Porlamar
26 de febrero de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Video: Nunca fue tan divertido jugar "ping pong" solo
La estrategia de Omron consiste en detectar, a través del sensor, cuándo la pelota es golpeada por el jugador.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA.

Los ingenieros de Omron consiguieron que el robot moviera la raqueta cuando el oponente lanzaba la pelota, gracias los cálculos del sensor y del controlador. / Foto: CORTESÍA

3 Ene, 2016 | Este robot es un ejemplo de cómo una tecnología puede perfeccionarse, hacerse inteligente y cooperar con los humanos. En este caso, para hacer deporte con ellos. Lo que al principio era una tabla de tenis de pesa robótica que no era capaz de devolver ni una sola pelota, en la actualidad se ha convertido en un compañero de juego.

Según una nota publicada en el sitio web tlife.guru, el proceso ha sido complejo. Al principio, los ingenieros de Omron consiguieron que el robot moviera la raqueta cuando el oponente lanzaba la pelota, gracias los cálculos del sensor y del controlador. Sin embargo, a pesar de intentarlo, siempre perdía la bola.

Hay que tener en cuenta que se requiere un nivel de avance tecnológico muy alto para mantener una especie deconcentración entre un jugador humano y una máquina. La estrategia de Omron consiste en detectar, a través del sensor, cuándo la pelota es golpeada por el jugador. A continuación, el robot calcula el tiempo y la forma en la que debe ser devuelta, y el controlador maneja al robot para que golpee la bola, con una precisión de un milisegundo.

Cuestión de cooperación

Según Omron, la característica más relevante de este robot de "ping pong" es que comparte un objetivo común con el jugador humano, que es seguir la partida, y hace juicios calculados sobre cómo se puede lograr dicho objetivo compartido.

Para ello, es importante que la máquina conozca y entienda las condiciones de la persona y tome medidas para darles respuesta durante el juego. Es decir, reconoce la posición del oponente y de su pala para predecir la trayectoria de la bola. Basándose en estos datos, el robot responde a una elevada velocidad y con alta precisión. Si estas operaciones no se sincronizasen al milisegundo, la máquina terminaría perdiendo la pelota.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES