Ana Matilde?...¡Ahí, callaíta la boca!

¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES