• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
18 de diciembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Tres pensamientos que sabotean tu riqueza
La riqueza está asociada con la responsabilidad que tomas sobre tu propia vida, y eso lo puedes hacer hoy... tengas poco o tengas mucho.
Joselyn Quintero

16 Ene, 2016 | Nuestra mente es una máquina perfecta y ultraeficiente. Además de eso, es un órgano vital que consume grandes cantidades de energía. Para cumplir con la eficiencia y además el ahorro energético, la mente se vale de dos procesos: la creencia (pensamiento) y el hábito (acción). Aquí descubrirás cómo estas dos cosas se pueden convertir en una barrera para lograr el desarrollo y la riqueza que deseas:

No tuve oportunidad de estudiar

Todos los que nacimos en el siglo pasado, crecimos escuchando que el éxito de la vida estaba en el sistema educativo. Muchos de los obreros, panaderos, costureras y demás personas dedicadas a oficios formaron a sus hijos para que siguieran el camino académico, y no el oficio que le daba de comer a toda la familia. Un siglo después, tenemos millones de profesionales desempleados, que no saben cómo generar ingresos y viviendo, incluso, en casa de sus padres.

Esta gran ironía, por otro lado, ha dejado a muchas personas inteligentes con la creencia de que el éxito personal está en la universidad y no en el talento. Al tomar esto como una verdad, somos incapaces de hacer algo por mejorar, ya que todos los días esos pensamientos de "merezco menos porque no estudié" nos lleva a realizar acciones de "gente que no estudió".

¿Cuáles son esos hábitos? Me alejo de todo lo que sea leer o aprender, me reúno con gente que tampoco haya estudiado, todos los días me ocupo por el ingreso mínimo necesario. Cada día hacemos lo mismo, lo que da los mismos resultados y así pasamos la vida alejándonos de la riqueza, confirmando que "los que no estudian no tienen posibilidades de vivir mejor".

Vivo en un país gobernado por ladrones

El ser humano es un ser social, gregario, de andar en manadas como otras especies. Siendo esto una buena idea de sobrevivencia, nosotros complicamos el sistema, y creamos los países, las monedas, los gobiernos… Hasta que empezamos a confundir nuestro ser personal con nuestro ser social.

Entonces creemos que nuestro progreso personal solo se da si el entorno progresa, si el país tiene una economía perfecta y si los dirigentes de la manada son pulcros, éticos y perfectos. El problema no está en justificar los errores del gobierno, sino en pasarnos la vida indignados con lo que el otro hace, en lugar de enfocarnos en nuestra área de influencia: mi tiempo, mis pensamientos, mis hábitos, mi dinero y mi futuro. Mi realidad es el resultado de mis acciones.

La riqueza de un país la hace su gente, y los gobernantes, la economía y el país son solo el reflejo de la mentalidad de las masas. Te separas de tu grandeza y te alejas de tu riqueza cuando piensas, hablas y actúas como el promedio (de ahí viene la palabra mediocre).

Cuando me gane la lotería…

Nuevamente, tenemos un ejemplo claro de la confusión entre mi yo personal y mi yo social. Debo aclarar que no estoy en contra de las loterías cuando éstas cumplen un fin social: es una forma muy inteligente de motivar a las personas comunes a contribuir en buenas causas. El problema está cuando entregamos nuestro plan de vida al azar, la fortuna o la probabilidad remota de ganarnos la lotería.

Cuando asociamos nuestro plan de vida y nuestros deseos a las actividades de azar, estamos perdiendo poder personal. Es increíble cómo personas se pasan la vida repitiendo la frase "cuando me gane la lotería…" y no realizan nada concreto día a día para acercarse al nivel de vida que desean lograr.

Si no sabes manejar lo que tienes, tampoco sabrás mantener lo que quieres. La riqueza está asociada con la responsabilidad que tomas sobre tu propia vida, y eso lo puedes hacer hoy..., tengas poco o tengas mucho.

Esta semana el tema estuvo profundo, sin embargo hay ejemplos sencillos, como las palabras que utilizamos en nuestras conversaciones diarias. Si este artículo te pareció interesante, puedes leer en mi blog acerca de estas 3 Palabras que Limitan tu Riqueza (créeme que las usas más de lo que te imaginas).

Te deseo una semana de riqueza, abundancia y armonía financiera.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES